Felipe VI afronta su primera Pascua Militar como Rey con el conflicto catalán aún sin resolver

Felipe VI afronta este martes el primer gran acto militar de su reinado. Tras el mensaje navideño del pasado 24 de diciembre, existe cierta expectación por lo que pueda decir el Rey durante la celebración de la Pascua Militar, en un discurso que probablemente gire, como en años anteriores, en torno a dos asuntos centrales: los recortes en Defensa y el órdago soberanista catalán.

Los Reyes presiden el desfile de la Fiesta Nacional

Los Reyes presiden el desfile de la Fiesta Nacional |

En cuanto a Cataluña, el Gobierno se ha llenado la boca proclamando, durante los meses previos al 9N, que no habría consulta. Finalmente la hubo, aunque no con el formato que le hubiera gustado a Artur Mas, y el pulso soberanista sigue vigente pese a que dé la sensación de haberse desinflado en los medios. De hecho, Mas y Junqueras siguen sopesando si adelantar o no las elecciones y si concurrir con una lista única o con candidaturas separadas. En su último encuentro, celebrado este lunes, no han sido capaces de ponerse de acuerdo pero, en cualquier caso, coinciden en la reivindicación secesionista que debe plasmarse en el mensaje que se transmita a los votantes.

Hace un año, el Rey Juan Carlos y el ministro de Defensa, Pedro Morenés, pasaron de puntillas sobre el papel del Ejército ante el desafío. El monarca instó a los militares “a seguir transmitiendo confianza y serenidad” a la sociedad española y elogió su contribución “a la mayor fortaleza de nuestro Estado de derecho”. El ministro alabó “la fortaleza de una jerarquía (la militar) que, siendo una cadena consistente, garantiza, en el silencio de su comportamiento ejemplar por responsable, y con el resto de poderes públicos, el bien común de toda la nación española, que se sustenta en los principios de la soberanía nacional, la unidad y la solidaridad entre todos los españoles”.

De hecho, las Fuerzas Armadas han mantenido en todo este tiempo una cuidadosa neutralidad ante el proceso, tan solo interrumpida por algún pronunciamiento aislado como el del jefe de Estado Mayor del Ejército (JEME), general Jaime Domínguez Buj, el pasado mes de noviembre. “Cuando la metrópoli se hace débil”, explicó el máximo responsable del Ejército de Tierra, “se produce la caída”, tal y como ocurrió en 1898 con las colonias españolas.

Preguntado por el papel de los Ejércitos ante el proceso soberanista, el JEME recalcó que las Fuerzas Armadas “no son garante de nada, sino una herramienta del Gobierno para hacer cumplir la ley y la Constitución”. Los militares, dijo, “estamos preparados para intervenir en la forma que el Gobierno decida en cada escenario interior o exterior” y “para ir a Afganistán o a Valencia”.

Recortes en Defensa y gasto militar

Teniendo en cuenta que las declaraciones de Domínguez Buj no han sido la tónica general entre los militares, es presumible que este martes se produzcan nuevas alabanzas a su actitud ante el proceso soberanista. Cabe esperar que haya, además, nuevas referencias a los recortes que durante los últimos años han padecido los militares traducidos en reducciones de plantilla y de capacidad operativa. De los 8.000 millones presupuestados para Defensa en 2008 se ha pasado a 5.700 en 2014. Es decir, en seis años el presupuesto se ha reducido más de un 30%. La mitad de los vehículos de combate están parados y se ha dado de baja a 25 buques. De aquí a 2017 se van a cerrar 86 instalaciones militares para ahorrar 15 millones al año.

También es cierto que el ‘tijeretazo’ no solo se ha producido en Defensa, sino que ha afectado a sectores más sensibles desde el punto de vista social como la Educación y la Sanidad. Y, además, la oposición ha denunciado la frecuencia con la que el Gobierno del PP recurre a créditos extraordinarios para el departamento que dirige Pedro Morenés, aunque esos créditos se han destinado en su mayoría a la compra de armamento y no al mantenimiento del empleo y los salarios en el seno de las Fuerzas Armadas. La factura de los Programas Especiales de Armamento (PEAS) y los gastos de las misiones militares en el exterior son los destinatarios principales de esos fondos.

