El incendio de Rasquera arrasa ya 3.000 hectáreas y se acerca a Tivenys

rasquera500.jpg

El incendio que arrasa desde el martes los alrededores de Rasquera (Tarragona) afecta ya a un perímetro de unas 3.000 hectáreas y se aproxima a la localidad de Tivenys. Las condiciones meteorológicas de la noche han frenado la propagación de las llamas, más activas en la zona suroeste, en la Serra del Boix, una zona inaccesible para los medios terrestres de los Bomberos de la Generalitat. Mientras intentan controlar el incendio, se continúa investigando sus causas.

Después de un duro día de trabajo de los Bomberos, durante la madrugada bajó la temperatura, subió la humedad relativa y paró el viento, lo que favoreció que el perímetro no haya prácticamente crecido en la zona de Rasquera, El Perelló y la carretera TV-3022.

Sin embargo, el frente suroeste, en la Serra del Boix, continúa activo en los barrancos de Carlos, Les Calobres y del Boix, una zona inaccesible para los medios terrestres y en la que se trabajará una vez puedan despegar los medios aéreos.

El conseller de Interior, Felip Puig, explicó que ha crecido ligeramente el perímetro del incendio forestal, pero que la acción de los Bomberos ha permitido “contener” el frente sur –hacia Rasquera– y el norte –hacia El Perelló– y frenar su progresión.

En declaraciones a Catalunya Ràdio y TV3 recogidas por Europa Press, Puig aseguró que se muestra más optimista que el miércoles y afirmó que por el momento se desconoce las causas del fuego: “Sabemos dónde comenzó, pero no qué lo originó”.

Hacia Tivenys

“Aunque los frentes norte y sur están contenidos, el derecho es más frágil y avanza hacia Tivenys”, señaló.

El conseller precisó que el fuego ha saltado la montaña, aunque en su descenso “la velocidad es menor”.

Los Bomberos trabajan en un perímetro de 3.000 hectáreas, de las que se mantienen afectadas 2.390,62 de superficie afectada, que pertenecen a los términos municipales de Rasquera (1.095,74 hectáreas), El Perelló (1.059,89), Tivenys (234,89) y Benifallet (0,1) y corresponden a matojos, arbrado y pasturas.

Puig aseguró en declaraciones a Rac1 recogidas por Europa Press que se presenta una campaña de incendios “muy complicada” tras el invierno seco que ha pasado Catalunya; la Generalitat mantiene activada la fase de emergencia del Plan Infocat.

Además del desastre natural, preocupan especialmente las pinturas rupestres de Cabra Feixet, en El Perelló, donde el incendio está “al límite”. ”Se desconoce si han sufrido alguna afectación, y no se descarta que puedan sufrir algún ennegrecimiento”, indicó Puig.