La Generalitat admite ahora que hubo “mala praxis” de los Mossos en el Raval

video_mossos2.jpg

El conseller de Interior, Ramon Espadaler, ha admitido este miércoles que de confirmarse los resultados del informe de la Policía Nacional, la actuación de los mossos en el Raval demostraría “una evidente mala praxis de los policiales”. “Para nosotros no es lo mismo que haya algunas opiniones dispersas que señalen que esto pudo haber sido así, que lo afirme de manera taxativa un informe de la policía judicial”, ha dicho a Catalunya Ràdio Espadaler en referencia a la muerte de Juan Andrés Benítez el pasado 6 de octubre en el barrio barcelonés del Raval.

El conseller ha explicado que el siguiente paso de la investigación que se está realizando a nivel interno es visionar el vídeo de la agresión para “tener la certeza” de que lo que se afirma en el informe es cierto.

En caso de confirmarse que los mossos propinaron puñetazos en la cabeza de la víctima después de su inmovilización, Ramon Espadaler ha reconocido que “se actuará en consecuencia” y ha querido recordar que aunque “es altamente posible” que se impute a algunos de estos mossos, “aún no ha habido ninguna imputación”.

El informe de la Policía Nacional sobre la muerte de Benítez señala que al menos dos mossos d’esquadra propinaron con “impulso” cinco puñetazos en la cabeza y tres patadas al empresario, cuando éste ya estaba inmovilizado, y apunta al posible uso de una porra extensible por un agente.

La Policía ha elaborado el informe tras analizar fotograma a fotograma siete archivos de vídeo que han sido aportados por testigos de la paliza, la mayoría vecinos del barrio barcelonés del Raval donde ocurrieron los hechos.

Juan Andrés Benítez falleció el pasado 6 de octubre tras ser reducido por ocho mossos d’esquadra después de pelearse con un vecino del barrio, una muerte que la Policía Nacional está investigando por orden de la titular del juzgado de instrucción número 20 de Barcelona.

El informe recoge, además, las declaraciones prestadas ante la Policía Nacional por una decena de testigos de los hechos, una de las cuales relató que los Mossos d’Esquadra acudieron a su domicilio la noche del suceso para “ordenarle” que destruyera las imágenes que había grabado de la paliza.

Otra de las revelaciones relevantes del informe es la que recoge la llamada telefónica que la propia víctima hizo a la Guardia Urbana después de pelearse con un vecino y, por lo tanto, antes de que llegaran los Mossos d’Esquadra.

Según la Policía Nacional, de esa llamada se desprende “un cierto grado de excitación” por parte de Juan Andrés Benítez, lo que corrobora en su opinión que se realizó justo cuando acababa de finalizar la reyerta con el vecino.

Esa llamada demostraría que el empresario estaba perfectamente consciente cuando llamó a la Guardia Urbana para denunciar a su vecino porque, según él, pretendía robarle.

Según David Aineto, abogado de la acusación particular que ejerce la familia del empresario, esa grabación de la llamada telefónica desmiente una de las afirmaciones que figuran en el atestado de los Mossos d’Esquadra, que aseguran que acudieron al lugar para separar a la víctima del vecino con el que se estaba peleando.