Los talibanes anuncian formalmente el inicio de su ofensiva de primavera

taliban.jpg

Los talibanes anunciaron este sábado formalmente el comienzo de su tradicional ofensiva de primavera, en la que abogaron por un incremento de las operaciones militares y la promoción de los ataques de uniformados para “eliminar invasores extranjeros”. La ofensiva, que arrancará mañana “simultáneamente en todo Afganistán”, fue bautizada como “Jalid bin Walid”, en honor a un militar y estadista que acompañó al profeta Mahoma, según un comunicado colgado por el movimiento integrista islámico en su web.

 

“Los ataques internos (de uniformados), para eliminar invasores extranjeros, serán llevados a cabo de manera coordinada y sistemática por (guerrilleros) infiltrados en las bases enemigas”, dijeron los insurgentes. “Igualmente, habrá operaciones con mártires en bases extranjeras y centros diplomáticos”, añadieron los talibanes, al tiempo que pidieron a los funcionarios del Gobierno del presidente Hamid Karzai que “abandonen su régimen” y se unan a sus filas.

Además, los talibanes hicieron hincapié en la necesidad de “salvaguardar las vidas y bienestar de los civiles” e instaron a este colectivo a “mantenerse lejos” de las bases o convoyes militares. También recordaron que, once años después de la invasión de EEUU y la caída del régimen talibán, la “determinación y paciencia” de los insurgentes les ha llevado a recluir a las “tropas enemigas en el interior de sus bases”.

El portavoz del Gobernador de la provincia oriental afgana de Paktia, Ruhulá Samun, afirmó a la agencia local AIP que un policía mató anoche a dos de sus compañeros en un puesto de control -en el área de Sado Qala- y luego se unió a los talibanes. En la primavera, al calor de la llegada del buen tiempo, se recrudecen tradicionalmente los combates en Afganistán. El conflicto afgano se halla actualmente en uno de los momentos más sangrientos.

Las tropas de la OTAN comenzaron en julio de 2011 su retirada progresiva del país y a transferir gradualmente la competencia de la seguridad al Ejército y Policía afganos. Este proceso debe concluir en 2014, si se cumplen los plazos previstos.