Nº 1632 -  1 / X / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

El Manantial

Rajoy muerde la mano tendida de Rubalcaba

Pablo Sebastián
 

Sabemos que el presidente Rajoy vive en un sinvivir preso de la crisis económica, el déficit, los problemas de la banca, el paro y el último ataque de los mercados a la deuda española, pero mantiene intacta su soberbia y su autismo en la política nacional convencido que en la mayoría absoluta está la única solución y que su inmenso poder en el Gobierno, autonomías y municipios le permiten obviar y despreciar el sentir atemorizado de la Sociedad, las propuestas de la Oposición y las críticas de la opinión pública y publicada, con un desdén y una práctica política de corte autocrático que se volverá contra él y su Gobierno a nada que la situación general española empeore un poco más de lo que está, que ya es bastante, y nos precipite hacia el colapso nacional.

Buena prueba de todo esto fue la dramática petición que Rajoy le hizo ayer desde los pasillos del Congreso a la UE implorando a sus dirigentes que defiendan el euro y la sostenibilidad de la deuda de los países europeos, lo que constituye una petición clara y directa de ayuda a España, para no entrar definitivamente en la zona de rescate de la UE, vistos los altos intereses que ya pagamos por la deuda (del 6,5 %) y el nivel de la prima de riesgo que en la mañana del miércoles alcanzó los 507 puntos básicos.

Rajoy hacía esta petición con su cantinela de siempre y diciendo que España hizo todo lo que tenía que hacer –lo que no es ni mucho menos cierto, visto lo que pasa con bancos y cajas, y hoy veremos lo que ocurre con los Presupuestos de la Comunidades- y que ahora le toca ayudarnos a la UE. Lo que también es otra manera de expresar a los dirigentes y gobernantes europeos que este Gobierno del PP no  puede hacer mucho más, ni sabe que más tendría que hacer para escapar del fantasma de la quiebra y del rescate financiero de la UE.

Pues sí que Rajoy y su Gobierno pueden hacer algo mas. Para empezar lograr un gran pacto político y social nacional, como el que ayer, con tono grave y semblante de preocupación, le ofreció solemnemente a Rajoy el líder de la Oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, ante la gravedad de la situación. Pero Rajoy le mordió la mano tendida a su primer opositor en la sesión de control del Congreso y se adornó haciendo reproches al PSOE, para poco después liarse a palos con la portavoz de UPyD, Rosa Díez, en el que fue su enésimo ataque a los representantes de las minorías del Parlamento español, lo que viene haciendo Rajoy desde el comienzo de la legislatura en detrimento de la vida democrática.

Se equivoca Rajoy con su comportamiento político porque sin la unidad y la cohesión nacional España no saldrá de la crisis. Y no digamos la bronca social que se puede armar en este país si finalmente nos interviene financieramente la UE –que ya está casi encima de España, con el BCE registrando las cuentas de los bancos y cajas, y la Comisión Europea convertida en gendarme de Presupuestos-, por mucha soberbia y mayoría absoluta que tenga el Gobierno.

Rajoy no puede pretender, como lo pretende, que la oposición se calle, que los medios de comunicación lo adoren –ya está a punto de caer RTVE en manos del Gobierno- que los trabajadores o los indignados del 15-M no se manifiesten y salgan a la calle, y que el país -mientras se indulta a banqueros, defraudadores y corruptos, la Justicia no se aplica por igual para todos, y el número de las familias desesperadas aumenta sin cesar- se someta por temor a la soberbia y los errores del Gobierno como si estuviéramos en un “toque de queda” o un “Estado de excepción”. Y todo esto mientras el propio Rajoy no cesa de jalear malas noticias: ayer mismo el presidente declaró que los bancos no pueden pagar sus deudas ni dar créditos (y luego desmienten despavoridos “el corralito”), e insistió en que no habrá mejoras hasta el medio plazo –Montoro lo desmintió asegurando que el final del túnel se verá en 2013-, como cuando desde México declaró al mundo entero que “España no tiene dinero para pagar los servicios públicos”.

La respuesta de Rajoy al líder de la Oposición es lamentable e inaceptable en Democracia, máxime cuando el país está al borde del abismo y sumido en un sin fin de problemas a los que, mucho nos tememos, tendremos que añadir el de Rajoy si el presidente no rectifica sus maneras. Y no estamos diciendo con todo ello que el Gobierno no haya hecho nada bien, porque sí ha tomado medidas útiles, rápidas e importantes para frenar la crisis pero queda mucho por hacer. Y entre otras cosas un pacto global con los primeros partidos de la oposición que nos parece esencial, a partir de ahora mismo y por lo que pueda pasar. Entre otras cosas porque el coste de las famosas líneas rojas que separan al PSOE y al PP es muy limitado si lo comparamos con el coste de los intereses de la deuda nacional. De manera que mucho cuidado con Rajoy y su empeño en presentarse como dueño absoluto de la situación –por ello no quiso nombrar un vicepresidente económico del máximo nivel-, porque si el deterioro sigue por donde va acabará siendo el dueño y señor absoluto del desastre nacional. Y entonces no le valdrán las excusas de Grecia y de Zapatero, y no tendrá mas remedio que asumir en solitario toda la responsabilidad.

www.pablosebastian.com

Traducir artículo
LunMarMieJueVieSabDom
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com