Venden por Internet una pitón y la envían por correo en un tupperware

serpiente_recortada.jpg

Agentes pertenecientes al Grupo de Investigación y Protección (Gruprona) de la Policía Local de Málaga investigan la compraventa de una serpiente pitón albina que, introducida en un tupperware, fue enviada a través de correo ordinario. Los investigadores han confirmado que la venta del animal se tramitó por Internet.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 15.00 horas del pasado 27 de abril, cuando, tras ser requeridos, efectivos del Gruprona se desplazaron a la oficina de correos ubicada en avenida de la Paloma. Una vez allí, comprobaron que un paquete postal había quedado entreabierto, pudiendo observar que en el interior del mismo se encontraba la serpiente introducida en un tupperware.

El paquete se encontraba en esas circunstancias para intentar mantener la humedad y así preservar al animal con una esponja empapada en agua que habían introducido junto a la misma dentro del envase de plástico. El líquido, al parecer, llegó hasta el cartón del embalaje, lo que provocó que se deshiciera, dejando con ello a la vista tanto el tupperware como su contenido, han apuntado desde la Policía Local.

Ante tales hechos, los agentes comenzaron a llevar a cabo las indagaciones oportunas para contactar con el destinatario del envío, que fue localizado sobre las 18.00 horas de ese mismo día, tras retirar el paquete. Finalmente, fue interceptado por policías locales en la vía pública.

Comprada por internet

Una vez identificado, y tras quejarse de las condiciones de entrega del paquete y mostrarse sorprendido por las formas de envío del animal, el hombre, de 28 años, reconoció que compró la serpiente por Internet, a través de una página web de compraventa, para regalárselo a su novia.

Los policías locales del Gruprona procedieron a la intervención del animal, levantando la correspondiente acta de aprehensión del mismo. Tras ello, lo trasladaron a dependencias del Parque Zoosanitario de Málaga para que fuese observado por un veterinario. La serpiente se quedó en dicho lugar a la espera de la determinación del destino final de depósito del animal.

Según han destacado las mismas fuentes en un comunicado, una vez en las citadas dependencias, la serpiente fue sacada del recipiente de plástico y depositada en un contenedor apropiado para este tipo de pitónidos.

Los agentes de policía comprobaron que en el paquete postal figuraban los datos de la persona que efectuó el envío del mismo, el cual provenía de Zaragoza.

Finalmente, las diligencias efectuadas fueron remitidas a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en Málaga, denunciándose la comercialización ilegal del animal; así como a la Fiscalía de Medio Ambiente de la propia ciudad, ante la posibilidad de que se hubiese podido incurrir en algún tipo de responsabilidad penal, han apuntado.