Nº 1569 -  30 / VII / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 
Marcello

OPINIÓN

Urdangarin y la Infanta se separan

Marcello
 

“Tú a Bostón y yo a California”, o mejor dicho, tú a Ginebra y yo en Barcelona. La Infanta Cristina y su esposo Iñaki Urdangarin se separan, al menos físicamente y durante unos meses o años, y en pleno proceso del caso Nóos, y con cuatro niños de por medio. El anuncio de vidas separadas se hizo ayer al confirmarse que la Infanta Cristina vivirá en Ginebra para trabajar desde allí en la Fundación de La Caixa -generosa siempre con la Familia Real-, mientras que Urdangarin se quedará en Barcelona, para atender al proceso del caso Nóos. Y ¿por qué no podían estar los dos juntos y unidos en Barcelona ante tanta adversidad?

Pues todo apunta a que podríamos estar ante una separación física que podría derivar en matrimonial y luego en un divorcio. Y que la gota que ha derramado el vaso de esa situación podrían haber sido los apasionados correos electrónicos, publicados en varios medios de comunicación, que prueban la reiterada infidelidad de Urdangarin hacia su esposa Cristina, y el lenguaje soez de este personaje que, amén de sus presuntos y variados delitos, ha hecho alarde de una grosería descomunal impropia de la ejemplaridad y los modales obligados de un miembro de la Familia Real, y duque de Palma, título que puede que muy pronto deje de ostentar.

Este personaje no solo ha dañado a su familia y su matrimonio sino que también ha causado un daño irreparable a la Corona y ha metido en serios problemas judiciales a destacados políticos del PP como Matas, Camps, Barbera y Gallardón. Y veremos cómo acaba él al termino del largo proceso judicial que le espera.

Y muchos se preguntan ¿cómo ha podido Urdangarin destrozar su privilegiada situación, a la que llegó sin más bagaje que la de ser un destacado jugador de balonmano? Pues una vez más aparece la locura del poder. Y puede incluso que este personaje creyera que las infidelidades matrimoniales y conquistas amorosas que siempre se han atribuido a los reyes borbones -y con razón- o los negocios a la sombra del máximo poder, eran atributos extensibles a toda la Familia Real, incluidos los yernos o nueras, como quizás imaginó que la inviolabilidad del monarca o su intensa relación con la princesa Corinna también lo amparaban y lo justificaban a él. De hecho se ha dicho -y en un SMS así se menciona- que el monarca pudo haber hecho gestiones con varios empresarios y políticos -y facilitado algunas de las reuniones de Nóos en los palacios de la Zarzuela y Marivent- en favor de los negocios de Urdangarin y de la Infanta. Y que ello le hacía presumir a Urdangarin que estaba a cubierto de todo, bajo el manto real. Pero si él se creyó semejante situación de excepcional privilegio e inmunidad tendríamos que concluir que, además de golfo, es mucho más tonto de lo que nos podíamos imaginar.

Y que esa ceguera, sumada a su imprudencia, desvaríos y modales impropios, lo han llevado a donde está: un lugar desolador que no tiene expectativas de mejora sino, al contrario, de empeoramiento de su ya muy complicada situación.

Traducir artículo
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com