Ascienden a 150 los cadáveres rescatados una semana después del nufragio

corea5004.jpg

Las autoridades surcoreanas han elevado este miércoles a 150 el número de cadáveres recuperados tras el hundimiento del ferry ‘Sewol’ hace exactamente una semana frente a las costas de Corea del Sur, según ha informado la agencia de noticias oficial Yonhap. Los submarinistas han centrado su actuación en las últimas horas en la tercera y la cuarta planta del barco, donde se cree que se habrían refugiado la mayoría de los pasajeros.

Los equipos de rescate han tenido que interrumpir sus tareas en varias ocasiones durante la madrugada a consecuencia de las fuertes corrientes presentes en la zona.

En la búsqueda participan 212 barcos, 34 aviones y 550 efectivos de emergencia. Asimismo, desde el Gobierno se ha indicado que sólo se sacará a flote el ferry si las familias de las víctimas dan su consentimiento.

Entretanto, el martes se celebró el funeral de algunos de los estudiantes y de un miembro de la tripulación fallecidos en la tragedia. De los 476 pasajeros y miembros de la tripulación que iban a bordo del ‘Sewol’ cuando se hundió, 325 eran alumnos de un instituto en Ansan, al sur de Seúl, que iban de viaje escolar.

El ferry, de 6.825 toneladas, y que hacía la ruta desde la ciudad portuaria de Incheon hasta la isla turística de Jeju, se hundió el pasado miércoles frente a la isla de Jindo (suroeste). La mayoría de los pasajeros eran de nacionalidad surcoreana, aunque entre los fallecidos ya confirmados figuran al menos tres extranjeros.

El buque fue construido en Japón en 1994 y tiene 146 metros de eslora, 22 de ancho, pesa 6.325 toneladas y tiene una capacidad máxima para 921 personas, 180 vehículos y 152 contenedores.

Podría haber 302 muertos

Las operaciones se han centrado en las tareas de búsqueda, recuperación e identificación de los cadáveres, mientras que las esperanzas de encontrar supervivientes han disminuido drásticamente después de que los equipos de rescate no hayan conseguido encontrar ninguna persona con vida desde el hundimiento.

Sin embargo, los familiares de los desaparecidos, muchos todavía aferrados al hilo de esperanza de que haya algún superviviente, permanecen concentrados en la cercana isla de Jindo y siguen exigiendo a las autoridades y a los servicios de rescate que intensifiquen la búsqueda.

Tras un reunión este miércoles para hablar sobre los funerales, las familias acordaron permanecer en la zona hasta que sean recuperados los cuerpos sin vida de todas las víctimas.

“Tras celebrar los funerales, volveremos aquí hasta que sea recuperada la última persona desaparecida“, aseguró un representante de las familias, que reconoció que existe preocupación ante el hecho de que algunos hayan empezado a irse y que las labores de rescate no se lleven a cabo hasta el final.

En cuanto a la investigación, el capitán y otros siete tripulantes fueron detenidos los pasados días por presuntamente abandonar el barco desatendiendo a los pasajeros.

Se cree que el Sewol volcó al realizar un giro brusco que desplazó vehículos y carga hacia un lado desequilibrando la nave.

El naufragio, que probablemente dejará 302 muertos, apunta a ser una de las mayores tragedias humanas de la historia de Corea del Sur.