Rajoy responde a Mas que ‘la independencia de Cataluña dañaría a toda España’ y que no puede ‘disponer de la soberanía nacional’

rajoy-tapices-500.jpg

Mariano Rajoy, en un tono de firmeza que le ha costado un par de años llegar a articular pero que por fin parece haber encontrado, ha sido tajante respecto al independentismo catalán y el referéndum: “Esa consulta es contraria a la Constitución y por lo tanto no puede celebrarse. Lo que algunos pretenden dañaría gravemente a España pero también a Cataluña”. En su comparecencia para hacer balance del año 2013, el presidente del Gobierno no ha querido dar un portazo al diálogo con Artur Mas, pero le ha recordado que no está dispuesto a dividir España y que, desde luego, no puede pedírsele que negocie lo que no es suyo: la soberanía nacional que “es de todos los españoles”. Cataluña ha ocupado buena parte de su repaso al año que está a punto de finalizar, casi el mismo espacio que la economía y los signos de recuperación que Rajoy no se ha resistido a esgrimir con un estilo triunfalista que contrasta, y mucho, con la prudencia del mensaje navideño del Rey, aparentemente al menos más afligido por el paro desbocado. El jefe del Ejecutivo, sin embargo, lo tiene claro: “El año que viene, cuando comparezca ante ustedes, habrá menos personas en paro y más personas trabajando y cotizando a la Seguridad Social. 2014 será un año en el que dejaremos atrás miedos e incertidumbres”. Y ha resumido su pronóstico para lo que nos espera con estas palabras: “2014 será el año de la recuperación económica”.

 

 

Mariano Rajoy ha iniciado su comparecencia en el Palacio de la Moncloa haciendo un “reconocimiento expreso a la actitud de todos los españoles en un año que ha sido difícil pero en el que ya se han empezado a ver los resultados de tanto esfuerzo”. El presidente del Gobierno no ha resistido la tentación de echar mano de los datos que indican una leve mejoría económica para asegurar que “el año 2012 fue el año del ajuste, 2013 el año de las reformas y 2014 será el año del principio de la recuperación económica. Hemos dejado atrás la recesión y la economía española ha recuperado el crecimiento, por lo que estamos en condiciones de afirmar que hemos asistido a un cambio de la situación”.

A partir de ahí, el jefe del Ejecutivo ha hecho un repaso de los indicadores que apuntan hacia esa recuperación, como la balanza comercial que sigue beneficiándose de la buena marcha de nuestras exportaciones. Todo ello, lleva a Rajoy a la siguiente conclusión que viene aireando desde hace semanas: “Hace un año, alguno de ustedes aún me preguntaba por la posibilidad de que España solicitara a la UE el rescate. Hoy esa alternativa está fuera de lugar”. Tanto optimismo ha merecido ya una réplica del líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, que ha recordado al presidente que no presuma tanto porque el hecho es que sí nos han rescatado, nada menos que con 40.000 millones para salvar a nuestros bancos que encima podemos dar por perdidos. Rubalcaba le ha dicho más cosas, como que es un “insulto” que hable de “recuperación”, y le ha pedido que “no se cuelgue medallas que no son suyas” y que “no huya de sus marrones, que los tiene”. En contraposición a los supuestos logros que esgrime Rajoy, ha destacado que este ha sido el año del paro, el empobrecimiento, la desigualdad, la contabilidad en B, el retroceso en derechos civiles y libertades y el año en que las tensiones entre España y Cataluña se han “agudizado”.

Pero hoy nada parecía capaz de hacer bajar a Rajoy de la ola de positivismo en la que se ha subido para pintar un panorama casi idílico. Incluso, se ha arriesgado a asegurar que a finales de año habrá disminuido el número de parados inscritos en las oficinas de Empleo y que en pocos meses el número de cotizantes a la Seguridad Social comenzará a crecer de forma sustancial. No obstante, ha tenido que admitir que “estamos muy lejos de alcanzar el nivel que perseguimos” en cuanto al nivel de empleo. “No puedo considerarme satisfecho con la situación, ha matizado.

Sí al diálogo con Mas pero ‘no’ rotundo a negociar la consulta

Por lo que se refiere a Cataluña, el presidente ha asegurado que le da “importancia al tema catalán”. “La situación que se está produciendo en Cataluña es una preocupación de muchísimos catalanes y de muchísimos españoles que no son catalanes”, ha afirmado y ha insistido en que “hay cosas que no se me pueden pedir (en referencia a la celebración de la consulta) y lo sabe quien decidió abrir un camino sabiendo cuál era mi respuesta”, en lo que ha sido una clara alusión al presidente de la Generalitat, Artur Mas. Una vez más, Rajoy ha hecho hincapié en que no se le puede pedir algo que no puede hacer, porque la consulta afecta a la soberanía de todos los españoles.

