Mínimamente invasiva

Diagnosticar el alzheimer con una muestra de sangre o saliva, ya es casi posible

La empresa andaluza Neuron Bio ultima un método de diagnóstico para evitar al paciente la incómoda punción lumbar

En la actualidad, se estima que hay unos 800.000 pacientes diagnosticados con la enfermedad de alzheimer en España, una cifra que podría ser mucho mayor ya que un porcentaje importante de pacientes no son diagnosticados. Además, se calcula que entre el 10% y el 20% de la población mayor de 65 años va a desarrollar un deterioro cognitivo leve.

La empresa andaluza Neuron Bio está desarrollando una herramienta de diagnóstico de la enfermedad de alzheimer en sus etapas previas (el deterioro cognitivo leve) mediante la identificación de biomarcadores a partir de un análisis en fluidos periféricos, que podrían extraerse de una muestra bucal, como la sangre, la saliva o el fluido cervicular gingival.

“La principal mejora de este proyecto es un aumento de la sensibilidad y especificidad en el diagnóstico de la enfermedad frente a las técnicas que se utilizan hasta el momento. Esta herramienta permite hacer ese diagnóstico mediante un simple análisis de sangre”, afirma Carlos Ramírez, investigador en Neuron Bio.

El desarrollo de esta herramienta ha supuesto tres años de investigación hasta dar con un método que será concluyente en el diagnóstico clínico de la demencia, frente al actual diagnóstico por exclusión, que se basa en observaciones como la historia clínica, las características neurológicas y psicológicas o la ausencia de condiciones patológicas alternativas. El método que está desarrollando Neuron Bio, además, es mínimamente invasivo, frente al análisis de marcadores que actualmente se realiza en el líquido cefalorraquídeo, lo que conlleva someter al paciente a una incómoda punción lumbar.

Dentro de las demencias, la enfermedad de Alzheimer es la más frecuente, ya que aproximadamente el 59% de las demencias diagnosticadas son DTA (Demencia tipo alzheimer). Además, el número de personas con enfermedad de alzheimer podría triplicarse en los próximos 30 años a causa del envejecimiento de la población.

El proyecto, denominado KDA, ha contado con un incentivo otorgado por CTA y subvencionado por la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía y por el Ministerio de Economía y Competitividad.

“CTA apoya cualquier iniciativa industrial que de respuesta a demandas de la sociedad o del mercado, siempre que haya necesidades no cubiertas y además se aprovechen las capacidades de los grupos de investigación andaluces”, afirma Gloria de la Viña, responsable técnico del sector Biotecnológico de CTA.

En el proyecto, también ha participado el grupo de investigación dirigido por el Dr. José Antonio Gil de la facultad de Odontología de la Universidad de Granada.

Con esta iniciativa se pretende anticipar el diagnóstico en las etapas más tempranas de la enfermedad y antes de que aparezcan los signos clínicos, con el fin de mejorar la eficacia de los actuales tratamientos.

“La herramienta diagnóstica que estamos desarrollando va a servir potencialmente para empresas farmacéuticas que desarrollan compuestos para prevenir la enfermedad de alzheimer y también para empresas del área del diagnóstico que desarrollan kits de detección de la enfermedad, afirma el director general de Neuron Bio, Javier Burgos.