Nº 1663 -  1 / XI / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 
Marcello

OPINIÓN

Cascos fracasa en Asturias

Marcello
 

Después de dos meses de incertidumbre por fin habrá un gobierno en Asturias presidido por el socialista Javier Fernández con apoyo de IU y UPyD. Fuera, en la oposición, se quedan el Foro y el PP que no han sabido o no han querido entenderse, y al fondo de todo ello aparece el fracaso de Francisco Álvarez Cascos quien, tras su primera y espectacular victoria electoral en mayo de 2011, no fue capaz de actuar con la diligencia y responsabilidad que exigía el difícil momento político asturiano, y acabo tirando por la borda en solo unos meses el capital político que había cosechado.

Habría bastado que Cascos, tras la victoria de mayo de 2011, hubiera aceptado a un pacto global con el PP (en los municipios y el Principado) primando la lista más votada, repartiendo cargos según los porcentajes de votos obtenidos y sin vetos personales a nadie del partido contrario. Pero el ex vicepresidente de Aznar rompió la cuerda nada más comenzar la negociación al negarse a un pacto global y proporcional en el ámbito municipal, al tiempo que le exigía al PP que lo nombraran a él presidente de Asturias. Desde ese momento, la difícil relación Foro-PP quedó herida de muerte –véase lo ocurrido en Oviedo, Gijón y Avilés- y a partir de ahí todo fueron reproches y desencuentros.

Luego vino el estrambote del adelanto electoral y Cascos perdió su primogenitura asturiana y a partir de ese momento, cuando se vio sentado en los bancos de la oposición regional asturiana por cuatro largos años, entonces Cascos cambió su actitud con el PP y les ofreció el oro y el moro a los populares ¡hasta la presidencia! Si hubiera hecho algo así hace un año, Cascos se habría quedado como líder absoluto del Principado, consolidado su nuevo partido y probablemente perdurado en el tiempo, porque nadie discute su experiencia política y su capacidad de gestión, lo que habría sido beneficioso para su Comunidad. Pero ni siquiera cuando se vio al borde del precipicio Cascos supo culminar un nuevo pacto con el PP, y luego incorporar a UPyD.

Quizás ya era demasiado tarde para todo ello, porque si en ocho meses Cascos no había logrado pactar con el PP desde su propia presidencia asturiana, hacerlo después de las nuevas elecciones y tras la victoria del PSOE se presentaba como algo imposible, por más ofreciera la luna a los populares.

No en vano al fondo de todo estaba la venganza gallega de Rajoy, las idas y venidas de Rosa Díez, y el deterioro de la situación en esa Comunidad lo que dio pie al líder nacional del PP para llevar su venganza hasta el final enviando a Montoro con la amenaza de la intervención asturiana. Y Cascos, furioso, cayó en la trampa y denunció al gobierno español ante la Comisión Europea, y a partir de ese momento el pacto Foro-PP se hundió en el proceloso mar asturiano para siempre. Y al final el PSOE, partido ganador de las nuevas elecciones, se hizo en buena lógica con el poder.

Ahora desde el Foro acusarán al PP de favorecer al PSOE y desde el PP culparán a Cascos del desastre, y ambos dos se quedarán en la oposición durante cuatro años. El PP a la espera de que el Foro se disuelva y los del Foro buscando su propia venganza contra el PP.

Traducir artículo
LunMarMieJueVieSabDom
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com