El presidente, además, ha respondido a una de las preguntas que se le han formulado sobre una eventual reunión con el máximo dirigente catalán que “Mas no me ha pedido una reunión. Yo tampoco se la he pedido. No hay que generar falsas expectativas”. Enlazando con su argumento anterior, el jefe del Ejecutivo no ve factible una reunión para hablar de la división de España porque, como ha remarcado una vez más, “de la soberanía nacional no dispongo yo”. Sobre la “apelación a hablar” hecha por don Juan Carlos en su discurso de Nochebuena, Rajoy ha dicho que “está muy puesta en juicio”. “A mí me parece estupenda”, ha añadido. Y ha asumido el siguiente compromiso: “Trabajaré sin descanso para defender un modelo de convivencia que nos ha dado a todos el mayor periodo de estabilidad social que ha tenido España. Voy a dedicar todos mis esfuerzos a evitar que los catalanes y los españoles sea vean perjudicados por esa iniciativa”.

Como suele ser habitual cada vez que opina sobre el órdago soberanista catalán, Rajoy ha glosado las ventajas de la unidad española y ha defendido los más de 30 años de vigencia de la Constitución que “ha generado una de las mayores etapas de progreso de la historia”. Ha asegurado decir “sí” a un país que en los últimos 50 años es uno de los que “más ha subido en renta per cápita”, y “a muchas cosas” que se han hecho “conjuntamente”, y “a muchas más que tenemos que hacer en el futuro”, porque “el gran proyecto es un gran proyecto europeo”. Al respecto ha aludido a cómo deberá ser España en el futuro teniendo en cuenta que Europa “tiene que ser grande”. A su juicio, el cambio constitucional más importante que está experimentando España “es Europa”, con todas las reformas económicas promovidas por la UE. También ha dicho “sí” a aportar soluciones a los problemas reales, y se ha referido al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), “que ha permitido que la Generalitat y otras comunidades hayan podido pagar sus deudas”, así como al plan de pago a proveedores.

Preguntado por las declaraciones de Mas asegurando que los catalanes viven como “inquilinos de un casero hostil”, en referencia al Estado, Rajoy no ve así la relación. Ha señalado que cuando él va a Cataluña no ha tenido ningún problema y no ha apreciado que exista una “relación hostil” ni entre el Gobierno con la Generalitat ni entre las personas. “Como español me siento muy orgulloso de mis compatriotas de Cataluña que han hecho mucho por este país, como también hemos hecho muchos otros que no somos de allí”, ha remachado.

La ley de Gallardón “regula el aborto de forma equilibrada”

Otro asunto polémico sobre el que Rajoy ha tenido que pronunciarse es el anteproyecto de reforma de la ley del aborto que, según ha destacado, “regula esta situación de manera equilibrada y en la línea de lo aprobado en 1985″. Respecto a esa ley de 1985, ha recordado que “sin anunciarse en ningún programa electoral de nadie” fue modificada en 2010 por el Gobierno socialista y que, durante las dos legislaturas de José María Aznar, esa norma que contemplaba tres supuestos -violación, riesgo para la salud de la madre y malformación del feto- para que las mujeres pudieran abortar, no fue modificada. El anteproyecto, presentado el pasado viernes por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, limita a dos los casos en los que las mujeres pueden interrumpir de forma voluntaria su embarazo: violación y riesgo para la salud psíquica y física de la madre.

Respecto a las críticas de algunos miembros del PP a la reforma, el jefe del Ejecutivo ha asegurado que “hay asuntos que a veces producen que haya posiciones diferentes en mi partido y también en otras fuerzas políticas”. Sin embargo, no ha querido pronunciarse acerca de si dará libertad de voto a los parlamentarios del grupo popular. Preguntado sobre las críticas del gobierno del francés a la reforma, Rajoy ha señalado que se queda “con la rectificación que hizo el gobierno francés”, en alusión a las declaraciones del ministro de Interior, Manuel Valls, quien dijo que cada país “tiene derecho a hacer sus leyes”. El titular francés de Interior hizo estas manifestaciones después de que la portavoz del gobierno galo, Najat Vallaud-Belkacem, considerara un “retroceso” la reforma española. Y, sobre la posibilidad de que el proyecto sea modificado durante su tramitación parlamentaria, ha recordado que es el Parlamento el que toma las decisiones sobre una ley.

Bárcenas y el registro de la sede del PP

En relación con la comisión judicial enviada por el juez del caso Bárcenas a la sede nacional del PP, que el Partido Popular, Rajoy se ha acogido al socorrido latiguillo de que colaborará “siempre” con la Justicia y respetará “siempre” sus decisiones. De esta manera ha evitado responder a lo que se le había preguntado, si después del registro de Génova en busca de documentación que no había sido entregada motu propio al juez Ruz alguien va a asumir responsabilidades por no haber colaborado con la Justicia. Después de que los agentes enviados por el magistrado irrumpieran en la sede, el Partido Popular entregó a la comisión judicial un total de 5.067 folios relacionados con las obras de reforma del edificio, que se sospecha se pagaron parcialmente con dinero negro.

“El PP colaborará siempre con la Justicia -ha asegurado el presidente-, respetará siempre las decisiones de los tribunales y hará, como ya he anunciado y hemos aprobado recientemente, todas las modificaciones legales que sean necesarias para evitar que se produzcan situaciones indeseadas en nuestro país”.