La recesión en la zona euro se agrava: se contrajo un 0,6 % en el cuarto trimestre de 2012

merkel-hollande-5002.jpg

La economía de la zona del euro se contrajo un 0,6 % en el cuarto trimestre de 2012 y el de la UE un 0,5 %, según el cálculo avanzado hoy por la oficina comunitaria de estadística, Eurostat. Comparado con el mismo periodo de 2011, el Producto Interior Bruto (PIB) de la eurozona cayó un 0,9 % y un 0,6 % en el conjunto de la Unión Europea (UE). La economía española profundizó su retroceso con una caída del 0,7 % durante el cuarto trimestre, un descenso que se eleva al 1,8 % si se contrasta la evolución del PIB con los mismos tres meses del año anterior. Además, la dos mayores economías de Europa, Alemania y Francia, sufrieron caídas del PIB en el último trimestre del año, lo que supone un riesgo para la esperada recuperación en los primeros tres meses de 2013.

A lo largo de 2012, el PIB de los Diecisiete países que comparten la moneda única cayó en un 0,5 %, mientras que el de los Veintisiete descendió un 0,3 %.

Con un retroceso en un 0,2 % del PIB, Holanda encadena dos trimestres de contracción y se une a los siete países que se mantienen en recesión -España, República Checa, Italia, Chipre, Hungría, Portugal, Finlandia-, a los que también se podría sumar Luxemburgo, país del que por el momento no hay datos.  Queda también por confirmar si Eslovenia continúa en recesión económica o sale de ella, también por falta de cifras.Las dos economías más poderosas de la Unión Europea, Alemania y Francia, registraron una contracción de su PIB en el cuarto trimestre del año con sendas caídas de un 0,6 % y un 0,3 %, respectivamente.

El Reino Unido, que entre julio y septiembre se recuperó de la recesión en la que había entrado en la primera mitad del año con un crecimiento del 0,9 %, volvió a registrar un descenso de su PIB de un 0,3 % en la recta final de 2012. Bélgica, que eludió entrar en recesión en el tercer trimestre -con un estancamiento de su economía tras el retroceso del 0,5 % que registró en el segundo trimestre- sufrió una ligera recaída en los tres últimos meses de 2012 de un 0,1 %. Rumanía recuperó el crecimiento económico en el cuarto trimestre de 2012 con un aumento del 0,2 %.

Cinco países mantuvieron la tendencia al alza de su economía en este periodo: Eslovaquia (0,2 %), Letonia (1,3 %), Lituania (1 %), Estonia (0,9 %) y Bulgaria (0,1 %).Por contra, no se tiene datos de otros siete Estados miembros: Polonia, Dinamarca, Irlanda, Luxemburgo, Grecia, Eslovenia y Suecia.

Alemania y Francia retroceden

La dos mayores economías de Europa, Alemania y Francia, sufrieron caídas del PIB en el último trimestre del año, lo que supone un riesgo para la esperada recuperación en los primeros tres meses de 2013. El Gobierno francés, incluso, ha tenido que reconocer por primera vez que no cumplirá el objetivo de déficit que se había marcado para este año, ya que la estimación inicial se realizó teniendo en cuenta unos datos de crecimiento demasiado optimistas. La economía alemana se contrajo en el último trimestre de 2012 un 0,6% en comparación con el trimestre anterior, según la información de la Oficina federal de Estadística (Destatis). La economía francesa cayó un 0,3 % en el cuarto trimestre de 2012, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INSEE), que ha informado también de un crecimiento nulo para todo el año.

Las causas del retroceso de la locomotora alemana hay que buscarlas en la crisis de la zona del euro y la debilidad de la coyuntura mundial, pero sobre todo en el mal comportamiento de las exportaciones. “En el último trimestre de 2012, la exportación de bienes ha retrocedido significativamente más que la importación”, ha explicado Destatis, que subraya que el crecimiento medio del 0,7 % del PIB alemán el pasado año tuvo como motor precisamente las exportaciones, que aumentaron especialmente a países fuera de la Unión Europea y sobre todo a los emergentes, así como al consumo interno.

