El ‘banco malo’ tendrá hasta 15 años para liquidar los activos tóxicos

guindos50011.jpg

El Consejo de Ministros aprobó este viernes la tercera reforma financiera del año, que sirve para contentar a Bruselas y prevenir futuras “crisis bancarias”. El Real Decreto Ley que eleva los requisitos de solvencia y contempla segregar los activos tóxicos de las entidades en un ‘banco malo’ para después liquidarlos en entre 10 y 15 años, abre por primera vez la puerta a acabar con aquellos bancos que sean inviables. Además, la nueva norma da amplios poderes al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que podrá endeudarse hasta por 120.000 millones de euros este año y pasará a estar controlado por el Gobierno, pudiendo actuar tanto en las entidades que sólo necesiten una pequeña ayuda como en las que requieran una profunda reestructuración o una verdadera liquidación. La vicepresidenta y portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha recalcado que la reforma se hace con un objetivo “básico y fundamental: que no cueste ni un euro al contribuyente”.

Sáenz de Santamaría ha sostenido que la reforma, que cumple los “compromisos” acordados con Bruselas para conceder la ayuda de hasta 100.000 millones de euros al sector financiero, culmina el saneamiento del sector financiero.

“Que sea una reforma que, aprovechando la ayuda de la UE, pueda solventarse sin coste”, señaló la dirigente popular en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, donde recordó que se trata de una norma de “gran importancia” para reactivar la economía e impulsar la creación de empleo.

Según la portavoz, es una regulación muy “completa” que diseña los mecanismos necesarios para la resolución de crisis bancarias, que incluye medidas “de calado” para la protección de los inversores,  que resulta “imprescindible” para reactivar el crédito y que pretende dinamizar el mercado inmobiliario con la creación de la Sociedad de Gestión de Activos. “Hoy se culmina una reforma de primer orden, que en estos momentos también es de necesidad nacional”, dijo.

Un ‘banco malo’ rentable

Respecto a las novedades de la reforma, el ministro de Economía, Luis de Guindos, destacó la creación de un “mal llamado banco malo”, que adquirirá activos “no tan malos” de las entidades financieras y advirtió que tiene que ser una sociedad de gestión de activos inmobiliarios “rentable” que se desprenda de éstos en un plazo de entre diez y quince años.

Está previsto que este instrumento al que las entidades nacionalizadas transferirán sus activos inmobiliarios dañados esté definido a finales de noviembre o principios de diciembre.

Guindos recordó que la creación del ‘banco malo’ estaba recogida en el memorando de entendimiento firmado con Bruselas para recibir la ayuda financiera de 100.000 millones de euros para sanear la banca. El Gobierno sostiene que cuenta con el acuerdo del Banco Central Europeo, de la Comisión Europea y del Fondo Monetario Internacional para el funcionamiento y los detalles del ‘banco malo’.

Su creación permitirá al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) su función original y sólo se dedicará a garantizar los ahorros de los españoles. “El FGD se va a centrar en la garantía y en el aval de los depósitos de los ahorradores”, dijo el ministro, quien subrayó que ésta será “su única misión”, a diferencia de las competencias que había asumido hasta ahora en la recapitalización de entidades. Asimismo, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) podrá financiar al FGD. “El FROB podrá ayudar al FGD”, enfatizó.

Preferentes

También se aumentará la protección de los inversores minoristas para evitar que se vuelva a producir la comercialización inadecuada de determinados productos, como las participaciones preferentes.

Asimismo, pone coto a las remuneraciones de los responsables de las entidades financieras que necesiten ayuda pública y eleva los requisitos de capital de las entidades.

La nueva norma da amplios poderes al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que pasará a estar controlado por el Gobierno y que podrá actuar tanto en las entidades que sólo necesiten una pequeña ayuda como en las que requieran una profunda reestructuración o una verdadera liquidación.

El FROB tendrá una dotación de los Presupuestos del Estado y podrá financiarse con cargo a terceros con un límite que para 2012 se fija en 120.000 millones de euros, frente a los 99.000 millones establecidos hasta ahora. Tendrá una comisión rectora formada por representantes del Ministerio de Economía y Competitividad, de Hacienda y Administraciones Públicas y del Banco de España y contará con un director general nombrado por Economía, con plenas funciones ejecutivas.

Por otro lado, De Guindos ha descartado “en principio” la liquidación de alguna entidad financiera en los próximos meses, y ha resaltado la necesidad de esperar a conocer las necesidades de capital que fijarán las consultoras independientes dentro de unos quince días.

“En principio no”, ha respondido el ministro en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros al ser preguntado por si espera iniciar una resolución ordenada de alguna entidad con problemas en los próximos meses.

Además, De Guindos ha recordado que aplicar el proceso de resolución ordenada no supone “en absoluto” la liquidación de una entidad, sino que supone separar “la parte buena de la mala” para sacar el máximo posible a la parte de la entidad que tiene valor y generar interés a terceros. “Supone algo parecido a lo que pasó en la CAM”, ha explicado.