El ala más a la izquierda del SPD exigirá a Merkel un cambio en Europa y en las políticas sociales

merkel-gabriel-500.jpg

Der Spiegel publica hoy una entrevista con el presidente del Parlamento Europeo, el socialdemócrata alemán Martin Shulz, en la que pide que su partido incluya un giro en política europea en el pliego de condiciones para formar gobierno con Merkel. Tras su triunfo en las elecciones del domingo, la canciller alemana, Angela Merkel, comenzó este mismo lunes a trabajar en la formación del “gobierno estable” que dice buscar para Alemania. Tanto la banca como el empresariado le urgen a ello y ven con buenos ojos la “gran coalición” de su partido, la CDU/CSU con los socialdemócratas del SPD. Pero el camino hasta llegar a ese resultado no será fácil. Schulz reclama que “no se le debe permitir que continúe con la política de ahorro”, instando a su propio partido a poner énfasis durante las negociaciones en la necesidad de políticas de crecimiento en la zona euro. Pero la propia Merkel dijo ayer en rueda de prensa que no entra en sus planes cambiar la política europea, ya que considera que “ha sido buena”.

El partido conservador de Merkel se ha quedado finalmente a cinco escaños de lograr la mayoría absoluta en el Bundestag, y necesitará algún tipo de alianza con los tres partidos de izquierda que han entrado en el Parlamento para asegurar la firmeza de su nuevo Ejecutivo. A primera hora de la mañana del lunes, Merkel llamó por teléfono al líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Sigmar Gabriel, pero no será hasta el viernes, día  en que el principal partido de la oposición celebra una convención, cuando se sabrá si la canciller puede empezar a negociar con él de cara a formar una “gran coalición” como la que lideró en su primera legislatura.

De momento, el SPD, que ha obtenido el 25,7 % de los sufragios, no da pistas sobre si los cambios en la política hacia Europa formarán parte de las líneas rojas del partido en el caso de que se sienten a hablar de una coalición, pero sí ha alertado de que toda decisión pasa por una negociación sobre “contenidos” y “objetivos”. En una complicada rueda de prensa tras la derrota, el candidato socialdemócrata, Peer Steinbrück, señaló el domingo que su formación no tiene “ninguna prisa” en tomar decisiones y recordó que, en el caso de que en la convención del partido se decida hablar con la CDU, habrá “semanas e incluso meses” de negociaciones.

No obstante, en las filas socialdemócratas empiezan a producirse algunos movimientos de cara a la negociación. Además de las peticiones de Schulz sobre la política europea, el ala más a la izquierda del SPD es partidaria de exigir a Merkel la implantación de un salario mínimo interprofesional, el aumento de la tasa impositiva máxima, y la creación de una “pensión solidaria”. Plantean, además, la abolición inmediata de la prestación social a las madres que desean permanecer en casa criando a sus hijos en detrimento de su incorporación a la vida laboral, ya que el SPD es partidario de destinar los recursos presupuestarios dedicados a políticas de natalidad en aumentar el número de plazas de guarderías. Todos estos puntos, sin embargos, son difícilmente asumibles por Merkel ya que contravienen su programa electoral.