La policía registra la vivienda de Christine Lagarde, directora del FMI, en París

lagarde5003.jpg

Las autoridades francesas están registrando el apartamento en París de la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde,  en el marco de la investigación por la multimillonaria indemnización que recibió el empresario Bernard Tapie, según ha informado el abogado de la también exministra de Economía francesa. Si Lagarde es hallada culpable de abuso de poder y malversación de fondos públicos podría ser condenada a 10 años de prisión. Su abogado, Yves Repiquet, confirmó a los medios franceses la información, pero destacó que va a servir para “esclarecer la verdad” y contribuir a “exonerar de toda responsabilidad penal” a su clienta, que de momento no ha sido interrogada ni imputada.

Lagarde es investigada desde 2007, cuando ocupaba la cartera de finanzas, por la multimillonaria indemnización que recibió Tapie por parte del banco Crédit Lyonnais, entonces público. La demanda de un grupo de diputados socialistas sugería la posibilidad de que se hubiera producido un caso de abuso de poder, malversación de fondos públicos y falsificación.

Tapie, amigo de Nicolas Sarkozy, acusó al Crédit Lyonnais de haberle engañado en la venta de la firma de ropa deportiva Adidas a Robert Louis-Dreyfus, en la que el banco medió. El litigio duró dos décadas, hasta que, en 2005, el Tribunal de Apelación de París condenó al banco a indemnizar al empresario con 135 millones de euros.

La sentencia fue revocada un año después por el Tribunal Supremo, lo que llevó a las dos partes a acudir a un tribunal de arbitraje, que incrementó la compensación hasta los 285 millones. Ante la negativa de la autoridad fiscal a pagar, el conflicto se alargó dos años más y la cantidad aumentó a 400 millones a causa de los intereses.

La aprobación de una indemnización tan elevada por parte de una entidad en serios problemas y el supuesto conocimiento de que existían vínculos entre un miembro del tribunal de arbitraje y el abogado de Tapie situaron a Lagarde en el disparadero, aunque tanto Sarkozy como el FMI, con su nombramiento, la respaldaron en todo momento.