Pese a todo, la economía alemana creció en 2012 un 0,7 %, un 0,1% en comparación con el último trimestre de 2011. El PIB alemán inició el año 2012 con un crecimiento del 0,5 % en el primer trimestre, que se fue ralentizando en el segundo hasta un 0,3 % y en el tercero hasta un 0,2 %, para contraerse finalmente en el cuarto un 0,6 %.

Pese al retroceso del cuarto trimestre, los técnicos de Wiesbaden se muestran optimistas y subrayan que el bache ya ha sido prácticamente superado. “Las perspectivas se aclaran. Los indicadores tempranos apuntan a un pronto final de la actual fase de debilidad”, subraya en su último informe coyuntural el ministerio federal de Economía. Las previsiones del Gobierno federal de crecimiento económico para Alemania en 2013 fueron recortadas del 1,0 % pronosticado inicialmente a un 0,4 %, que podría elevarse a un 1,5 % en 2014.

La economía francesa, mientras tanto, cayó un 0,3 % en el cuarto trimestre de 2012, mientras que el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) francés en 2011 fue del 1,7 %. En el tercer trimestre de 2012, el incremento del PIB francés fue del 0,1 %, el único que acabó en positivo de todo el año.

En el último trimestre de 2012 se produjo una bajada del 1 % de la inversión, tanto la privada (1,2 %) como pública (0,9 %), resultado de las políticas de ajuste del Ejecutivo, y de los particulares (0,8 %). También bajaron las exportaciones (un 0,6 %), una tendencia negativa que no fue compensada por el incremento del 0,2 % del consumo interno.

Además, el ministro de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, ha dicho este miércoles que Francia probablemente incumplirá su meta de déficit público para este año. Francia está luchando por mantener su credibilidad entre sus socios de la Unión Europea, agencias de calificación y mercados financieros por el recelo generado sobre sus planes de reformar una economía estancada y recortar su brecha fiscal al límite del 3 por ciento del PIB impuesto por la UE. Consultado sobre si el órgano auditor estatal tuvo razón el martes al sugerir que Francia incumpliría el objetivo, Fabius ha respondido: “Creo que es probable, y eso significa que debemos evitar aplastar lo que queda de crecimiento al tiempo que somos responsables y nos aseguramos de que la palabra ‘ahorro’ forma parte de nuestro vocabulario”.

El ministro de Finanzas, Pierre Moscovici, entrevistado poco después por la emisora Francia Info, ha asegurado que no hay cambios en el objetivo del Gobierno de un crecimiento económico de 0,8 por ciento y de un déficit nominal de 3 por ciento del Producto Interior Bruto en 2013. Sin embargo, ha admitido que la meta de crecimiento será “difícil” de alcanzar y que el Gobierno socialista determinará si es necesario replantear los objetivos a finales de marzo, después de la publicación del nuevo panorama económico de la Comisión Europea. “Nuestra meta de crecimiento para 2013 es de un 0,8 por ciento. Déjenme reconocer que va a ser difícil”, ha dicho. “Quizás estoy en mejor posición para decirlo que cualquier otra persona, y lo mismo ocurre con el déficit”, ha puntualizado y ha añadido: “Luego está nuestro calendario (para una revisión), que no ha cambiado”.

La corte de auditores de Francia dijo el martes que creía que el objetivo de déficit se vería afectado porque la economía se acerca a una recesión, pese a los esfuerzos del Gobierno por realizar un ahorro sin precedentes de 38.000 millones de euros este año. Los auditores pidieron a la UE que aclare cómo evaluará los esfuerzos de sus estados miembros por recortar el déficit, en el llamado más explícito hasta la fecha de una autoridad francesa a Bruselas para que indique cómo responderá si Francia no cumple con sus metas sobre la brecha presupuestaria.