Rubalcaba anuncia un congreso extraordinario del PSOE el 19 y 20 de julio y su retirada del liderazgo

rubalcaba-50021.jpg

“La responsabilidad del mal resultado electoral es de la dirección del partido y singularmente del secretario general”, ha dicho Alfredo Pérez Rubalcaba antes de anunciar que el partido celebrará un congreso extraordinario el 19 y 20 de julio con el fin de elegir a nuevos responsables que piloten el proceso emprendido por el PSOE para recuperar la confianza de los votantes. El líder socialista ha comparecido tras la reunión de la Ejecutiva Federal del partido para analizar los resultados electorales del 25M y ha señalado que no se volverá a presentar a la secretaría general, por lo que su decisión puede considerarse una retirada en toda regla. De todas formas será la actual dirección la que organice ese congreso, por lo que puede considerarse un proceso tutelado por el actual secretario general que seguirá en el cargo hasta que entre su sustituto. Rubalcaba sí ha admitido que hace tiempo tomó la decisión de no presentarse a las primarias. Esa decisión solo la conocían tres personas: Elena Valenciano, Oscar López y Felipe González. Los socialistas, liderados por Valenciano, han conseguido en las elecciones europeas 3.593.524, el 23 % del total, y 14 escaños, 9 menos que hace cinco años.

La convocatoria del congreso tiene como principal objetivo, según ha explicado Rubalcaba, que sea una nueva dirección la que organice las primarias. La duda que se plantea es si habrá tiempo suficiente para celebrarlas y para que el nuevo candidato a la presidencia del Gobierno que resulte elegido pueda revertir las malas expectativas electorales del partido. Aunque la Ejecutiva Federal ha ratificado la propuesta de convocar un congreso en julio, uno de los precandidatos a ser cabeza de lista del PSOE en las próximas generales, Eduardo Madina, ha defendido adelantar las primarias, previstas en principio para noviembre.

La elección de una nueva dirección en julio deja en sus manos la potestad de convocar o no primarias y pone la duda sobre si el partido permitirá otra bicefalia como la que tan mal funcionó entre Almunia, en su papel de secretario general, y Borrell, que le venció en un proceso de primarias. Lo que todos temen es que tras la elección de un nuevo líder se produzca una fuerte presión sobre los dirigentes dispuestos a competir en las primarias para que no se presenten.

En definitiva, los aspirantes a candidatos para ser el futuro cartel electoral del PSOE temen que las primarias no lleguen a celebrarse. Es más, la decisión de Rubalcaba de convocar un congreso puede haber estado influenciada por la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, la única dirigente territorial que puede esgrimir unos buenos resultados en las elecciones europeas y que -según sospechan algunos- podría querer presentarse a la secretaría general y hacerse con las riendas del PSOE sin tener que pasar por las primarias, que nunca han sido muy de su agrado. El secretario de Organización de los socialistas andaluces, Juan Cornejo, ha destacado hoy mismo que Susana Díaz es “el gran referente nacional” del PSOE, aunque ha subrayado que seguirá como presidenta de la Junta de Andalucía. Pero aún falta mucho para el congreso y de aquí al 19 de julio pueden pasar muchas cosas.

Otro de los aspirantes al liderazgo socialista que podría verse beneficiado por el congreso es el secretario general del PSE, Patxi López, de quien siempre se ha dicho que tenía un “pacto de caballeros” con Rubalcaba para que le entregara el testigo antes de tener que llegar a las primarias. De hecho, López ha defendido la opción de Rubalcaba afirmando que le parece “absolutamente razonable, porque no se trata solo de darle la vuelta a un cartel, sino de darle la vuelta al partido”. Lo cierto es que en un congreso son los delegados los que eligen, y siempre es un proceso más fácil de controlar que unas primarias abiertas a la ciudadanía, donde candidatos como Chacón, Madina o Sánchez podrían tener más opciones de ganar.

Hasta la celebración del congreso, Rubalcaba seguirá ejerciendo el liderazgo socialista y seguirá desempeñando el papel de líder de la oposición, interpelando al presidente del Gobierno en el Congreso. El actual secretario general ha sido muy claro al reconocer que los resultados del Partido Socialista en las elecciones europeas “son malos sin paliativos”. Ha subrayado que “es evidente que no hemos recuperado la confianza de los ciudadanos”, la que se empezó a perder cuando el PSOE estaba en el Gobierno y que se marcó como objetivo recuperar en el congreso de Sevilla. “Hay que cambiar las formas de hacer política”, ha señalado para resumir el proceso que está llevando a cabo el partido y que culminará en la celebración de las primarias, “que deben mantenerse”.

A nivel nacional, Rubalcaba ha dicho que el resultado de las elecciones es “muy preocupante”. A su juicio, lo que demuestra es que Europa tiene que cambiar o, dicho de otro moto, tiene que avanzar hacia la unión social y la unión política. Rubalcaba ha insistido en que ese es el mensaje que ha lanzando el PSOE durante la campaña y en el que ahora se ratifica.

En cuanto a España, ha constatado que el electorado ha girado a la izquierda y ha coincidido con Elena Valenciano en que el resultado es insuficiente para el Partido Socialista. En su opinión, lo que refleja es la crisis social, territorial y política. Por lo que respecta a está última, ha asegurado que se trata de una crisis que afecta a los dos grandes partidos y ha lanzado al PP el mensaje de que “haría mal” si no lee los resultados en esa clave. “Nosotros tomamos nota”, ha señalado el líder socialista.

