Artur Mas redobla el desafío soberanista al Estado: “Vamos adelante y lo hacemos juntos”

proconsulta-500.jpg

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y los líderes de los partidos que apoyan la consulta de autodeterminación del 9 de noviembre han acordado que se van a “mantener” en la defensa del referéndum. “Vamos adelante, continuamos y lo hacemos juntos”, ha dicho el dirigente catalán a la conclusión de una reunión que se ha extendido durante ocho horas, desde las 11.15 hasta las 21.45 horas -con un descanso para almorzar-, aproximadamente. El anuncio de que el bloque tiene intención de seguir adelante con el 9N lo había hecho después del mediodía el portavoz del Govern, el conseller Francesc Homs, que se limitó a leer un comunicado en el que se deja constancia de este acuerdo y de otro: pedir al Tribunal Constitucional máxima celeridad para fallar sobre el decreto de votación del 9N y la Ley de Consultas no refrendarias, ambos suspendidos cautelarmente. Lo que está por decidir es “cómo garantizar en las mejores condiciones la convocatoria del 9N”, en palabras del portavoz. Y esa es la clave para que puedan confluir las posturas de quienes apuestan abiertamente por la desobediencia -ERC y la CUP- y CiU que, con su líder al frente, ha dicho siempre que no actuaría al margen de la legalidad. La extensa duración de la reunión pueda indica que el debate no ha sido fácil y que seguramente se ha escenificado el alejamiento entre Mas y Junqueras que se ha podido constatar en los últimos días.

Mas ha comparecido en la Galería Gótica del Palau de la Generalitat junto con el resto de participantes en la reunión y ha asegurado que todos van “adelante” y “juntos” para continuar con el proceso de la consulta, que debe “culminar el 9 de noviembre con una votación”.

Sin concretar si se retomará la campaña institucional o los preparativos del 9N, Mas ha dicho que ha sido una jornada “muy intensa” y de “muchas horas de trabajo” que han sido “bien empleadas” y el “resumen -ha dicho- es que “ha ido bien” y el proceso sigue adelante, pese a la “hostilidad del Estado que quiere “impedir” la votación del 9 de noviembre.

En un escueto discurso, tras el cual ha abandonado la Galería Gótica, Mas ha dicho que sale de la reunión con una “alegría especial” y con “confianza” porque Govern y partidos proconsulta están “trabajando bien”.

El presidente catalán ha hecho hincapié en que se mantenga la unidad entre los fuerzas proconsulta porque es la “fuerza” que tiene Cataluña para poder continuar con “este proceso que quiere culminar el 9N con una votación”, trabajando en condiciones “muy difíciles” por la “hostilidad” del Estado, ha argumentado.

Mas no ha concretado qué acuerdos se han cerrado en cuanto al despliegue de la consulta del 9 de noviembre, después de que el Govern paralizara el martes la campaña institucional y acciones en las que pudieran resultar perjudicados funcionarios o ciudadanos por la suspensión cautelar del TC.

A preguntas de los periodistas, tampoco ha dado detalles la vicepresidenta, Joana Ortega, que ha dicho que se irán desgranando estas cuestiones a medida que se vaya produciendo y siempre desde el “acuerdo”, con el fin de buscar “alternativas” ante eventuales suspensiones.

Por su parte, el líder de ERC, Oriol Junqueras, ha asegurado que no se ha hablado de elecciones anticipadas, porque quieren “obedecer” al mandato del Parlament a favor de celebrar la consulta.

Signos de desunión

Esta cita llegaba al día siguiente de que Mas firmase la designación de los siete miembros de la Comisión de Control de la consulta del 9N, que ha publicado este viernes el Diari Oficial de la Generalitat (Dogc). La firma fue un intento de calmar los ánimos de ERC y la CUP, dos formaciones que no han digerido la suspensión de la campaña para la consulta que aplicó el Govern nada más conocerse la admisión a trámite de los recursos contra la convocatoria y la ley de consultas por el Tribunal Constitucional. Oriol Junqueras (ERC) y Davia Fernàndez (CUP) deploraron el jueves la “marcha atrás” del Govern, que paralizó la campaña institucional, y el diputado de la CUP avanzó incluso que, si el ‘president’ hablaba de elecciones en la cumbre de este viernes, se levantaría y se marcharía de la reunión.

Mas y Junqueras se vieron el miércoles en el Parlament y, a raíz de este encuentro, entre los republicanos había cundido la impresión de que la consulta ya no es una prioridad para el ‘president’, que estaría pensando en unas elecciones plebiscitarias con una lista soberanista unitaria. El problema para ERC, que nunca ha querido contemplar un plan B a la consulta, es que esas elecciones no tendrían el objetivo de proclamar la independencia, sino de plantear una reforma de la Constitución que permita en un futuro ejercer el derecho a decidir. Quizá por eso el líder de UDC y portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran, ha afirmado este viernes en su carta semanal a la militancia que”habrá que votar otro día” si no se puede votar en la consulta del 9 de noviembre pese a hacer todo lo posible por parte del Govern.

Por otra parte, la maniobra de Mas firmando el nombramiento de los miembros de la Junta Electoral la víspera de la cumbre soberanista tampoco parece haber surtido efecto. El Govern ha optado por una fórmula rebuscada para no pillarse los dedos que no tendría efecto jurídico alguno. Y es que el TC suspendió el pasado lunes la ley de Consultas y la convocatoria con la admisión a trámite de los recursos del Gobierno y emitió una directriz en la que señalaba la imposibilidad de desarrollar la norma ni continuar con los preparativos de la consulta siempre y cuando estas acciones supusieran actos jurídicos.

La respuesta del Gobierno central

La vicepresidenta del Gobierno central, Soraya Sáenz de Santamaría, ha confirmado este viernes que la Abogacía del Estado trabaja para incorporar la impugnación del decreto de creación de la Comisión de Control de la Ley de Consultas a la pieza de suspensión tramitada por el Constitucional porque supone un nuevo “incumplimiento” del presidente de la Generalitats.

“Le recordamos que tiene que cumplir la Ley”, ha asegurado la vicepresidenta, para recordar que el Constitucional ha ordenado suspender todos los actos procedentes o que conlleven el desarrollo de la consulta soberanista. “Si ha decidido firmar ese decreto, el Gobierno cumplirá su obligación”, ha respondido en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, al preguntársele como actuará su Ejecutivo ante el decreto firmado por Mas de creación de la Comisión de Control (equivalente a la Junta Electoral) para el 9N.

Preguntada, por otra parte, sobre si tiene la impresión de que el president en el fondo está prevaricando al incumplir la resolución del TC a sabiendas, Sáenz de Santamaría no ha querido negar del todo dicha posibilidad: “Leyendo el decreto uno pudiera pensar” que así es “viendo las prevenciones con que lo hace”, ha señalado. Sin embargo no ha querido ir más allá y se ha limitado a indicar que la cuestión está en manos de la Abogacía del Estado y que lo llevará al TC, y que en todo caso, la Fiscalía,que actúa con independencia “estará muy pendiente”.

En la reunión en el Palau de la Generalitat han participado Mas, la vicepresidenta Joana Ortega y Homs con Ramon Espadaler (UDC), Jordi Turull (CDC), Oriol Junqueras (ERC), Joan Herrera (ICV-EUiA) y David Fernández (CUP).