El Rey ironiza al dejar la clínica: “Estoy muy mal, muy mal”

REY-50011.jpg

El Rey ha recibido este mediodía el alta hospitalaria tras haber completado de forma “muy satisfactoria” el postoperatorio y haber conseguido “autonomía suficiente para los movimientos cotidianos”, según el último parte médico. Don Juan Carlos fue operado con éxito el jueves pasado de la cadera izquierda, donde le implantaron una prótesis definitiva una vez superada la infección que provocó la retirada del primer implante, que le había insertado en noviembre de 2012 el doctor Angel Villamor. Al abandonar la clínica, el Rey ha dado una nueva muestra de su buen humor y cuando los periodistas le han preguntado cómo se encontraba ha ironizado al decir “muy mal, muy mal”, saludando con la mano desde el asiento de su coche. Veinticinco minutos después de haber recibido el alta, don Juan Carlos ha abandonado el Hospital Universitario Quirón en un vehículo todoterreno, sentado en el asiento del copiloto y con la ventanilla bajada para poder saludar a los numerosos periodistas que aguardaban su partida del centro sanitario donde ingresó el jueves pasado.

Primero les ha dicho, mientras el automóvil avanzaba despacio, que esperaba que no hubieran pasado mucho frío, y cuando le han preguntado cómo se encontraba les ha señalado “todo muy bien, fenomenal”, para finalmente, ante más preguntas similares, ironizar con su “muy mal, muy mal”.

El Rey ha permanecido hospitalizado el mínimo de días que había estimado el prestigioso cirujano Miguel Cabanela, quien ha dirigido las dos últimas operaciones de cadera del monarca.

Don Juan Carlos podrá retomar sus viajes oficiales probablemente antes de seis semanas, siempre y cuando no sean desplazamientos de más de ocho horas. Para los viajes largos, tendrá que esperar dos meses, según la recomendación de Cabanela. Para primavera, el Rey debería poder andar con normalidad y sin ningún tipo de apoyo. Hasta entonces, pasará por un proceso de transición en el que andará con dos muletas primero, se apoyará luego solo en una, que sustituirá después por un bastón hasta que pueda prescindir también de éste.

En el tiempo que ha estado hospitalizado, Don Juan Carlos ha recibido las visitas de su familia, incluida la de su hija menor, la Infanta Cristina, que hizo escala en Madrid a la vuelta de un viaje de trabajo a Camboya con La Caixa, donde trabaja.