La comparecencia de Rubalcaba estaba rodeada de una gran expectación desde la noche del domingo, cuando se conoció el mal resultado del PSOE en los comicios europeos, y tras la comparecencia de la candidata, Elena Valenciano, que reconoció que el 23,02% de los votos y los 14 escaños obtenidos por su partido son, simple y llanamente, un “muy mal resultado” sobre el que “hay que reflexionar”. Cuando se le preguntó en varias ocasiones sobre si debía esperarse una dimisión o un cambio de dirección en el PSOE a través de un congreso extraordinario, Valenciano echó balones fuera y no descartó ningún posible escenario. “No me corresponde a mí tomar esas decisiones. Corresponde a la Ejecutiva que es una decisión colegiada”, se limitó a señalar.

Rubalcaba fue elegido para liderar el PSOE por la mínima en el congreso que el partido celebró en Sevilla en febrero de 2012, apenas unos meses después de la debacle electoral de 2011. Desde entonces, siempre ha respondido a los críticos que reclamaban una profunda renovación en la dirección socialista afirmando que él había firmado un contrato por cuatro años con el partido y que estaba dispuesto a cumplirlo. La principal reivindicación de sí mismo se produjo en la conferencia política que el Partido Socialista celebró en noviembre de 2013.

Peticiones de cambio en las filas socialistas

Antes de que Rubalcaba compareciera en rueda de prensa, han sido muchas las voces de la Ejecutiva socialista que han pedido un cambio.

Patxi López se ha mostrado decepcionado por los resultados y ha señalado que no es una derrota aislada, porque llevan varias ya en los últimos años. Pero, sobre todo, ha dejado claro que la dirección del PSOE tiene que tomar decisiones: “Tenemos que repensarnos, tenemos que cambiarnos nosotros”, ha subrayado.

En la reunión de la Ejecutiva Federal también ha participado el “número cuatro” del PSOE a las elecciones europeas, Juan Fernando López Aguilar, que ha afirmado que en el partido hacen falta “todos los cambios del mundo”, tras haber perdido nueve eurodiputados y 15,4 puntos en los comicios. López Aguilar ha asegurado que el PSOE vive la situación “más dolorosa desde la Transición”, y que para superarla hace falta un partido “diferente”.

Ha admitido que, tras los resultados de ayer, están “muy preocupados” por la baja participación, pero sobre todo porque el PSOE no ha sabido “catalizar la subida de la izquierda, esa enormidad de votos de cabreo, de protesta, de malestar”. Lo que hay que “debatir hasta la extenuación”, ha dicho, es por qué esos votos que “han actuado contra el PP”, que se “derrumba”, no “han apostado” por el PSOE. “Esto interpela seriamente la responsabilidad del PSOE”, ha señalado, al tiempo que ha insistido en pedir “todos los cambios y toda la apertura del mundo”. Para ello, ha recalcado la necesidad de “escuchar a la sociedad” a través de un proceso de primarias que tienen que ser “cuanto más abiertas y plurales mejor”, y ha considerado que lo decisivo no es el calendario, sino que supongan “un éxito de movilización”.

López Aguilar ha precisado que la caída de votos en las elecciones europeas es una cuestión que “no debería solventarse sin mas, con soluciones convencionales, del estilo de la convocatoria de un Congreso extraordinario”. En su opinión, el PSOE tiene que “volver a ser lo que era”, tiene que “vertebrar a la izquierda” porque es la única formación capaz de derrotar al PP, algo que no harán ni “una sopa de letras, ni una miscelánea de oportunismos católicos, ni una formación grupuscular”.

Joaquín Almunia, en declaraciones a la SER, ha considerado que para cualquier fuerza o cualquier responsable político “sería suicida” seguir actuando “como si nada hubiera ocurrido”. El comisario europeo ha atribuido los resultados de las elecciones en España a las consecuencias de la crisis, que aún deben ser “corregidas”, pero también a otros factores exclusivos como “el desprestigio” de la política española por los casos de corrupción y una forma de hacer política que no gusta a los ciudadanos. No obstante, el también exsecretario general del PSOE no ha querido pronunciarse sobre qué debía hacer su partido o su actual líder, Alfredo Pérez Rubalcaba, argumentando que no está en la política interna del PSOE en este momento.

La exministra socialista y rival de Rubalcaba en el último congreso del partido para acceder a la secretaría general, Carme Chacón, también se ha manifestado crítica con los resultados en las elecciones y ha afirmado: “El cambio empieza por nosotros”. En su cuenta de twitter, y bajo el hahstag #primariasabiertas, Chacón ha escrito: “Solo si primero nos abrimos a la sociedad, la sociedad se abrirá a nosotros. El cambio empieza por nosotros”.

La exministra socialista ha participado en varios mítines en la recta final de la campaña electoral, aunque no ha coincidido en ninguno de los actos con la cabeza de lista, Elena Valenciano, ni con el secretario general del PSOE y en los próximos días volverá a Miami, donde tiene contrato hasta junio para dar clases en una universidad.