Acusan a Google de robar conscientemente datos personales con el Street View

google5007.jpg

Google vuelve a estar en el punto de mira. La aplicación Street View, que desató un debate sobre la privacidad desde que el gigante de internet la puso en marcha, ha vuelto a ser cuestionada, esta vez por la recopilación de información personal, como contraseñas y emails a través de redes Wi-Fi. La Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC, por sus siglas en inglés) asegura en un informe que Google era consciente de esta obtención de datos y lo califica como “un hecho deliberado”.

Según recoge el diario estadounidense Los Angeles Times, la Comisión Federal de Comunicaciones considera que Google sabía que los coches con cámara de su proyecto Street View llevaban años recopilando y almacenando datos de los hogares. Por su parte, la compañía había asegurado previamente que la recolección de datos había sido un “error” y prometió que los datos nunca se utilizarían.

Los Angeles Times publicó el informe en su totalidad, resultado de una larga investigación de 17 meses por la FCC, y fue la propia Google quien facilitó este documento.

“Hemos decidido hacer público el documento a excepción de los nombres de las personas”, dijo un portavoz de Google. También dijo que aunque no están de acuerdo con algunas de las declaraciones del documento, sí lo están con esa parte que les declara inocentes.

El informe detalla cómo entre 2007 y 2010, los coches de Google Street View, que se encargaban de fotografiar paisajes urbanos, se vieron involucrados en la recogida de datos de los historiales de navegación en buscadores, mensajes de texto y correos electrónicos personales de la gente que no tenía seguridad en la red Wi-Fi.

Además, el pasado mes de abril Google fue multada por la FCC con más de 25.000 dólares (unos 18.000 euros) por impedir una investigación de la comisión, relacionada con esta recopilación de datos.

Tomarán más imágenes en España

Esta noticia coincide con que Google ha informado a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) del comienzo de una nueva campaña de captación de imágenes en diversas provincias españolas para el servicio Street View, que incluirá la posibilidad de un segundo difuminado para los usuarios en las imágenes en las que aparezcan ellos.

La AEPD había requerido a Google información sobre el tipo de datos que serán recogidos, la finalidad de la recogida, lugares y periodos de conservación de los datos personales recogidos en las imágenes o los procedimientos para anonimizar los datos personales (imágenes, matrículas), entre otros.

Durante la anterior campaña, se registraron varias quejas ciudadanas por la captación y almacenamiento por equipos técnicos instalados en los vehículos StreetView de datos de localización de redes Wi-Fi y datos personales transmitidos mediante redes Wi-Fi abiertas.