El PSOE recrimina a Podemos que esconda sus siglas en las municipales cuando presume de ser el partido de las bases

A juicio de la responsable socialista de Estudios y Programas, Meritxell Batet, es "sorprendente" que Pablo Iglesias proclame la necesidad de "dar la voz" a los ciudadanos pero "no se fíe de ellos"

meritxell

La responsable de Estudios y Programas del PSOE, Meritxell Batet, ha reprochado a Podemos que no vaya a presentarse a las elecciones municipales del próximo mes de mayo con sus siglas cuando, según ha remarcado, los de Pablo Iglesias presumen de ser el partido que “vienen de las bases”. “Es una cosa increíble que un partido que dice que nace de las bases no se presente allí donde se hace la política más de base, la de más proximidad. Ésa es la auténtica política para los ciudadanos”, ha manifestado Batet en una entrevista.

A su juicio, resulta “sorprendente” que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, proclame la necesidad de “dar la voz” a los ciudadanos pero, sin embargo, “no se fía de ellos”. “Dice que no quiere concurrir a las municipales porque no podría controlar a la gente que se presentara con sus siglas, lo cual demuestra una gran desconfianza hacia los ciudadanos. Y gobernar sin confiar en los ciudadanos es muy negativo”, ha argumentado.

Frente a esto, la dirigente socialista ha apuntado que el PSOE se presentará a los comicios municipales y autonómicos para “gobernar” en las instituciones, los ayuntamientos y las comunidades autónomas porque la vocación de los socialistas es “de mayoría y de alternativa al PP”.

“No es bueno que gobierne el PP”

Aunque no ha querido pronunciarse sobre posibles pactos electorales –”las alianzas se hablan después de las elecciones en cada municipio y en cada comunidad”, ha dicho–, sí ha remarcado que los socialistas tratarán de ‘echar’ al PP de las instituciones porque consideran que “no es bueno que gobierne”.

Tampoco ha concretado si, llegado el caso, se aliarían con Podemos para tratar de evitar que el PP no gobierne en aquellos municipios o comunidades donde no tenga mayoría absoluta. “Nuestro objetivo es que se apliquen las políticas que llevamos en el programa porque que son las mejores para los ciudadanos”, ha señalado Batet.

En todo caso, ha aprovechado para apuntar que, al contrario de lo que le ocurre al PSOE, le cuesta “un poco” definir la ideología que defiende el partido que lidera Pablo Iglesias –” a veces son de extrema izquierda, otras de izquierda y otras socialdemócratas”–, al igual que las propuestas económicas que ha puesto encima de la mesa y que, en su opinión, son “muy antiguas” y “para nada son aplicables en estos momentos”.

Ante las elecciones generales previstas para dentro de casi un año, la diputada socialista ha reiterado que su partido concurrirá a las mismas con la reforma de la Constitución como uno de los ejes fundamentales de su programa, como ya ha venido advirtiendo su secretario general, Pedro Sánchez.

Cambio constitucional

En aras de ese fin, los socialistas tratarán de alcanzar el consenso necesario con el resto de grupos parlamentarios con el fin de “renovar” el texto constitucional “con la normalidad democrática de cualquier Estado. “Eso nos lo merecemos como españoles: ser capaces de coger un texto que ha sido un éxito para actualizarlo”, ha insistido.

En concreto, el PSOE aboga por una nueva Carta Magna en la que algunas instituciones democráticas tengan una regulación “más específica y adecuada”, “blindar” el Estado de Bienestar, “reconocer” de forma explícita a la UE como “un nivel más de gobierno” y “fortalecer” la vertebración de los pueblos de España “reconociendo su diversidad y su riqueza”.

Sobre este último punto, la política catalana ha dicho coincidir con sus compañeros del PSC en la necesidad de reconocer las “singularidades” de algunas comunidades autónomas, como Cataluña, si bien no ha querido ir más allá sobre cuál sería la definición exacta de las mismas. “Son cuestiones simbólicas que pueden tener su relevancia pero que hay que negociar con otras fuerzas políticas, al igual que otros muchos aspectos”, ha dicho.

Según ha resumido, los socialistas llevan “muchos años” planteando la conveniencia de reforzar la Carta Magna para actualizarla después de los “cambios” que se han experimentado en España y en nuestro entorno, donde algunas instituciones han quedado “obsoletas” o “no responden” a los objetivos por los que se creó.

Sánchez y Díaz, liderazgos complementarios

En relación con cuestiones internas del partido, Batet ha dejado claro que tanto el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, como la presidenta andaluza, Susana Díez, son “referentes” dentro del partido y que sus liderazgos, cada uno en su ámbito, son “perfectamente complementarios”.

Eso sí, ha querido dejar claro que es el líder del PSOE, Pedro Sánchez, quien marca todas la líneas estratégicas y de contenido, aunque, eso sí, ha dejado claro que los socialistas también prestan “toda la atención” cuando la que habla es Díaz.

Susana Díez ejerce el cargo institucional más importante que hay en estos momentos para PSOE, la Presidencia de una comunidad grande, junto con el presidente asturiano, y eso le da una relevancia y trascendencia que a mi me parece que hay que valorar”, ha indicado Batet, quien ha defendido que la jefa del Ejecutivo andaluz opinar e intervenga en todas las cuestiones que afectan a España “porque Andalucía forma parte de España”.

“Es absolutamente normal y adecuado que ejerza ese papel de líder que le corresponde, y eso no es incompatible con el papel que ejerce Pedro Sánchez como secretario general del PSOE. No hay ningún problema de incompatibilidad en este sentido”, ha insitido.

Desigualdad

La dirigente socialista ha explicado que una de las “obsesiones” del PSOE es luchar contra la desigualdad porque España es el segundo país de la UE en este ránking. “Ese sí que es un problema estructural que hay que cambiar y el PP no ha impulsado ninguna política”, ha denunciado.

Batet ha asegurado que el PSOE va a preparar un programa electoral que en lo económico explique “cómo llevar a cabo exactamente” esa lucha contra la desigualdad. “No nos podemos permitir que de la crisis salgan solo unos cuantos, tenemos que salir todos”, ha dicho.

Preguntada acerca de la credibilidad del programa económico del PSOE tras las políticas que aplicó José Luis Rodríguez Zapatero, ha señalado que el programa de 2015 “se hará para el momento de ahora”. “El de Zapatero se construyó para un momento distinto”, ha añadido.

“La credibilidad es algo seguramente muy fácil de perder y difícil de conseguir, pero vamos a presentar un programa económico con una memoria económica que diga cómo queremos hacer las cosas, con qué objetivos. Vamos a poner todo nuestro empeño en que ese programa responda a las necesidades actuales, al combate de esa desigualdad que es una de nuestras obsesiones”, ha subrayado.

Sin política internacional

Meritxel Batet ha denunciado también que la legislatura ha transcurrido sin política exterior del Gobierno, con un ministro del ramo “concentrado en algo para lo que pusimos las bases, entrar en el Consejo de Seguridad de la ONU”. “Nos alegramos de que se haya conseguido, pero eso ha provocado que no se haya dedicado prácticamente a nada”, ha criticado.

Batet ha censurado especialmente la falta de implicación con “uno de los mayores problemas”, la situación de África, con cuyos países la colaboración no es adecuada como, a su juicio, se está demostrando en la crisis del ébola.

En paralelo, la dirigente socialista ha criticado la otra pata de la política exterior, “cómo España se quiere presentar al mundo”, la llamada Marca España. “Y más allá del eslogan, hay que llenarla de contenido y tener muy claro qué es. Para nosotros, la Marca España tendría que ser principalmente la cultura española”, ha defendido