Nº 1654 -  23 / X / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 
Marcello

OPINIÓN

El Corralito

Marcello
 

Lo que nos faltaba, viene “el corralito”. Bueno, eso lo desmiente el ministro De Guindos y es lo que nos augura a los españoles el agresivo premio Nobel de Economía Paul Krugman en su último artículo/blog en The New York Times donde afirma que Grecia saldrá del euro el mes próximo, y en España el gobierno acabará imponiendo un “corralito”, al estilo de Argentina, para evitar que los ciudadanos se lleven su dinero a los bancos alemanes, donde se habrían traslado mucho dinero y muchos inversores a lo largo de los últimos meses.

En este país no ganamos para sustos y Rajoy sigue en paradero desconocido. No sabemos si está refugiado en la “sala de guerra” antinuclear de los sótanos de La Moncloa o si permanece pegado al teléfono rojo de su ministro de Economía, De Guindos, quien ha calificado el famoso “corralito” de irracional diga lo que diga Krugman. Quien, dicho sea de paso, lleva años y meses con su pronóstico de fin del euro, una cacería que el americano no para de jalear, empeñado en torcerle la mano a la canciller Merkel (lo que ha empezado a hacer Hollande en Berlín) con el argumento de que o corre el dinero y sube la inflación, como la alternativa al mono discurso de la austeridad, o la Unión Europea estará en vías de renunciar a su unión monetaria.

La verdad es que lo del “corralito” a la española sería algo chungo y la peor imagen de un país en desbandada, aunque los primeros que han levantado el vuelo llevándose sus dineros a puerto seguro han sido las grandes fortunas que llevan tiempo dedicados a eso y al final son los modestos ahorradores los que sufren la crisis y los que corren los riesgos.

Sin embargo para evitar ese espectáculo lamentable y ruinoso del corralito hacen falta unas cuantas cosas que son urgentes todas ellas: que el BCE certifique la verdadera situación de la banca de nuestro país; que el Gobierno y las Comunidades Autónomas no cesen en sus ajustes y sus reformas; y que la Unión Europea y el BCE actúen con velocidad y firmeza para frenar el ataque frontal de los mercados a la deuda de España e Italia para ir poniendo freno a la escalada de la prima de riesgo de ambas naciones y al ascenso de los tipos de interés demenciales que ambos países están pagando para financiar su propia deuda.

Si no se avanza en estos tres apartados será muy difícil contener el deterioro de nuestro país, que tiene sus propios problemas y que no solo dependen de lo que ocurra con Grecia, tal y como lo subraya De Guindos quizás para disimular nuestro deterioro y los problemas de aquí. Es verdad que todo está interconectado, pero también es cierto que en España hay mucho que hacer, y no solo por parte del Gobierno sino también por parte de la oposición y de los gobiernos autonómicos, muchos de los cuales no parecen estar a la altura de las circunstancias y ya no hay tiempo para perderlo en debates ideológicos y discusiones bizantinas, sino que solo nos queda actuar con eficacia y velocidad. De lo contrario el riesgo del corralito y puede que de cosas peores se acercará a la realidad.

Traducir artículo
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com