Jordi Pujol hijo esconde dinero en Suiza como marmolista

pujol-5005.jpg

Jordi Pujol Ferrusola, el hijo mayor del ex presidente de la Generalitat, esconde dinero en Suiza haciéndose pasar como “gestor de una compañía de mármol radicada en Barcelona”, según consta en un documento que obra en poder de la Policía y que este lunes publica El Mundo. Un banco con sede en Ginebra, del que Jordi Pujol junior es cliente habitual, le pide en este escrito que “actualice sus datos” para poder cumplir su deseo de operar en las Islas del Canal (Guernsey y Jersey, ambas paraísos fiscales). Pujol Ferrusola es, junto a su esposa, Mercè Gironès, el responsable de Iniciatives, Marketing i Inversions, anteriormente denominada Natural Stone Marketing Centre, compañía dedicada a la compraventa internacional de mármoles y granitos, según publica este lunes el diario ‘El Mundo’. Esta sociedad fue precisamente una de las beneficiadas de la adjudicación a dedo de la instalación del mármol del aeropuerto de El Prat.

Esta ficha de cliente a la que han tenido acceso los investigadores data precisamente de 1991, cuando Pujol Ferrusola ostentaba el cargo de vicepresidente de Natural Stone, que suspendió pagos en 1995 y fue rebautizada posteriormente como Iniciatives, Marketing i Inversions. A esta nueva sociedad siguió vinculado Pujol Ferrusola, pero esta vez no como número dos, sino en calidad de apoderado. Su mujer, Mercè Gironès, es la administradora única.

En este momento, según El Mundo, se está trabajando en la identificación de los depósitos bancarios del hijo del histórico líder de CiU a través del referido documento, en el que, según fuentes de la investigación, se le informa al cliente de los pasos a dar para operar en el paraíso fiscal de las Islas del Canal a través de la oficina que la entidad financiera posee en Londres, y se le recuerdan los datos personales que obran en poder del banco por si procede actualizar algún extremo.

Esta nueva línea de investigación ha sido incorporada a los datos reflejados por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) en el borrador revelado por este diario con las novedades en torno a la corrupción del partido nacionalista, en el que se apunta que la familia Pujol tiene 137 millones de euros en Suiza.

Apenas una década después de la instalación del mármol de El Prat, Aena se vio obligada a licitar de nuevo “la reposición del mármol de las terminales”. El motivo: la mala calidad de los materiales empleados.

Según explicaron en su momento fuentes oficiales del aeropuerto, el problema radicaba en que el tipo de mármol colocado en el suelo del aeropuerto era excesivamente poroso y más adecuado para cubrir paredes. Por ello, se rompía con facilidad tras el paso de los carros de equipajes.

Los operarios de El Prat intentaron solucionar el problema aplicando continuos tratamientos de resina sintética para reforzar su textura y evitar así la rotura del mármol. Tras fracasar esta solución, se convocó un nuevo concurso público por valor de 600.000 euros para sustituir las piezas afectadas por otras de mayor calidad.