Merkel y Monti se comprometen a adoptar “todas las medidas necesarias para proteger el euro”

monti-merkel.jpg

El primer ministro italiano, Mario Monti, y la canciller alemana, Angela Merkel, han manifestado que Italia y Alemania “adoptarán todas las medidas necesarias para proteger la zona euro“. Monti y Merkel mantuvieron ayer una conversación telefónica sobre la situación de la zona euro, informó este domingo en Roma el Gobierno italiano. “Ambos coincidieron en que Alemana e Italia adoptarán todas las medidas necesarias para proteger la zona euro y reiteraron la petición común de que sean puestas en marcha la conclusiones del Consejo Europeo del 28 y 29 de junio, sin retraso alguno”, precisó el Ejecutivo. En ese consejo se acordó, entre otras medidas, facilitar el uso de los fondos de rescate europeos para comprar deuda de países bajo presión en los mercados.

Las declaraciones de ambos líderes son prácticamente idénticas a las formuladas el viernes por Merkel y el presidente francés, Francois Hollande, y un día antes por el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi.

Durante un discurso en Londres, Draghi señaló que el banco emisor “hará todo lo necesario para preservar el euro” y subrayó que su intervención “será suficiente” para aplacar las tensiones en los mercados.

La conversación telefónica entre Merkel y Monti se produjo en vísperas de la subasta de bonos del Tesoro prevista para este lunes, que esperan con mucha atención los mercados de la eurozona. El Tesoro italiano sacará a subasta 4.750 millones de euros en bonos a 5 y 10 años.

La canciller Merkel ha invitado a Berlín en la segunda mitad de agosto a Monti, quien aceptó la invitación, agregó este domingo el Gobierno de Roma. De momento se desconoce la fecha exacta de la reunión.

La intensa agenda de Monti

Monti viajará el próximo día 31 a París para reunirse con Hollande, y el 1 de agosto se trasladará a Helsinki, donde se entrevistará con el primer ministro finlandés, Jyrki Katainen, y con el presidente, Sauli Niinisto.

El día siguiente, 2 de agosto, Monti tiene previsto viajar a Madrid para encontrarse con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y será recibido por el rey don Juan Carlos, según la agenda del político italiano.

La situación de la eurozona será el eje central de todas las reuniones, según precisaron fuentes del Gobierno italiano.

El economista Monti ha manifestado en numerosas ocasiones que es necesario aplicar las medidas contra la crisis acordadas por los líderes de la UE en su reunión de finales de junio, a la vez que considera que las instituciones italianas deben estar “en estado de alerta” ante las turbulencias en los mercados.

Monti y Merkel ya se reunieron el pasado 4 de julio en Roma, en una cumbre bilateral en la que renovaron su alianza en pro de reforzar el crecimiento económico en la Unión Europea (UE) y una mayor integración a nivel comunitario.

Esa reunión se produjo tras la celebrada el 22 de junio, también en Roma, por los líderes de las primeras cuatro economías de la zona euro, en la que participaron Hollande, Merkel, Monti y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

Berlín y la deuda española

Por otro lado, el ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, descarta que el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) vaya a comprar deuda española e italiana para aliviar la presión de los mercados. Tacha de “especulaciones” las informaciones que indicaban que el Banco Central Europeo (BCE) está avanzando en esta línea para rebajar los intereses de los bonos de España e Italia.

En una entrevista concedida al diario germano ‘Die Welt am Sonntag’ que se publica este domingo, Schäuble desestima que el BCE intervenga mediante la compra de deuda y rechaza, asimismo, la hipótesis de que el FEEF, el mecanismo de rescate temporal, pueda erigirse como un salvoconducto que evada la negativa de Alemania. “No, estas especulaciones no son verídicas”, replica Schäuble.

“Las necesidades de financiación de España a corto plazo no son tan altas”, alega Schäuble. “Las altas cotas que han alcanzado los interés son dolorosas y crean una enorme incertidumbre, pero no es el fin del mundo pagar un porcentaje mayor en las subastas de deuda”, argumenta el ministro de Finanzas alemán.

No obstante, Schäuble dice ser consciente de la insostenible situación que implican unos altos intereses de la deuda española. Como colchón de seguridad, el titular de Finanzas germano señala a los 30.000 millones de euros adicionales aprobados en el Memorándum de Entendimiento, el documento que certifica la ayuda financiera concedida a España, para “una potencial asistencia financiera de carácter inmediata”.

Mercados y agencias de rating

Por otra parte, que Alemania apenas pague intereses por su deuda solo denota una “profunda inseguridad” en los inversores, a juicio de Schäuble. Aunque alivia la carga deudora, esto es una señal de que “los mercados no están en orden”, remarca.

Sin embargo, no espera que los intereses que los inversores paguen por los bonos alemanes aumenten de la mano de la revisión de la calificación de la deuda germana a “perspectiva negativa” por parte de la agencia de ‘rating’ Moody’s. “No habrá ninguna subida de intereses, así que me iré de vacaciones tranquilo, ya que los mercados no se toman tan en serio a las agencias de calificación”, ensalza Schäuble.

En este sentido, también muestra su escepticismo sobre cómo han recibido los mercados los últimos paquetes de reformas aprobados por el Gobierno de Mariano Rajoy. El Ejecutivo español, aclara Schäuble, “ha tomado todas las decisiones necesarias” y están teniendo “un buen efecto”. “Si los mercados no confían en ellas, ya llegará el momento” en que lo hagan, apostilla el ministro alemán, “España necesita tiempo”.

Desde que el presidente del BCE, Mario Draghi, asegurara el pasado jueves que “hará todo lo necesario para preservar la euro”, las informaciones sobre un viraje en la política del eurobanco no han cesado de aparecer. En un principio, reticente a comprar deuda de países en dificultades, el BCE podría estar valorando esta opción a fin de aplacar los embates de los mercados contra Italia y España. No en vano, el Bundesbank, el banco central de Alemania, se opone a esta medida.

Además, desde las palabras de Draghi, la prima de riesgo española comenzó su descenso desde los 600 puntos básicos hasta los 534 y la Bolsa inició su escalada en positivo, encadenando tres días de ganancias y recuperando los 6.000 puntos.