Casillas y su futuro vinculado a la marcha (o no) de Mourinho

casillas3.jpg

El entrenador del Real Madrid, José Mourinho, continúa sin desvelar su futuro, que a estas alturas parece que hasta él desconoce, aunque puede que esté jugando al despiste con todos, vacilando a toda la prensa española que tantos palos le ha dado. Nadie, ni el propio presidente del club, Florentino Pérez, sabe si seguirá la próxima temporada. Mientras tanto, jugadores como Xabi Alonso, que se quedaría en el equipo si el portugués no se marcha, y sobre todo Iker Casillas, con el que el luso mantiene una tensa relación, permanecen expectantes. ¿Y la afición? Pues una gran mayoría, exceptuando a los socios de puro y gin-tonic y a los defensores a ultranza de Casillas, es fiel al técnico porque saben (modales aparte) que hoy por hoy es el mejor entrenador que puede tener el equipo de Chamartín.

¿Se va o se queda? Esa es la pregunta que se hacen todos los aficionados del Real Madrid y que sólo Mourinho podría responder.

A día de hoy, no se sabe absolutamente nada porque el entrenador de Setúbal es un experto a la hora de jugar al despiste.

Y es que, hace unos días, el portugués dio una conferencia a los técnicos del CD Canillas, club madrileño en el que juega su hijo, en la que dijo, tras acabar la misma, que iba a estar complicado estar el siguiente año impartiendo otra charla porque se iba a ir del Real Madrid. Al parecer, y según informó el programa Punto Pelota, Mourinho inclusa bromeó con alguno de los jóvenes técnicos enseñándoles una foto del autocar del Chelsea: “El año que viene estaré ahí”, les afirmó sonriendo, no se sabe si en serio o en broma.

El caso es que según este espacio deportivo, Mourinho ya se habría reunido con su representante, Jorge Mendes, y con el propietario del club inglés, Roman Abramovich, con el que el técnico no acabó especialmente bien, para volver al club de sus amores  y a su campeonato preferido, aunque para él no deja de ser un inconveniente (en el caso de que se vaya) que el Chelsea (ahora tercero en la Premier) acabe fuera de los puestos de Liga de Campeones.

Así, el club merengue sigue la planificación deportiva prevista y prepara ya la siguiente temporada, con Mourinho y sin Mourinho, interesándose en aquellos jugadores como Gareth Bale que le gustaría tener a cualquiera en su plantilla. Y como sustituto para el banquillo hay un único candidato: Carlo Ancelotti.

Y luego está el caso de Casillas, primero defenestrado por Mourinho por “motivos deportivos” y por enfrentarse a él (por creer también que el capitán filtró conversaciones privadas y del vestuario a la prensa) y ahora condenado al banquillo en buena parte por las grandes actuaciones que Diego López está haciendo desde que volvió al Real Madrid. Con esto último, al menos de momento, la afición está conforme como el luso, al que la lesión del madrileño le ha venido como agua de mayo porque ha frenado en parte el incómodo debate.

El que no está de acuerdo con su suplencia, o al menos es lo que se desprende de sus palabras, es el seleccionador nacional, Vicente del Bosque, que elevó este miércoles a Iker a la altura de “mito”, y los amigos del portero madrileño, que miran con resignación como un ‘grande’ del club tiene que chupar banquillo.

Y es que, el hecho de que no sea titular en el equipo blanco incomoda al seleccionador, a pesar de que ha dicho que convocará a Casillas para la Copa Confederaciones, con el ‘papelón’ que supone y lo raro que se haría ver a Casillas de titular por delante de Valdés, más si sigue siendo suplente en su club, y a Florentino Pérez, que desea que acabe la temporada y pueda convencer a los dos implicados para que se queden y remen en la misma dirección.

Porque, ¿qué pasaría si como parece Diego López acaba jugando todos los partidos hasta final de temporada? ¿Pensaría Mourinho en seguir con él como titular para la siguiente temporada o confiaría de nuevo en Casillas? Pues dependería, suponemos, de la pretemporada de cada uno, pero no sabemos si el ‘número uno’ estaría dispuesto a una lucha encarnizada por el puesto de guardameta.

La información que maneja ABC es que Mourinho, en el caso de quedarse, daría la libertad a Casillas de decidir si se quiere ir o no, consciente que el de Móstoles tendría como destino la Premier, competición que siempre ha admitido que en el caso de no estar en el Real Madrid le gustaría mucho jugar.

El portero se quiere quedar en la capital y así lo quiere también la directiva y los aficionados, que ahora no ven con malos ojos su suplencia, pero el asunto es incómodo, puesto que aunque actualmente no hay quien saque a Diego López de la titularidad, Iker no deja de ser (como en su día sucedió con Raúl) uno de los pesos pesados del club.