El atacante de Ottawa actuó solo y por la imposibilidad de viajar a Libia o Siria

canada500.jpg

La Policía intenta esclarecer el ataque contra el Parlamento canadiense del miércoles. Los investigadores han presentado un relato del suceso protagonizado por Michael Zehaf-Bibeau, que asesinó a  un soldado antes de ser abatido. A pesar de las dudas iniciales, se cree ahora que el atacante actuó solo, al más puro estilo de un ‘lobo solitario’, y que su agresión pudo estar motivada por el aplazamiento en la obtención del pasaporte con el que pretendía viajar a Libia o Siria. Además, se ha desvelado su vínculo con un individuo conocido por las autoridades que fue acusado de terrorismo y se ha negado que estuviera en una lista de personas vigiladas por ser consideradas de “alto riesgo”.

El director de la Policía Montada de Canadá, Bob Paulson, afirmó durante una rueda de prensa que “la dirección de correo electrónico de Michael Zehaf-Bibeau fue hallada en el disco duro” de un “conocido individuo” que fue acusado de delitos de terrorismo por la Policía Montada.

Pero Paulson reiteró que el ataque fue perpetrado en solitario por Zehaf-Bibeau, de 32 años y que murió tras ser tiroteado por las fuerzas de seguridad en el interior del edificio del Parlamento.

Paulson acompañó sus palabras por un vídeo que recoge los movimientos de Zehaf-Bibeau instantes después de que disparase mortalmente contra el cabo Nathan Cirillo, que montaba guardia en el Monumento a la Guerra de Ottawa, hasta que penetró en el edificio del Parlamento canadiense.

Paulson también ofreció la primera explicación oficial sobre los motivos que pudieron llevar a Zehaf-Bideau, quien tenía un pasado delictivo por posesión de drogas y robo con amenazas, a lanzar los ataques en la capital canadiense.

“Creo que el pasaporte estaba entre sus principales motivos”, dijo Paulson.

Según la Policía, Zehaf-Bideau se encontraba en Ottawa para solicitar un pasaporte y viajar a Libia o Siria, donde quería unirse a grupos rebeldes. Pero las autoridades retrasaron durante días el proceso lo que, según Paulson, le frustró.

No estaba vigilado

Paulson también negó informaciones iniciales que señalaban que Zehaf-Bideau estaba en una lista de 93 personas vigiladas por las fuerzas de seguridad y el servicio secreto canadiense por ser consideradas de “alto riesgo”.

Pero Paulson también dejó sin contestar preguntas claves como quién es el individuo “conocido” por la Policía que está conectado con Zehaf-Bideau o como es posible que un individuo con un pasado delictivo y que vivía en un albergue para personas desamparadas consiguiese un rifle.

Paulson tampoco se refirió al hecho que, según medios de comunicación canadienses, el padre de Zehaf-Bibeau, Bulgasem Zehaf, viajase en 2011 a Libia para unirse a las fuerzas rebeldes que derrocaron a Muamar al Gadafi con la ayuda de países occidentales, entre ellos Canadá.