La junta de Repsol aprueba el acuerdo de YPF y un blindaje ante escisiones y pérdida de españolidad

repsol-5002.jpg

La Junta General de Accionistas de Repsol ha aprobado este viernes el acuerdo con Argentina sobre la indemnización por la expropiación de un 51% de YPF, así como un blindaje estatutario que eleva al 75% el apoyo necesario del accionariado para una eventual escisión de las actividades de ‘upstream’ y ‘downstream’ de la empresa o un traslado al extranjero de su domicilio social. El acuerdo de modificaciones en los estatutos, que contó con el voto en contra de Pemex, que posee una participación del 9,3% en el capital de la petrolera, incorpora así medidas que refuerzan las mayorías en decisiones clave y protegen el desarrollo integrado de los negocios de la compañía.

Durante su discurso en la Junta, el presidente de Repsol, Antonio Brufau, advirtió que esta medida tiene por objetivo que “quien quiera tener una parte del negocio tendrá que hacer una OPA”, y aseguró que va dirigida a favorecer “la estabilidad institucional, los grandes consensos y proteger a las minorías”.

Voto en contra de Pemex

Por su parte, Pemex, que ya rechazó la propuesta cuando el consejo de administración aprobó en su día plantearla a la Junta, reiteró ante el resto de accionistas en la figura de su representante Julio Francisco Poulat, su negativa a este aprobación, pese a asegurar que “no tiene intención de secundar o promover ninguna separación” de los negocios de ‘upstream’ y ‘downstream’ del grupo petrolero español.

Los accionistas de Repsol también ratificaron el ‘convenio de Solución Amigable y Avenimiento de expropiación’ que reconoce el derecho de la compañía a percibir 5.000 millones de dólares como compensación por la expropiación del 51% del capital social de YPF e YPF Gas y las garantías para su pago efectivo.

Brufau, en nombre del consejo de administración, agradeció a los accionistas su respaldo al acuerdo alcanzado con el Gobierno argentino, que calificó de histórico, y afirmó que se ha trabajado “muy duro para obtener una compensación justa”. “Hoy iniciamos una nueva etapa llena de ilusión con grandes oportunidades de crecimiento para Repsol”, dijo.

Una vez obtenida la ratificación de la Junta General de Accionistas de Repsol, el acuerdo, que ya recibió el visto bueno del Senado argentino, deberá ser aprobado por el Congreso del país sudamericano.

Dividendo flexible

Además, también se aprobaron los resultados del grupo en el ejercicio 2013, así como las dos propuestas de ampliación de capital con cargo a reservas para mantener el programa ‘Repsol Dividendo Flexible’ como vía de remuneración al accionista.

La Junta también dio su visto bueno a la reelección como consejeros de Paulina Beato Blanco, Artur Carulla Font, Javier Echenique Landiríbar, Henri Philippe Reichstul y Pemex Internacional España.

Amplio apoyo

La junta general de accionistas de Repsol ha sacado adelante la modificación de sus estatutos para impedir la escisión de los negocios de ‘upstream’ y ‘downstream’ con un 61,7% del capital representado a favor y un 38,1% en contra, según los resultados de las votaciones difundidos por la compañía.

Estos porcentajes, calculados sobre el 64,3% del accionariado que ha acudido a la asamblea, se registran después de que Pemex, que tiene un 9,5% del capital, anunciase su rechazo a la propuesta, a la que se ha sumado otra porción minoritaria del capital.

Este punto del orden del día ha sido el que ha generado más rechazo. De hecho, los accionistas han aprobado la gestión del consejo de administración con un 99%, así como las cuentas y la reelección de consejeros, salvo en el caso del representante de Pemex, que ha logrado una aceptación del 97%.

El informe de remuneraciones ha contado con el apoyo del 96% del accionariado, mientras que la autorización para aumentar capital por un valor máximo de 662 millones ha sido respaldada por el 91% de las acciones.