Incendia una nave con 14 inmigrantes dentro por el impago de un alquiler de 40 euros

Un hombre de 24 años ha sido detenido por prender fuego al edificio en el que malvivían una quincena de personas de origen subsahariano, que se negaron a pagar la renta antes de que finalizara el mes

Los Mossos d’Esquadra han detenido a un hombre de 24 años por declarar un incendio en el interior de una nave ocupada por Inmigrantes subsaharianos en el pasaje Via Trajana del distrito de Sant Martí de Barcelona, ha informado este viernes la policía catalana en un comunicado. El detenido, de nacionalidad española y vecino de Sant Martí, ha sido acusado como presunto autor de los delitos de incendio, amenazas, coacciones, resistencia y desobediencia a agentes de la autoridad y daños.

También detuvieron a la pareja del joven, una mujer de 20 años, nacionalidad española y vecina de Sant Martí, por atentado a agentes de la autoridad, al reaccionar violentamente contra los policías en el momento de la detención de su novio.

Los hechos tuvieron lugar el 16 de diciembre, cuando se declaró un incendio en el interior de la nave, que en esos momentos estaba ocupada por 14 inmigrantes.

La mayoría de ellos salieron ilesos por las diferentes puertas de la nave antes de que el fuego se propagara, aunque cinco de ellas quedaron atrapadas en el tejado, y pudieron ser rescatadas sanas y salvas.

Solo una persona requirió atención médica de efectivos del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) después de torcerse el tobillo, y todos los ciudadanos subsaharianos fueron atendidos por los servicios sociales.

Se negaron a anticipar el pago

Según manifestaron diversos testigos, los ciudadanos vivían en la nave desde hacía entre tres y cinco meses y pagaban un alquiler de 40 euros mensuales a una familia que reside cerca del lugar.

El día de los hechos se personó en la nave el posteriormente detenido reclamando el dinero, a lo que los inquilinos se negaron alegando que todavía no era final de mes.

Ante la negativa, el hombre se fue amenazándoles con prender fuego a la nave si no le pagaban, y, minutos después, el hombre cumplió su amenaza, y regresó acompañado de cinco personas y un mechero para incendiar diferentes zonas donde había papel y cartón.

En el momento de su detención, el hombre profirió insultos racistas hacia las víctimas, y se resistió activamente, rompiendo con un puñezato el cristal y el marco de la puerta del vehículo de los Mossos, que mantienen abierta la operación y no descartan hacer nuevas detenciones.