Italia toma el control del carguero abandonado con 450 inmigrantes

La tripulación se marchó del barco, detenido previsiblemente por un apagón, y las autoridades italianas temían que se produjera "una catástrofe" si chocaba contra las rocas

Inmigrantes llegados a Italia, en una imagen de archivo

Inmigrantes llegados a Italia, en una imagen de archivo |

La Guardia Costera de Italia ha tomado el control del carguero abandonado en alta mar por su tripulación y que se dirigía hacia la costa italiana con alrededor de 450 inmigrantes a bordo, entre ellos una treintena de mujeres y algunos niños. El barco se detuvo en medio del mar, presumiblemente por un apagón, a unos 50 kilómetros al este de Croton y cerca de 40 millas de Cabo de Leuca, según varios medios italianos. La alarma se activó la tarde del jueves, sobre todo por la posibilidad de que se produjera un naufragio por un choque contra las rocas.

El capitán de navío de la Guardia Costiera Filippo Marini explicó, en declaraciones al canal de televisión Sky, que seis agentes del cuerpo han subido a bordo mediante un helicóptero para dirigir la nave.

Actualmente ha puesto rumbo hacia un puerto italiano aún por designar a la velocidad de 3 nudos (6 kilómetros por hora aproximadamente) puesto que las condiciones del mar “no son buenas”.

El barco fue avistado por un avión de la Marina el jueves por la noche cuando estaba detenido cerca de 40 millas (70 kilómetros) del Cabo de Leuca (Lecce, sur de Italia).

Cuando las autoridades portuarias de Italia entraron en contacto con el barco -explica Marini- la única respuesta que obtuvieron fue de una mujer que dijo que estaban “solos” ya que, al parecer, la tripulación ha abandonado la nave.

Mujeres y niños

Sobre el número de pasajeros, Marini apuntó son entre 400 y 450, entre ellos una treintena de mujeres y algunos niños.

En relación con el origen de la nave, la fuente informó de que procede de un puerto turco aunque no especificó de cuál.

Los Guardacostas habían alertado previamente de que el buque corría “peligro de una catástrofe” ante la posibilidad de que se estrellara contra las rocas de la costa, según los medios italianos.

En la operación de ayuda participa la patrullera islandesa Tyr, en misión del Frontex de la Unión Europea.

Este suceso se produce dos días después de que otro barco cargado con 796 inmigrantes llegara al sur de Italia con su motor bloqueado y con el rumbo fijado hacia las costas de este país.