Morales, muy criticado por decir que “si las mujeres no fueran ‘caprichositas’ mandarían en Bolivia”

El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó hoy que, si las mujeres no fueran "caprichositas", mandarían en el país porque son honestas y "más trabajadoras", por lo que pidió a las parlamentarias de la nueva legislatura que no peleen entre ellas para avanzar en la equidad de género. Opositores, grupos feministas y la prensa han criticado a Morales en los últimos años por las bromas y comentarios machistas en sus alocuciones, por lo que el gobernante ha tenido que pedir disculpas en ocasiones.

morales-500

En el discurso pronunciado tras su investidura para un tercer mandato consecutivo, Morales resaltó que por primera vez las mujeres tienen una representación del 50,09 % en la Asamblea Legislativa y destacó, asimismo, que la mayoría de ellas son campesinas.

“Mi pedido, con mucho respeto a las compañeras: si las compañeras no serían medio caprichositas, (si) no se resentirían, las mujeres que son tan honestas y más trabajadoras mandarían en Bolivia. Lo único que perjudica es cuando a veces entre ustedes se pelean”, señaló. “No quiero esa pelea, hermanas y hermanos, para seguir avanzando en la representación de las mujeres”, agregó el mandatario, que hoy juró nuevamente el cargo ante el Parlamento para un tercer mandato continuo hasta 2020.

En las elecciones generales de octubre pasado, Morales fue reelegido con el 61,3 % de los votos y su partido logró la mayoría en el Parlamento, con 25 de 36 escaños en el Senado y 88 de 130 en la Cámara de Diputados.

En su discurso de investidura, también dijo que su país volverá “un día” al océano Pacífico “con soberanía”. Morales destacó entre las acciones desarrolladas en la gestión 2010-2015 la presentación, “con solidez y consistencia”, de la demanda contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ), “frente a la dilación” en las negociaciones para resolver la centenaria reclamación boliviana. “Nuestra demanda está bien encaminada. Por historia, por justicia y por derecho, un día vamos a volver al océano Pacífico con soberanía”, sostuvo el mandatario.

Con esa demanda, Bolivia busca un fallo que obligue a Chile a negociar en firme y de buena fe su reclamación de una restitución del acceso soberano al océano Pacífico perdido en una guerra librada a fines del siglo XIX. En aquella contienda, Bolivia perdió 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de superficie.

Los dos países no tienen relaciones diplomáticas desde 1962, salvo un paréntesis entre 1975 y 1978, por la falta de solución al reclamo marítimo boliviano, si bien mantienen consulados generales en La Paz y Santiago. Las relaciones se deterioraron más en 2013, después de que Bolivia llevara su demanda marítima a la CIJ.

El Ejecutivo chileno ha rechazado esa reclamación con el argumento de que los límites quedaron zanjados en un tratado firmado en 1904, 25 años después de la guerra, y que la CIJ no tiene competencia para tramitar la demanda, pues se creó después de la firma de ese acuerdo. La presidenta chilena, Michelle Bachelet, no asistió a la investidura de Morales, en la que su país estuvo representado por el presidente de la Corte Suprema de Justicia chilena, Sergio Muñoz.

Al terminar el acto de investidura, las autoridades y parlamentarios bolivianos entonaron el “Himno al Mar”, una marcha militar que expresa el anhelo del país andino de retornar a las costas del Pacífico.