El juez ordena investigar los correos con los que Torres quiere chantajear a la Monarquía

urdangarin-rey-500.jpg

El juez José Castro, que investiga el caso Urdangarin, ha ordenado a la policía científica que examine el disco duro con el que supuestamente el exsocio de Urdangarin, Diego Torres, estaría intentando sobornar a la Casa Real, según publica hoy el diario El Mundo. Diego Torres aseveró que posee más de 200 correos electrónicos que implicarían a la familia real en la trama, el Rey y la Infanta principalmente y que los haría públicos si Urdangarin no cumplía con sus exigencias (10 millones de euros, un trabajo estable y la minuta de su abogado, según la prensa)

Los 200 e-mails con los que Torres trataría de chantajear a la familia real, incluirían información que vincularían directamente a la Infanta y a su padre, el rey Juan Carlos, con las actividades ilegales del Instituto Nóos.

El magistrado Castro ha investigado si la amenaza a la monarquía ha sido real, y al constatar que así ha sido, ha decidio solicitar la búsqueda de dichos correos electrónicos entre el material que le fue intervenido cuando se le realizó un registro en su domicilio de Sant Cugat del Vallés.

La unidad de Pericias Informáticas del Cuerpo de la Policía Científica estaría ya investigando un disco duro inalámbrico en el que Torres habría registrado todas sus operaciones. El objetivo es “obtener una imagen de su contenido, constrastarla después con el original, y realizar un análisis”.

En los correos electrónicos Urdangarin relataría a Torres gestiones realizadas por el Rey y la Infanta para conseguir financiación para el denonimado proyecto Aire, que consistía en patrocinar un barco de la Copa América y que fue instrumentada por una sociedad que el Duque de Palma habría creado para evadir fondos a Belice.

Según asegura El Mundo, Torres y Urdangarin habrían establecidos ya contactos y el Duque de Palma ya habría designado a un intermediario para escuchar las peticiones de su exsocio. Sin embargo, la Casa Real negaba ayer haber recibido ningún tipo de chantaje.