De Guindos niega presiones para prolongar la asistencia financiera a España

guindos-eurogrupo-500.jpg

El ministro de Economía y Competitividad de España, Luis de Guindos, negó este sábado que haya recibido presiones de sus socios europeos para prolongar el programa de asistencia financiera concedido al país para sanear su banca, una vez expire a finales de año. “No, en absoluto, no he tenido presiones de ningún tipo”, afirmó De Guindos en una rueda de prensa al término de la reunión informal de ministros de la Unión Europea (Ecofin). “Hemos acordado que en noviembre tomaremos formalmente la decisión sobre el programa de asistencia financiera”, añadió.

El ministro español explicó que los socios del euro tomarán en noviembre la decisión formal sobre el cierre del programa español, una vez finalice la cuarta revisión a cargo la troika, formada por el Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

Respecto a las voces que apuntan a la conveniencia de que España solicite una prórroga del programa o una línea de crédito europea de la que pueda disponer en caso de necesidad, De Guindos indicó que “lo importante es lo que se dice oficialmente y lo que luego tiene efectos desde el punto de vista de la legalidad comunitaria”.

El vicepresidente de la Comisión Europea (CE) y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, afirmó el viernes que aún es “demasiado pronto para decir” cuál será la fórmula que se aplique a España. Además, recordó que el programa de saneamiento de la banca española “ha estado en el buen camino y se mantiene en el buen camino”.

De Guindos coincidió en este análisis y recalcó que España no necesita una prórroga del programa, ya que “la situación es completamente distinta” respecto al momento en que el Gobierno español solicitó a sus socios asistencia financiera para sanear su sector bancario.

“España tuvo que pedir asistencia porque las condiciones de acceso al mercado eran extremadamente difíciles”, señaló el ministro español; “hoy la situación es completamente distinta” y el país “no tiene problemas para financiarse en los mercados y se han despejado las dudas”, apuntó. Además, destacó que se ha logrado disipar la dudas en torno a la solvencia del país, “que eran injustificadas”.

En concreto destacó la transparencia que ha aportado la reestructuración llevada a cabo en el sector financiero, así como el traspaso de los activos tóxicos la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (SAREB), el “banco malo”.

De Guindos se mostró convencido de que España terminará su programa a finales de este año y que solo deberá mantener informados a Bruselas y sus socios del euro sobre cómo evoluciona la situación en el país, en línea con lo establecido en la legislación comunitaria.

“Los países que dejan atrás su programa y, yo estoy convencido de que España va a dejar atrás su programa, tienen posteriormente de acuerdo con la legislación comunitaria una serie de obligaciones desde el punto de vista de información, ese será el acompañamiento que tendría España cuando lógicamente deje atrás su programa”, dijo.