S&P prevé que la economía española se contraerá un 1,7% en 2012 y un 0,6% en 2013

sp1.jpg

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor’s (S&P) prevé que la economía española se contraiga un 1,7% este año y un 0,6% el próximo, en comparación con su anterior estimación del 1,5% para 2012 y el 0,5% para 2013, ya que las medidas para reducir el endeudamiento de los sectores público y privado dificultan el regreso al crecimiento. En su informe La maldición de las tres Ds: el triple desapalancamiento arrastra a Europa a una mayor recesión, S&P también señala que en un escenario adverso, al que da una probabilidad del 40%, la economía española se contraería un 2,3% este año y un 1,6% en 2013.

La agencia señala que el desapalancamiento que se está llevando a cabo en casi toda Europa de forma simultánea en la administración pública, los hogares y el sector bancario está limitando el crecimiento económico. Además, añade que la situación es más complicada para aquellos países que tienen un elevado nivel de endeudamiento tanto en el sector público como en el privado.

El economista jefe de S&P para Europa, Oriente Medio y África, Jean-Michel Six, explica que este proceso ha alcanzado diferentes grados según el sector y el país, pero en general espera que lleve varios años completarlo. “Esto incrementa la probabilidad de que 2013 sea otro año muy débil para el crecimiento en el mejor de los casos”, añade.

Respecto a España, la agencia señala que, pese a la fortaleza de las exportaciones, su nivel no es lo suficientemente grande para compensar la caída en el sector de la construcción, lo que a su vez ha elevado el número de desempleados en los últimos años.

S&P tampoco cree que el consumo pueda ayudar a remontar el crecimiento, dado el alto desempleo y el todavía elevado endeudamiento de los hogares, así como por el hecho de que los ajustes están afectando a los ingresos de los españoles. “La reducción conjunta de la deuda en los sectores público y privado en España nos lleva a pensar que un regreso a un crecimiento económico positivo sea algo remoto”, añade.

Según la agencia, los últimos datos económicos sugieren que la mayoría de las economías europeas están volviendo a la recesión y que los principales países de la eurozona se están viendo cada vez más afectados.

En su opinión, parte de esta debilidad puede atribuirse a un entorno de comercio global más suave, ya que la demanda procedente de los mercados emergentes se está recuperando de forma lenta, aunque cree que los principales motivos son “esencialmente internos”.

Esta continuada debilidad de la actividad económica ha llevado a la agencia a revisar a la baja sus previsiones para la eurozona y algunos de sus países miembros, así como para Reino Unido. En el caso de la unión monetaria, prevé que se contraiga seis décimas este año y que crezca cuatro décimas el próximo, frente al estancamiento para 2012 y el incremento del 1% del PIB en 2013 de su anterior estimación.

En el caso de Francia, ha recortado en dos y tres décimas su previsión para 2012 y 2013, respectivamente, hasta un 0,3% este año y un 0,7% el próximo, mientras que Italia prevé ahora que se contraiga un 2,1% este año y cuatro décimas el próximo.

En el caso de Reino Unido, ha recortado su previsión de incremento del PIB en 2012 hasta el 0,3%, pero advierte de la incertidumbre de este dato tras conocerse la contracción de siete décimas en el segundo trimestre, que podría llevar a la economía británica a un estancamiento este año.

Sin embargo, la agencia también avisa de los riegos a la baja, que sitúan en un 40% la probabilidad de una “verdadera doble recesión en 2013″, especialmente si se retrasa la recuperación de la demanda global por la situación de los mercados emergentes, si alguno de los principales países de la eurozona pierde el acceso a los mercados o si la caída de la demanda de los consumidores es más pronunciada de los previsto.

En este escenario adverso, la eurozona se contraería un 1% en 2012 y un 0,8% en 2013, año en el que se produciría un estancamiento de la economía alemana y en el que el PIB de Francia se contraería siete décimas, el de Reino Unido tres décimas y el de Italia un 1,3%.