Cataluña recurrirá la reforma educativa ante el Constitucional y Mas convoca una cumbre ‘en defensa del catalán’

conferencia-educacion-500.jpg

Las novedades introducidas por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, en el borrador de su reforma educativa para garantizar la enseñanza del castellano en las autonomías con lengua cooficial, entre otras cosas, ha provocado el rechazo de esas comunidades y, en general, de todas las que no gobierna el PP. La más crítica ha sido Cataluña, cuya consejera de Educación, Irene Rigau, no descarta recurrir la reforma ante el Tribunal Constitucional. Además, Artur Mas, convocará para el miércoles 12 de diciembre una cumbre para dar respuesta a la “amenaza” en contra del modelo educativo catalán. El acto se hará en el Palau de la Generalitat y según ha adelantado, en la rueda de prensa el portavoz del Govern, Francesc Homs, asistirán Oriol Junqueras (ERC), Pere Navarro (PSC) y Joan Herrera (ICV-EUiA), además de la permanente del Consejo Escolar de Cataluña. Homs ha asegurado que, pese a que el Ejecutivo está en funciones, su propósito es garantizar que en Catalunya se mantenga la inmersión lingüística como hasta ahora, mientras que la reforma de Wert supone cruzar una “línea roja”.

 

 

Antes de que se produjera el anuncio del portavoz del ‘Govern’ y en distintas entrevistas realizadas esta mañana, Irene Rigau ha destacado que el borrador no respeta el artículo 3 de la Constitución en relación a las lenguas oficiales al no dar un “trato adecuado” al catalán, invade competencias y no cumple con el Estatut de Catalunya. También la consejera de Educación de la Junta de Andalucía, Mar Moreno, ha criticado la reforma educativa al considerarla “ultraconservadora” y ha advertido de que se plantea impugnar la Conferencia Sectorial por la forma en la que ha sido convocada, sin debate previo en los órganos correspondientes ni documentación.

Rigau ha considerado “inimaginable” aplicar esta norma en Catalunya, y ha hecho un llamamiento a hacer cumplir la ley de la Generalitat en caso de que prospere la estatal tal como está planteada. Ha añadido que es un anteproyecto que tiene que ir al Consejo de Estado y al Congreso, y ha advertido de que si sale tal cual es inaplicable porque “se lo carga todo” en materia de inmersión lingüística. “Hay que dar tranquilidad a las escuelas para que sigan trabajando con normalidad y al Govern le corresponde parar el golpe y gestionar el conflicto”, ha añadido.

La consejera catalana ha confiado en que el Consejo de Estado y las instituciones harán “modificaciones” en el anteproyecto, pero que si sale igual la Generalitat llevará la ley ante el Tribunal Constitucional (TC). Rigau ha afirmado que en caso de llevarla al Constitucional saben que tienen que aplicar la ley hasta la sentencia, pero que el apoyo de la sociedad al Govern será total para “evitar” esta aplicación. El Govern no la puede aplicar, ha afirmado, ya que sería “dar la espalda” a la sociedad y a la historia pedagógica de Cataluña.

Ha criticado que hasta el pasado viernes se había trabajado con otro texto sin “una línea de lengua”, y que este nuevo borrador lo enviaron el mediodía del lunes, y ha considerado que han esperado a que pasaran las elecciones catalanas. Rigau, que asistirá este martes en Madrid a la Conferencia de Educación, ha criticado esta “ofensiva” contra el catalán por parte del Ministerio, y ha sostenido que parece destinada a “agradar” a Ciutadans.

También el PSC ha reaccionado con dureza frente a la reforma. Su primer secretario, Pere Navarro, ha propuesto un frente común catalán con otros partidos y agentes sociales en contra de la reforma educativa. Navarro se ha mostrado partidario de presentar un recurso de inconstitucionalidad contra este proyecto, que ha enmarcado dentro de los planteamientos del ministro de “españolizar” a los niños catalanes.

Por su parte, la consejera andaluza, Mar Moreno, ha señalado a la Cadena Ser que la reforma lleva a que la educación se convierta en una “autopista de peaje”, al tiempo que obligará a los alumnos con más dificultades a transitar por “carreteras secundarias”. Por ello, Moreno ha adelantado que hará “una queja muy formal” a esa Conferencia. Así, ha advertido de que la propuesta de Andalucía puede llegar a la impugnación de la reunión por “las formas en las que se ha convocado, por los plazos, por la falta de documentación, por haber cambiado el anteproyecto sin contar ni debatir en los órganos previos”.

Al margen de esa queja formal, la responsable andaluza ha dicho que la propuesta de Wert responde a “un pacto educativo de ala dura del PP con el ala más dura del PP” y producirá un “daño muy profundo a generaciones venideras”. Por último, ha mostrado la “tristeza” de “todos los que amamos la escuela pública” y ha recalcado que la reforma permite “más (educación) privada y menos publica, más élites y menos igualdad, más religión y menos Constitución, menos calidad y menos equidad”.

También la portavoz en funciones del Gobierno vasco, Idoia Mendia, afirma que la nueva propuesta de reforma educativa del Gobierno central es “inadecuada e inasumible”, tras lo que ha denunciado que el Ministerio de Educación no haya hecho un mayor esfuerzo para buscar el “consenso”. Mendia, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno semanal, ha criticado el borrador de reforma educativa por la “deriva inasumible” del ministro al proponer un borrador con una fuerte carga “ideológica”, no sólo en materia lingüística, sino también en lo que se refiere a la nueva asignatura propuesta como alternativa a la religión, que sustituye a Educación para la Ciudadanía.

La portavoz ha lamentado las continuas “reformas” en un asunto tan relevante como la educación, que, a su juicio, debería ser analizado desde una perspectiva “más reposada y consensuada”.