Chipre amplía el ‘corralito’ hasta el martes ante el miedo a una fuga masiva de capitales

chipre-iglesia-500.jpg

El miedo a una salida masiva de capitales ha prorrogado el ‘corralito’ chipriota hasta el martes de la próxima semana. El contundente rechazo del Parlamento al rescate en los términos impuestos por el Eurogrupo -con una penalización de los depósitos hasta reunir 5.800 millones para reducir la factura de los 10.000 de la ayuda- y la ausencia por ahora de una alternativa son un acicate para que los depositantes se lleven su dinero a otra parte en cuanto vuelvan a abrir las sucursales. El comercio y las empresas de la isla se tientan la ropa ya que sin acceso a sus cuentas no pueden operar con normalidad. Y los dos mayores del país, el Laiki Bank -intervenido por el Estado- y el Bank of Cyprus, necesitan ser recapitalizados con urgencia, para lo que necesitan de una inyección de fondos externos. La amenaza de quiebra sigue latente después de que el martes el BCE sugiriera, en un ambiguo comunicado, que financiará a las entidades “según las normas actuales”. De este modo, habría tiempo para poder modificar los términos del rescate. El Gobierno y los partidos políticos buscan desesperadamente un ‘plan B’ que, según la cadena de televisión pública RIK, podría consistir en reducir o incluso eliminar la tasa a los depósitos y, a cambio, recurrir a fuentes alternativas como los fondos de la Iglesia o de la Seguridad Social para reunir los 5.800 millones que exige el Eurogrupo. Un reto mayúsculo si tenemos en cuenta que esa cantidad equivale a toda la recaudación de impuestos en un año.

En estas reuniones participan los dirigentes de todos los partidos representados en el Parlamento: el conservador DISY, el comunista AKEL, el centrista DIKO, el socialdemócrata EDEK, el centroderechista EVROKO y el partido ecologista.

El primer ministro Nikos Anastasiadis se ha reunido también a primera hora de este miércoles con el arzobispo de Chipre, Chrisóstomos II, quien, al término de la reunión, ha señalado que la propiedad de la iglesia de Chipre está a disposición del Estado. “Podemos hipotecar toda esta propiedad y del dinero que saquemos comprar bonos del Estado para salvar el sistema bancario del país”, ha dicho y a la pregunta de si la Iglesia tiene un techo de contribución ha contestado: “Como todos saben la propiedad de la Iglesia es inmensa”. La Iglesia ortodoxa tiene un fuerte vínculo con Rusia, con quien Chipre renegocia el crédito de 2.500 millones que le concedió en 2011, y es uno de los principales accionistas del tercer banco del país, Hellenic Bank.

E ministro de Finanzas de Chipre, Mijalis Sarris, ha decidido no moverse de Moscú hasta que obtenga resultados de las negociaciones que lleva a cabo con su homólogo ruso sobre el crédito de 2.500 millones. Según la prensa de ambos países, Sarris ha pedido a Moscú una prórroga de cinco años en el plazo de devolución y una rebaja de los intereses sobre el crédito de 2.500 millones de euros que Rusia concedió a la isla en 2011. Según  el periódico estadounidense “The Wall Street Journal”, Chipre busca además un nuevo crédito multimillonario de Rusia a cambio de una cuota rusa en bancos y empresas energéticas de la isla.

Con este panorama, la Comisión Europea se desplazará este jueves a Moscú para dos días de reuniones con el Gobierno ruso en los que la crisis en Chipre amenaza con acaparar una agenda centrada a priori en la renovación de las relaciones entre las dos partes, la energía y el proceso de eliminación de visados. El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, ha marcado el territorio recordando a la Unión Europea que otras partes también pueden participar en las negociaciones sobre la ayuda financiera a Chipre. Y lo ha hecho después de asegurar que “las acciones de la UE y la Comisión Europea junto al Gobierno de Chipre sobre el arreglo del problema de deuda lamentablemente me recuerdan a un elefante en una cacharrería”. Medvédev cree que “sin duda, esta situación preocupa a toda la UE porque puede ser el pistoletazo de salida de una nueva serie de crisis financieras locales”.

Mientras, la canciller alemana, Angela Merkel, ha advertido por teléfono al presidente de Chipre, Nikos Anastasiadis, que debe negociar las condiciones del rescate para Chipre sólo con la troika formada por la UE, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

En una nota difundida el martes, el Banco Central Europeo (BCE) aseguró que “reafirma su compromiso de proporcionar la liquidez necesaria dentro de las leyes existentes”, aunque el representante alemán en esta institución, Jörg Asmussen, dijo al semanario ‘Die Zeit’ que no se puede financiar a los bancos chipriotas hasta que no se lleve a cabo la recapitalización. “Podemos inyectar liquidez de emergencia sólo a bancos solventes y la solvencia de los bancos chipriotas no puede darse por hecho tiempo, sino no se acuerda pronto un programa de ayuda, que permita una rápida recapitalización del sector bancario”, afirmó Asmussen.

La banca chipriota tiene activos por valor de unos 145.000 millones de euros y depósitos por valor de unos 70.000 millones. El 14,5 % de estos depósitos se hallan en el Laiki Bank, que está controlado al 84 % por el Estado desde que el Gobierno hubo de intervenirlo el pasado verano para evitar su quiebra. De ahí que, en caso de bancarrota, el Estado chipriota sería incapaz de garantizar los depósitos de los mayores bancos por lo que está negociando a varias bandas una solución para esta entidad, que podría ser comprada por alguna empresa extranjera.

Otra opción, de acuerdo a fuentes oficiales citadas por la cadena pública RIK, que se baraja es introducir un proyecto de ley para la creación de un nuevo banco al que se desviarían los depósitos menores de 100.000 euros que se encuentran en Bank of Cyprus y Laiki Bank.