Nº 1656 -  25 / X / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

Retablos financieros

El tiempo de espera cuesta dinero

Primo González
 

La inseguridad que está transmitiendo España hacia el exterior parece haber tomado el relevo como principal motor de la prima de riesgo, que ha comenzado la semana de nuevo al alza. Ya desde mediados de la semana pasada había una sensación de incredulidad sobre lo que estaba planeando el Gobierno de Rajoy. En el Gobierno hay posturas divididas aunque la decisiva, la de Rajoy, apuesta por esperar a que la situación se vaya resolviendo por sí sola, ilusión desmedida porque tanta espera sin justificación clara sólo puede agravar los problemas, como nos están recordando casi a diario importantes dirigentes europeos. Esta sensación de incertidumbre ha ido en aumento y no es una buena posición para afrontar, entre otras cosas, la emisión de Deuda Pública que se avecina esta semana, con dos importantes citas, el martes y el jueves.

En estas dos subastas, el Tesoro debería recaudar unos 9.000 millones de euros en conjunto, objetivo algo ambicioso que se ha fijado para esta ocasión, en vísperas del importante volumen de deuda que habrá de amortizar durante el mes de octubre, unos 30.000 millones de euros. La necesidad de financiación del Tesoro hasta final de año ronda los 80.000 millones de euros, aunque han aparecido algunas cantidades adicionales difíciles de precisar debido a la puesta en marcha del FLA (el fondo de Liquidez Autonómica) y las exigencias del FROB, el fondo de reordenación bancaria, cuya situación financiera está causando problemas debido al retraso que lleva la puesta en marcha del rescate financiero. Los 100.000 millones de euros para sanear el sector financiero español no acaban de llegar y el tiempo pasa sin que las entidades financieras rescatadas puedan hacer frente a sus necesidades de financiación.

La doble subasta de deuda de esta semana se iba a beneficiar en principio de tipos de interés más asequibles que los del pasado 6 de septiembre, pero en la práctica, el tiempo muerto que los mercados habían dispensado a España se ha terminado. La tregua tenía como eje principal de justificación la seguridad casi plena de que la petición de rescate por parte de España a la UE era cosa de días, inminente. Pero el Gobierno ha hecho una lectura de lo sucedido con la prima de emisión a lo largo de esta tregua posiblemente equivocada, dando por supuesto que los mercados estaban premiando la gestión de la crisis y las promesas de reformas, además del control del déficit Autonómico, una buena noticia que hizo su aparición a mediados de la semana pasada y que impulsó al alza las expectativas, rebajando los costes de la deuda.

No ha sido así. De hecho, este lunes, la rentabilidad de los bonos a 10 años se ha vuelto a situar por encima del 6%, lo que no sucedía desde hacía más de una semana, desde el pasado 6 de septiembre, cuando el tipo de por excelencia de los bonos a largo plazo había logrado cruzar el Rubicón, camino de mejores niveles de coste para la financiación española, tanto pública como privada. Lo que se ha producido en estos días ha sido una vuelta atrás. Los mercados ya no actúan en la dirección positiva movidos por la inminencia de la petición de rescate y la consiguiente puesta en marcha de las medidas anunciadas por el BCE, la compra masiva de deuda que nos debería conducir a unos tipos más acordes con lo deseable.

Ahora están preocupados con un escenario más negro, el de un país que tiene dificultades insalvables para financiarse por sus propios medios y que tendrá dificultades en obtener un rescate de sus socios porque posiblemente las cifras del déficit aparecen cada día como más difíciles de alcanzar. Y si España no logra cumplir con el objetivo de déficit establecido, el horizonte inmediato puede llegar a complicarse en exceso. Lo que suceda esta semana con la colocación de deuda a corto, a medio y a largo plazo, será un buen test.

Traducir artículo
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com