España mantiene desde 2010 el nivel ‘Alto-Alto’ de alerta antiterrorista

España mantiene desde el año 2010 el nivel de ‘Alto-Alto’ de alerta antiterrorista, que significa “riesgo probable de atentado”. El director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, ha asegurado que no está entre los planes inmediatos del Ministerio del Interior revisarlo tras los ataques islamistas en Londres y París. Las fuentes de la lucha antiterrorista consultadas han confirmado por su parte que no han variado sus protocolos de actuación tras los últimos acontecimientos.

En España se establecen cuatro niveles de alerta antiterrorista (‘Medio’, ‘Alto’, ‘Muy Alto’ y ‘Extremo’) y dentro de cada uno hay dos tipos de intensidad (‘Baja’ o ‘Alta’). La competencia para fijar el nivel de alerta y el grado de intensidad corresponde al secretario de Estado de Seguridad.

Anteriormente decidir la intensidad correspondía al Director General de la Policía y la Guardia Civil, pero el año pasado se llevó a cabo un cambio normativo para que esta responsabilidad la asumiese también el ‘número dos’ del Ministerio una vez que el PP suprimió la figura del mando único y volviese al modelo de dos Direcciones Generales.

Fue el 11 de octubre de 2010 cuando el entonces director general de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, aumentó el nivel de intensidad de ‘Baja’ a ‘Alta’ a sugerencia de las fuerzas y cuerpos de seguridad por precaución tras los intentos de atentado de Al Qaeda en vuelos de carga desde Yemen a Estados Unidos. De este modo se pasó de 3 a 4 en una escala de 8.

Ya desde 29 de diciembre de 2009 la Secretaría de Estado de Seguridad había establecido el nivel de alerta ‘Alto’, aunque entonces se fijó la intensidad ‘Baja’. Todas estas decisiones fueron aprobadas por el entonces titular de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Desde entonces se incrementó el número de servicios de la policía y la Guardia Civil y se dieron instrucciones para incrementar los controles en el transporte aéreo de mercancías.

El Plan de Prevención y Protección Antiterrorista fue revisado en junio de 2009 para mejorar su eficacia y equiparar los niveles de amenaza a los de otros países de nuestro entorno y fue entonces cuando se establecieron las cuatro categorías.

El nivel ‘medio’ representa el riesgo potencial de atentado terrorista; el ‘alto’ supone un riesgo probable; el ‘muy alto’, un riesgo altamente probable; y el ‘extremo’ se da cuando existe un riesgo de atentado terrorista inminente.

Desde finales de 2010 se ha mantenido en ‘alto-alto’ y no se ha modificado en todo este tiempo a pesar de que al menos el riesgo de atentado terrorista de ETA ha descendido desde su alto el fuego decretado en enero de 2011 y su cese definitivo en octubre de ese mismo año.