Nº 1622 -  21 / IX / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
Gente

En 'Vanity Fair'

‘Vanity Fair’ publica los desnudos inéditos de Marilyn Monroe

  • Su envidia a Liz Taylor fue lo que impulsó a la actriz a hacerse esta serie de fotografías
  •   ‘Vanity Fair’ publica los desnudos inéditos de Marilyn Monroe
    República/EP | Madrid Publicada el 03-05-2012

    El número de junio de la revista Vanity Fair es de lectura obligada para aquellos amantes del antiguo Hollywood, en particular, los de la ambición rubia. No solo encontrarán a la bella actriz posando como Dios la trajo al mundo, sino también ciertas informaciones que desvelan quién era su máxima competidora en la categoría de sex symbol.

    La razón que impulsó a Marilyn Monroe a hacerse esta serie de fotografías inéditas, no es otra que su envidia hacia Liz Taylor. Al parecer, la ambición rubia pensaba que los estudios Fox prestaban más atención a su rival en belleza, así que se vio obligada a pedirle a Schiller que le hiciera una sugerente sesión de fotos a la orilla de la piscina.

    Al principio, la rubia aparecía con un traje de baño tumbada boca abajo cerca del borde de la piscina para después salir del agua sin el bañador. Estas imágenes nunca antes habían sido publicadas, por lo que Vanity Fair se ha hecho con la exclusividad absoluta.

    Aunque contenta con el resultado, era tal su enfrentamiento con la actriz de la mirada violeta que, al terminar la sesión, le pidió al fotógrafo: “Larry, si salgo de la piscina sin nada, quiero que me garantices que cuando las imágenes salgan en las portadas de las revistas, Elizabeth Taylor no aparecerá por ningún lado del mismo número”.

    Además, Marilyn siempre se mostró orgullosa de su físico, pero había veces que se sentía radicalmente insegura. “Todo tiene que ver con los desnudos. ¿Es eso lo único para lo que sirvo?”, se quejaba Monroe a Schiller.

    “Me encantaría demostrar que puedo hacer publicidad sin tener que enseñar mi culo”, añadía. Y esa fue su última conversación, al día siguiente la hallaron muerta a la edad de 36.

     
     

    No hay comentarios

    Feed RSS para los comentarios de esta entrada

    Lo sentimos, los comentarios están cerrados en este momento.

    Traducir artículo

    PUBLICIDAD

    Portada Republica.com

    Portada

    Portada Republica.com

    Siguenos en:

    Canal RSS Republica.es
    Facebook
    FlickR
    Twitter
    LinkedIn
    Separador

    Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

    Portada Republica.com
    Republica.com