Encuesta Frontur

El turismo ruso se desploma por la depreciación del rublo

De la consideración de turismo emergente, el ruso ha pasado en pocos meses a presentar descensos con porcentajes de dos dígitos

rublo

El turismo procedente de Rusia ha perdido el dinamismo que venía mostrando y las llegadas de turistas a España se han desplomado, ya que de un aumento del 31,6 % registrado en 2013 se ha pasado a un retroceso del 9,7 % entre enero y noviembre pasados, debido a la debilidad del rublo frente al euro. De la consideración de turismo emergente, el ruso ha pasado en pocos meses a presentar descensos con porcentajes de dos dígitos.

En septiembre, octubre y noviembre últimos la llegada de turistas rusos descendió un 19,5 %, un 23 % y un 32,6 %, respectivamente, un cambio de tendencia que ya empezó a manifestarse en el mes de junio.

El total de rusos que visitaron nuestro país, a falta de diciembre, fue de 1,38 millones por los 1,58 registrados en el año 2013, según la última encuesta de Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur).

El descenso porcentual es elevado, aunque hay que tener en cuenta que Rusia representa solo el 2,6 % del volumen de visitas que recibe España, que superan los 60 millones anuales.

En el acumulado entre enero y noviembre, todos los mercados, principales y secundarios, subieron salvo el ruso, lo que se achaca oficialmente a la “delicada situación política y económica” de ese país.

El presidente de la Confederación Española de Agencias de Viaje (CEAV), Rafael Gallego, ha asegurado a EFE con respecto al descenso de turistas rusos que la depreciación del rublo ha influido más que la precedente crisis política en Ucrania.

En los últimos seis meses, el rublo ha perdido más de un 60 % de su valor y muchos economistas son pesimistas acerca de cómo puede evolucionar la situación en el futuro, según refleja Manuel Bagues en el blog ‘nadaesgratis.es’.

Esta misma fuente señala que Rusia se ha empobrecido cerca de un 30 % en los últimos meses, lo que equipara este mercado con una economía latinoamericana más que con una economía modesta de la Europa occidental.

El turista ruso, sin embargo, “ha seguido saliendo”, ha matizado Gallego, pero se ha derivado hacia otros destinos como Turquía, debido a “intereses privados” en ese país y la no exigencia de visado, y la aperturista Egipto.

Esta tendencia a la baja en la afluencia del turista ruso hacia España “no va a variar” a corto plazo, prevé el presidente de la patronal de Agencias. “El verano que viene va a ser más duro que este último”, ha vaticinado Rafael Gallego, quien ha admitido que en los últimos años se habían “volcado” con este mercado, “que en teoría era de alto poder adquisitivo”, ha subrayado.

En este sentido, Gallego ha apuntado que las llegadas de los turistas rusos de alto poder adquisitivo “se han mantenido”, mientras que la crisis del rublo afectó “fundamentalmente” al ruso de clase media.

La caída del rublo, la más importante de las razones

Para el secretario general de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), Ramón Estalella, la caída del rublo es también la razón “más importante” en esta menor llegada de turistas rusos a España, “pero no la única”, ha apostillado.

Estalella ha comentado a EFE la repercusión negativa de la quiebra de nueve touroperadores rusos, “que ponían los aviones y hacían la promoción”. En ese mismo sentido, el responsable de CEHAT ha señalado el “enorme esfuerzo” que han desarrollado otros destinos competidores, como Turquía y Túnez, en precios y en la política de no pedir visados.

Para la CEHAT, las zonas turísticas españolas que más han acusado este descenso de viajeros rusos son la Costa Brava, Málaga, Sur de Tenerife en invierno y Baleares.

Mientras la llegada de turistas franceses se incrementó el 11,6 %, hasta 10 millones; la de británicos creció el 4,9 % (14,38 millones), y la de alemanes, el 6 % (9,9 millones), el turista ruso ya no puede viajar en vacaciones como ha hecho hasta 2013.

En conjunto, España cerrará 2014 con cifra récord de turistas extranjeros, si supera como está previsto en lo que queda de año la barrera de los 64 millones de visitantes internacionales.