Rajoy cumple un año de su triunfo electoral sin celebraciones y el PSOE le reprocha un ‘deterioro vertiginoso’

rajoy-camacho-5002.jpg

El primer aniversario de las elecciones generales del 20 de noviembre se cumple hoy sin que Gobierno ni partidos tengan previsto acto conmemorativo alguno y pendientes de los últimos días de la campaña electoral en Cataluña. El único acto que tiene previsto hoy el vencedor de aquellos comicios y presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, es un mitin en Barcelona en apoyo de la candidata del Partido Popular a la presidencia de la Generalitat, Alicia Sánchez Camacho. El motivo que alegan tanto desde Génova como desde Moncloa para la ausencia de celebraciones es, precisamente, que ‘no estamos para fiestas’ debido a la difícil situación por la que atraviesa el país. Y es que, un año después, todos los indicadores económicos siguen siendo malo e incluso peores que cuando el PP llegó al poder. Los casi seis millones de parados lo atestiguan.

Además de la economía y las dificultades de financiación de España, cuya prima de riesgo se mueve hoy en el entorno de los 460 puntos básicos, las elecciones catalanas y el órdago independentista de Artur Mas son el principal reto que tiene por delante el Gobierno del PP. Habida cuenta de que se da por descontada la victoria de CiU el próximo 25-N, la gran pregunta es qué ocurrirá el día 26. Mas ha dicho que piensa seguir adelante con su intención de convocar un referéndum para que ‘los catalanes decidan’ su futuro encaje en el Estado español o su separación, alternativa esta última que choca con la incertidumbre sobre si Cataluña podría seguir perteneciendo o no a la UE. De momento, el Gobierno aguanta la respiración esperando que la aguas se remansen.

Y lo mismo hace con la economía. La sombra del rescate sigue planeando sobre el país pero el Ejecutivo no se decide a dar el paso de solicitarlo pese a que la prima de riesgo continúa en niveles inaguantables. Rajoy ya dijo que lo pediría si tuviera la plena seguridad de que esa decisión serviría para bajarla a los 200 puntos.

A modo de balance, el presidente se refirió este lunes al primer aniversario de las elecciones en la rueda de prensa que ofreció en el Palacio de la Moncloa junto a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. Y lo hizo para defender las medidas económicas que ha impulsado desde el inicio de su mandato porque, aunque reconoció que han podido hacer “daño” a muchos ciudadanos, las calificó de “imprescindibles” para lograr la recuperación económica y la creación de empleo. Aunque dijo que aún quedan momentos “muy difíciles” para la economía, consideró que se van conociendo datos positivos y que “lo peor ha pasado” en problemas como la financiación de la deuda.

Este martes, la secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, ha sido la encargada de salir en defensa de la labor del Ejecutivo asegurando que ha gobernado con un “impulso reformista, tomando medidas necesarias, aunque a veces difíciles y controvertidas”.

La oposición no piensa lo mismo. La vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, ha afirmado que “el deterioro del PP” durante su primer año de gobierno es “vertiginoso” y ha pronosticado que el Partido Socialista recuperará la confianza de los ciudadanos “antes de lo normal”. En declaraciones a Punto Radio, Valenciano ha dicho que hace un “balance malo” de este último año porque desde que Mariano Rajoy es presidente se han “agravado prácticamente todos los problemas” que tenía España y además parece que “el sacrificio no está sirviendo para nada”.

Según la dirigente socialista, Rajoy ha tomado “medidas ineficaces e injustas” que han estado envueltas en “un enorme engaño” porque durante la campaña electoral “no dijo que haría lo que está haciendo”. Ha acusado al presidente del Gobierno de haber “asumido en Bruselas lo que le decían sin haber levantado la voz” y ha afirmado que, pese a las presiones de Bruselas, las decisiones que ha tomado en España “son sus decisiones”. En cuanto a la situación de su partido, Valenciano ha asegurado que no hay “tensiones internas relevantes” aunque “se resiente” de la pérdida de apoyo entre el electorado.

También se ha referido al anuncio que hizo este lunes el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, quien dijo que el Gobierno concederá permiso de residencia en España a extranjeros que adquieran una vivienda cuyo precio sea superior a 160.000 euros.  La vicesecretaria general del PSOE ha calificado de “inverosímil” y “muy poco seria” la propuesta y ha destacado que le pareció que “algunos dirigentes del PP retrocedían un poco”. “Es una ocurrencia que no han concretado y que veo difícil que puedan concretar”, ha añadido.

Por lo que se refiere al líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, habrá que esperar a que hable, si es que decide hacerlo, en Estrasburgo, a donde viaja para entrevistarse con el comisario europeo de Empleo, László Andor. También se verá con la presidenta de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales, Pervenche Berès, intervendrá ante el grupo de socialistas y demócratas en el Parlamento Europeo, y cerrará la jornada con un encuentro con los eurodiputados socialistas españoles. Sí es previsible que hagan balance de este año los portavoces de los grupos parlamentarios del Congreso en las ruedas de prensa previstas tras la reunión de la Junta de Portavoces de la Cámara Baja.