Nº 1691 -  29 / XI / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

El Manantial

Hollande da un golpe al timón europeo en Berlín

Pablo Sebastián
 

Menudo susto se habrá llevando el nuevo presidente de Francia, François Hollande, cuando un rayo impactó en el avión que lo trasladaba a Berlín para su primer encuentro con la canciller Angela Merkel, lo que le obligó a regresar a París para cambiar de avión y reemprender el viaje. Puede que, como suele ocurrir en las películas de los héroes del cómic, Hollande haya recibido una misteriosa fuerza por causa del impacto eléctrico porque, en su primera aparición en la espectacular rueda de prensa de Berlín junto a Merkel, el presidente francés dio la impresión de haber impuesto su discurso del crecimiento, como prioridad (al menos al mismo nivel de las políticas de ajuste que él no rechaza), y sin descartar ninguno de los elementos conflictivos con Alemania como los “eurobonos” que, como dijo el francés, estarán sobre la mesa de las próximas cumbres de la UE.

Asimismo, Hollande desdibujó el modelo de un directorio “a dos”  entre Francia y Alemania que habían impuesto Merkel y Sarkozy y habló de una colaboración abierta con el resto de naciones de la UE. Y aquí incluida Grecia sobre la que ambos dirigentes dijeron –y ello es una novedad, porque los ministros alemanes no cesan de pedir a Atenas que abandone el euro- que Grecia ha de seguir dentro de la zona euro de la UE.

En suma Hollande ha mantenido sus posiciones anunciadas en la pasada campaña electoral de las elecciones presidenciales galas y Merkel se ha adaptado rápidamente a la nueva realidad y a las  nuevas políticas que emanan de Francia, sabedora la canciller que el  francés tiene un compromiso político, social y solidario para su país (y para la Unión Europea) que no piensa a abandonar. Por lo que Alemania ante este vuelco ideológico y político de Francia no tiene mas remedio que acomodarse siguiendo los viejos esquemas de la “real politik”.

 

Y no perdió Hollande la oportunidad, ante todos les medios de comunicación, de hablar de la herencia recibida en Francia del anterior presidente Sarkozy –como Rajoy no cesa de recordar la herencia de Zapatero-, anunciando una auditoria del Tribunal de Cuentas para conocer al detalle la situación de su país, que por lo que se ve no consigue hacer avanzar su crecimiento, cosa que si ha logrado Alemania según los últimos datos.

Lo que no sabemos es si Hollande y Sarkozy, además de Grecia, hablaron de España e Italia y de los últimos coletazos furiosos de la crisis financiera que está sacudiendo de nuevo los cimientos de la UE. Pero tenemos la impresión que la alemana y el francés ya están al corriente y preocupados con los problemas financieros de la UE y que algo harán al respecto.

En cuanto a España podemos decir que la llegada de Hollande a Berlín y su discurso decidido a favor del crecimiento nos ayuda y nos beneficia, aunque Rajoy no se atreverá a reconocerlo ahora en público como debiera, para no enfadar a Merkel su compañera del PP europeo. Una canciller que tiene gran parte de responsabilidad de muchos de los males de los países del Sur de Europa, aunque ya sabemos que nosotros también tenemos nuestra propia culpa. En todo caso y mientras suenan los sones de la Marsellesa en ese viaje relámpago e iluminado por el rayo en la ciudad de Berlín, en Madrid tenemos motivos para un respiro y para decir –aunque la alegría nos dure poco- como en la película de “Casablanca” que “siempre nos quedará París”.

www.pablosebastian.com

Traducir artículo
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com