Existe, por otra parte, un cajón de sastre llamado Fondo de Contingencias que sirve para financiar esas misiones más allá de las fronteras españolas, lo que complica aún más la cuantificación del presupuesto real destinado a Defensa. En 2015 y sobre el papel, será de 5.767 millones de euros, un 0,4% más aunque, en realidad, es casi seguro que el gasto será muy superior.

La Pascua Militar recupera su formato original

El Rey ha recuperado para la ocasión el formato tradicional de la Pascua Militar, que se redujo durante los dos últimos años para no someter a don Juan Carlos a una ceremonia excesivamente larga y físicamente agotadora. Los problemas de salud del anterior monarca se hicieron patentes en la celebración de hace un año, cuando sus dificultades para leer el discurso marcaron el principio del proceso de abdicación que culminaría medio año después. Y es que ese acto supuso la reaparición en público de Juan Carlos I tras su última operación de cadera.

Este martes, sí habrá revista a la tropa por parte del jefe del Estado en la Plaza de la Armería, donde se interpretará el himno nacional y sonarán los 21 cañonazos que mandan las ordenanzas, así como un saludo de los Reyes, en la saleta Gasparini, a los dos centenares de invitados al Palacio de Oriente. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; el ministro de Defensa, Pedro Morenés; representantes institucionales, el jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), almirante general Fernando García-Sánchez; y mandos militares y de la Guardia Civil estarán presentes en la ceremonia que se celebrará en el Salón del Trono.

El Rey impondrá primeramente 19 condecoraciones militares a civiles y miembros de las Fuerzas Armadas que se han hecho acreedores de las distinciones durante 2014. Después, se dirigirá a los presentes el ministro de Defensa y finalmente lo hará el jefe del Estado.

Esta celebración arranca en el siglo XVIII, después de que el 6 de enero de 1782 Carlos III felicitara a las tropas españolas que recuperaron Mahón, en poder de los ingleses. Como prueba de su aprecio a sus Ejércitos, el Rey ordenó a virreyes, capitanes generales y demás jefes que en el día de la Epifanía felicitasen en su nombre a las guarniciones.

Don Felipe vestirá el uniforme de capitán general de los Ejércitos, con las condecoraciones correspondientes, y junto a la Reina tendrá oportunidad de conversar con los invitados en un cóctel que se servirá tras la conclusión del acto. La proclamación de Felipe VI el pasado junio, tras la abdicación de su padre, supuso también su relevo como jefe supremo de las Fuerzas Armadas. De hecho, el primer acto de la jornada de proclamación del nuevo Monarca, el 19 de junio, consistió en la colocación a don Felipe del fajín de capitán general, por parte de su padre, en una solemne ceremonia celebrada en el Palacio de la Zarzuela.

Contactos del Rey con mandos militares y actos castrenses

Desde que ocupa la Jefatura del Estado, Felipe VI ha mantenido diversos encuentros oficiales con mandos de los Ejércitos de Tierra y del Aire, de la Armada y la Guardia civil. Así, el 25 de junio, pocos días después de su proclamación, se celebró un acto castrense en el Patio de la Armería del Palacio Real consistente en una salutación de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil al nuevo Monarca y a la Reina Letizia.

En los meses siguientes, ha presidido entregas de despachos en las academias General Militar, del Aire y la Armada, ha visitado el Estado Mayor de la Defensa, ha acompañado a su promoción de 1989 de la Escuela Naval Militar, ha visitado la Guardia Real, el Servicio Aéreo de la Guardia Civil, el CESEDEN con motivo de su 50 aniversario y el Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa.

Especial significación tuvo además el desfile militar celebrado por las calles de Madrid, el 12 de octubre, con motivo de la Fiesta Nacional, que presidió don Felipe acompañado por la Reina, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía.

 

 

RELACIONADO
  • mazarino

    Me parece una indignidad que borréis los comentarios por el hecho de significar que la monarquía llegó de MATUTE a lomos de la constitución del 78.Indigno

  • mazarino

    si proponéis a los lectores que opinen tendréis que pensar que es difícil llamarse REPUBLICANO y ser realmente MONÁRQUICOS.Vosotros mismos.O hay libertad o censura ,querido Pablo. Elige.