Nº 1617 -  16 / IX / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

OPINIÓN

Movilizaciones y protestas legitimas…

José Oneto
 

Este  martes  1 de mayo, el primero que vive el Gobierno del Partido Popular, el presidente Mariano Rajoy se enfrenta con la protesta en las calles y con manifestaciones en decenas y decenas de capitales españolas, de ciudadanos que protestan legítimamente contra la dura política de ajustes y recortes del Gobierno contra la destrucción de empleo que no ha conseguido frenar la nueva reforma laboral y contra el deterioro de los servicios sociales, de la Educación y de la Sanidad.

Tras la huelga general del pasado 29 de marzo, una huelga precipitada, a la vista de lo que ha venido ocurriendo las pasadas semanas, donde el deterioro gubernamental se ha agudizado a un ritmo sorprendente, tanto los sindicatos,  como los partidos de oposición de izquierdas (Partido Socialista, Izquierda Unida e Izquierda Plural) han formado un frente de rechazo para promover una movilización permanente contra los recortes y unas reformas que se están haciendo con el ardor más propio de un “Papamonti” (del griego Papademus y del italiano Mario Monti) dependiente de Bruselas que de un gobernante elegido democráticamente en las urnas para, entre otras cosas, llegar a un mínimo consenso con otras fuerzas políticas, algo que no ha podido conseguir siquiera en los Presupuestos Generales del Estado para este año.

Sindicatos y oposición han aprovechado el comportamiento soberbio de Mariano Rajoy, que no solo se ha negado a recibir a los representantes de los sindicatos, de la Unión General de Trabajadores y de Comisiones Obreras antes y después de la huelga  general, sino que ni siquiera se ha dignado a contestar a sus cartas, remitiendo todo a la ministra de Empleo Fátima Bañez, que se ha limitado a cumplir el expediente sin aportar ninguna novedad a unas relaciones que nunca fueran tan malas desde el final del Gobierno del expresidente José Maria Aznar.

El comportamiento autista del presidente, el progresivo deterioro del empleo que demuestra que la reforma laboral no ha servido siquiera para frenar la destrucción de puestos de trabajo y que es posible que esta destrucción llegue a los seis millones al final de este año, la política de ajustes por encima de todo sin ninguna concesión al crecimiento económica, la larga recesión económica que muchos vaticinan que seguirá deteriorando el tejido empresarial, y, sobre todo, el descubrimiento de que se ha mentido a la ciudadanía en la campaña electoral, ya que se están adoptando medidas que se prometió que nunca se iban a adoptar (entre ellas el aumento del impuesto sobre las rentas den las personas físicas, la subida del IVA, el establecimiento del copago sanitario y los recortes en Educación) han creado un caldo de cultivo que va a contribuir decisivamente a las movilizaciones de este martes.

Unas movilizaciones que han sido desprestigiadas por la presidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre que, además, ha denunciado una supuesta campaña de acoso y derribo contra el presidente del Gobierno, cuando la realidad es que, desde el punto de vista político y también mediático, el trato que está recibiendo Mariano Rajoy, permanentemente huido de la realidad y de los medios y que se niega a dar las explicaciones que necesitan los ciudadanos en estos momentos dramáticos para el país, cuando un día si y otro no se habla de rescate, es un trato que no ha recibido otro presidente del Gobierno en España.

Es más, el propio presidente del Gobierno y su entorno está estimulando esa idea de que el PSOE lo ha hecho tan mal que no se debería atrever a salir a la calle y por lo tanto debería de abstenerse de juntarse con los sindicatos para protestar en la calle, cuando la calle también es un ámbito de protesta pacífica, especialmente desde el momento en que  on la mayoría absoluta se está haciendo una política que rechaza de plano cualquier acuerdo o consenso, en aras de unos ajustes que están conduciendo al país a un camino sin salida o con una salida a cinco o seis años vistas…

Traducir artículo
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com