Dos muertos en tres horas tras ser reducidos por los Mossos en Barcelona y Salou

mossos-500.jpg

Los Mossos d’Esquadra han abierto una investigación para esclarecer la muerte de un hombre que falleció anoche en Salou (Tarragona) tras ser reducido por agentes de la policía autonómica después de que agrediera gravemente a su pareja. El hombre fue arrestado sobre la diez de la noche y después de forcejear con los agentes y ser esposado, perdió la conciencia y finalmente murió, según han informado fuentes de la policía de la Generalitat. Se trata del segundo detenido que fallece tras ser reducido por los Mossos d’Esquadra en el mismo día y en apenas tres horas, ya que también ayer por la tarde murió otro hombre, que ha sido identificado como el actor catalán Alfonso Bayard, tras ser reducido en Barcelona por agentes del mismo cuerpo mientras se hallaba muy alterado molestando a los clientes de una cafetería.

El suceso de Salou (Tarragona) ocurrió poco antes de las 22 horas de ayer, cuando los Mossos recibieron un aviso de que en un piso de la calle Bruselas de este municipio turístico de la Costa Dorada se oían gritos de auxilio de una mujer. Los agentes se desplazaron a la vivienda y accedieron a su interior, donde encontraron a una mujer con heridas graves y a un hombre, que resultó ser su pareja, que la estaba golpeando. Los policías intervinieron para detener la agresión y el hombre, según los Mossos d’Esquadra, se mostró “muy violento” y golpeó a los agentes que intentaban reducirlo para esposarle.

Tras permanecer un rato esposado, el hombre, de 43 años, perdió la conciencia, por lo que los agentes y efectivos del Servicio de Emergencias Médicas que acudieron al domicilio para auxiliar a la mujer intentaron reanimarle, pero finalmente el detenido falleció. La mujer, que sufrió heridas graves en la agresión, fue trasladada a un centro hospitalario, donde permanece ingresada.

Según fuentes policiales, el director de la Policía de la Generalitat, Manel Prat, ha ordenado la apertura de una información reservada sobre los hechos, que instruirá la División de Asuntos Internos de los Mossos. El juez de guardia ha decretado el secreto de las actuaciones, mientras que agentes del Área de Investigación Criminal (AIC) de la Región Policial del Camp de Tarragona investigan el suceso.

La muerte de este hombre tras ser arrestado por los Mossos d’Esquadra se suma a la que también ocurrió ayer por la tarde en la plaza Molina de Barcelona, cuando los agentes fueron requeridos por los dueños de un establecimiento comercial porque un hombre, que ha sido identidicado como ela ctor catalán, Alfonso Bayard, estaba muy exaltado y molestaba al resto de clientes de la terraza del local.

Dos agentes de una patrulla acudieron al lugar y pidieron al hombre que se identificara, pero la persona siguió mostrándose hostil y muy exaltada, por lo que los agentes pidieron refuerzos. Finalmente, siete agentes consiguieron reducir a esta persona y lo esposaron, momento en el que el detenido empezó a encontrarse mal y se desvaneció, por lo que los agentes llamaron a los servicios médicos de urgencia, que llegaron al lugar de los hechos sobre las 18:45 horas. El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) trasladó al detenido en ambulancia al hospital Clínic de Barcelona, donde certificaron su fallecimiento por una parada cardiorrespiratoria.

Estos dos casos de muertes de detenidos por los Mossos d’Esquadra se producen mientras la justicia investiga también la muerte del comerciante Juan Andrés Benítez, que falleció el pasado 5 de octubre tras recibir varios golpes y ser reducido por la fuerza por ocho mossos, en una acción que fue grabada por los vecinos de la zona y por la que el juzgado de instrucción número 20 de Barcelona mantiene imputados a los agentes por un delito contra la vida.