Nº 1603 -  2 / IX / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

El replicante

Desconfianza

Luis de Velasco
 

En Grecia habrá elecciones de nuevo en junio. No ha sido posible formar gobierno. Esa situación supone añadir nuevos problemas a los ya existentes en ese país. A la crisis económica, que se prolonga cerca de cuatro años con agravamiento claro (el PIB este primer trimestre ha caído un seis por ciento), se añade el estallido de una crisis política hasta ahora latente. Hoy ya se habla claramente en los centros de decisión de la UE de un abandono griego del euro, algo que hasta ahora sólo se hacía de tapadillo. Un tabú más que cae y van… Esta crisis mutante lo va engullendo todo.

Lo que pase en Grecia, a pesar del limitado peso cualitativo del PIB griego sobre el total de la eurozona (alrededor del dos por ciento) tiene gran trascendencia porque hay bancos, sobre todo alemanes y franceses, con deudas griegas importantes en sus balances, como a través del efecto contagio. En nuestro caso los vínculos bancarios, comerciales y de inversión directa son muy limitados. Es el contagio lo que cuenta y lo estamos viendo en los efectos en, por ejemplo, la prima de riesgo y el comportamiento de la Bolsa de Madrid. La desconfianza vuela de Atenas a Madrid y por ello una salida desordenada del euro por parte de Grecia tendría efectos muy nocivos en nuestra economía que pasaría a primer plano (seguramente ya lo está).

Sin duda la situación es de gravedad extrema. Hay factores que dependen de las políticas del Gobierno español y también hay otros que escapan a su control. Lo ha reconocido implícitamente el ministro de Economía Guindos con su reciente afirmación de que “España ha tomado todas las medidas que estaban en su mano… ahora necesitamos la cooperación de toda la zona euro y una respuesta conjunta”. Frase en la que llama la atención el tiempo pasado (“estaban”) y en la que hay un aroma de cansancio, incluso de una cierta desesperación. Respuesta del presidente del Eurogrupo, Juncker: “España hará lo que tenga que hacer”. ¿Resignación, impotencia, desconfianza?

Desconfianza es la palabra clave. Desconfianza respecto de los balances bancarios (admitir, desear una auditoría externa supone certificar que lo que dice el Banco de España, no digamos ya las propias entidades financieras, no es creíble), desconfianza en la capacidad de las autoridades de disciplinar el gasto de las autonomías, desconfianza en la capacidad de nuestra economía para crecer y crear empleo y en consecuencia generar recursos para el pago de la deuda total. Desconfianza, desconfianza. Muy grave cuando su contrario, la confianza, la credibilidad en suma, es pieza indispensable en una economía mundial altamente globalizada y con incontestable dominio del sector financiero. Transcurridos cerca de seis meses, ni el nuevo Gobierno ni la austeridad a toda costa han abierto el camino a la confianza. Al contrario, la desconfianza aumenta.

Traducir artículo
LunMarMieJueVieSabDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com