El Tesoro supera su objetivo y coloca 4.600 millones, pero a tipos más altos

dinero-.jpg

El Tesoro Público, ajeno a la inestabilidad política que vive España, ha superado con éxito la subasta de este jueves, en la que ha logrado colocar 4.611 millones de euros en bonos a dos y cinco años y obligaciones a 16, por encima del importe inicialmente previsto, pero ha tenido que subir el interés de las dos primeras en torno a un 10% tras la escalada de los últimos días de la prima de riesgo, que se ha situado por la mañana en los 385 puntos básicos, con una rentabilidad del 5,49%, lo que suponía el nivel de desconfianza más alto respecto a la deuda española desde principios de año.

 

Los escándalos de corrupción que salpican a algunos partidos políticos no han mermado la confianza de los inversores en España, ya que el Tesoro ha recibido una demanda de más de 10.000 millones de euros, lo que supone que en las tres subastas se ha multiplicado por más de dos lo que finalmente se ha adjudicado.

De hecho, antes de la subasta, los analistas recomendaban cautela, ya que se ha celebrado “en un momento especialmente delicado”, según indicaba el departamento de análisis de Bankinter, que destacaba que la emisión debería servir “para conocer si el mercado ha dado la espalda al país o si, por el contrario, no da demasiada importancia a los escándalos políticos que estamos viviendo”.

De los 4.610 millones de euros colocados, 1.947,57 se han adjudicado a dos años con una rentabilidad del 2,889%, por encima del 2,587% de enero, y otros 2.069,78 millones a cinco años con una rentabilidad del 4,169%, tres décimas superior al 3,808% de enero y la más alta desde julio de 2012. Los 593,35 millones adjudicados a 16 años se han colocado al 5,822%, aunque para este plazo no existe una referencia comparable anterior.

La demanda de las entidades ha sido de 10.134 millones de euros, con lo que el ratio de cobertura, o proporción entre la demanda y el importe finalmente adjudicado, ha sido de 2,1 veces.

Tras la subasta, el mercado secundario de deuda acusaba pocos cambios, ya que la prima de riesgo de España permanecía sin apenas cambios y bajaba hasta los 382 puntos básicos, el mismo nivel con que cerró la víspera, pese al repunte en la rentabilidad del bono español a diez años, que a primera hora de la mañana se situaba en el 5,49%, el nivel más alto del año, y a mediodía estaba en torno al 5,44%, ya que el bono germano también se encarecía, hasta el 1,646%.

La renta variable, por su parte, ampliaba las ganancias de la apertura y el Ibex subía a las 11:10 horas un 1,16 % hasta 8.149 puntos, convirtiéndose en el índice más alcista de Europa.

Sin merca de la credibilidad de España

A pesar de las informaciones publicadas en la prensa, el Gobierno se ha mostrado convencido de que la inestabilidad política de los últimos días no afectaría a la confianza ni a la credibilidad de la economía española si el Ejecutivo sigue comprometido con las reformas estructurales y la reducción del déficit público.

A pesar de todos estos vaivenes, el Tesoro ha conseguido cerrar con éxito todas las subastas que ha celebrado en 2013. Así, en las emisiones de enero, el organismo aprovechó la fuerte demanda para colocar algo más de la cantidad inicialmente prevista, aprovechando la calma de los mercados del pasado mes.

Concretamente, colocó el pasado 22 de enero 7.000 millones de los 22.700 millones demandados en la emisión sindicada de un bono a diez años. Antes de esta subasta, el organismo volvió a superar con éxito una prueba en los mercados el pasado 17 de enero al colocar 4.504,89 millones de euros en bonos y obligaciones, ligeramente por encima de lo previsto y a tipos más bajos que en la anterior ocasión.