Nº 1655 -  24 / X / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

OPINIÓN

Pakistán aliado peliagudo

Inocencio Arias
 

Estados Unidos y sus aliados de la ORAN van a comenzar su retirada de Afganistán. La inversión en ese país, sobre todo de Estados Unidos, ha sido cuantiosa. El resultado es incierto, los talibanes no han desaparecido, el gobierno de Kabul es corrupto y en la nación americana, en donde me encuentro, hay preguntas recurrentes sobre si el esfuerzo, y el sacrifico de vidas humanas, ha merecido la pena.

Pakistán es parte del problema y de la solución del avispero de Afganistán. Alguien cercano a Obama comentó hace más de un año que el presidente consideraba que Pakistán era un cáncer. Razones tenía. Ese país fundamentalmente islámico ha cerrado los ojos, con frecuencia, cuando los talibanes cruzaban la frontera afgana y se ocultaban en Pakistán, los servicios de inteligencia de ese país han tenido a menudo una actitud ambigua con las peticiones de Estados Unidos. La desconfianza mutua ha hecho que Washington no comunicara a Islamabad que iba a entrar a su territorio para capturar a Bin Laden, simplemente temían que le dieran el soplo al terrorista a cuya cabeza se había puesto un jugoso precio que aún no se sabe quien ha cobrado, y los aviones sin piloto yanquis han continuado golpeando a edificaciones o vehículos transportando talibanes en carreteras pakistaníes sin pedir autorización

Uno de esos ataques produjo por error la muerte de 24 soldados pakistaníes a fin de año e Islamabad reaccionó prohibiendo los vuelos de los aviones de avituallamiento de la ORAN que llegan regularmente a Afganistán lo que acarreó la utilización de rutas alternativas mucho más costosas.

Ahora Pakistán rebobina y deja caer que volverá a dar los permisos de sobrevuelo lo que ha producido obvia satisfacción en Washington que se ha negado a admitir, como se le pide, que cesará en la utilización de los aviones sin piloto. Es lógico porque viene siendo notablemente eficaz.

El cambio de postura de Islamabad puede obedecer a varias razones alguna de las cuales aparece en el “Wall Street Journal”. No quiere quedarse al margen de la planificación del futuro de Afganistán que va a ser discutido en una conferencia de la Otan la próxima semana, tiene pánico a que la India, su rival ancestral, gane terreno en los círculos políticos afganos. Si se calman las aguas, Washington le entregará unos mil millones de ayuda militar que están congelados desde que surgieron los últimos incidentes. Por último, los transportistas pakistaníes claman porque se restablezcan toda clase de rutas con Afganistán. Ellos transportan cantidades ingentes de material que llegan al puerto paquistaní de Karachi.

La normalización de los vuelos de la OTAN permitirá comenzar a retirar el material militar de la Organización en Afganistán, casi 100.000 contenedores y 70.000 vehículos. Su valor no es nimio: unos 3.000 millones de dólares

La desconfianza hacia Pakistán, no obstante, continúa. El día en que Obama se pronunciaba a favor del matrimonio entre homosexuales, más de un republicano replicaba que era una maniobra de distracción para que la gente hable menos de la economía, de Irán y de Pakistán.

Traducir artículo
LunMarMieJueVieSabDom
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com