España blinda la frontera Cataluña-Francia para evitar entrada a antisistemas

jonquera.jpg

El tratado de Schengen, que garantiza la libre circulación de los ciudadanos de la UE, ha quedado suspendido en la frontera entre España y Francia por Cataluña para evitar la entrada de antisistemas que puedan provocar altercados durante la cumbre del 3 de mayo del Banco Central Europeo (BCE) en Barcelona. La suspensión, que es una medida temporal y excepcional, ha arrancado esta pasada medianoche y ha originado durante esta mañana algunas colas en pasos fronterizos por carretera como el de la Jonquera (Girona), donde los agentes de seguridad paraban al azar algunos vehículos y los registraban si levantaban sospechas.

 

 

El subdelegado del Gobierno central en Girona, Carles Jaume Fernández, ha justificado el cierre del espacio Schengen, que se mantendrá hasta las 24 horas del 4 de mayo, asegurando que se debe preservar la seguridad de la cumbre y garantizar la buena imagen que Barcelona, Cataluña y España “deben proyectar a toda Europa”. ”Considero que la decisión es totalmente positiva y necesaria porque la cumbre de BCE es capital. No sólo porque es la institución financiera de toda Europa sino porque la cita debe ser un éxito de cara a Europa“, ha dicho el subdelegado.

Por su parte, el comisario del Cuerpo Nacional de Policía y coordinador de Fronteras terrestres de Girona, Jesús María Gómez, ha explicado que el objetivo es “poder detectar aquellos elementos susceptibles de pertenecer a movimientos antisistema o gente que pueda promover disturbios o actuar en contra de la seguridad”. Ha añadido que las inspecciones se hacen para “ver qué tipo de objetos llevan” y, en el caso de detectar algún elemento peligroso, “se levantan actas de incautación de los objetos peligrosos”.

La Policía dispone en la frontera de La Jonquera de ordenadores con bases de datos para también poder detectar a las personas con antecedentes, “o que se mueven en el mundo de la algarada o antisistema”, ha referido el comisario. La Policía Nacional, que define los controles como “disuasorios”, también ha informado de que durante estos días se han multiplicado por 4 los agentes en la frontera y que disponen de más de 300 funcionarios. El comisario ha informado además de que, hasta este mediodía, las “previsiones se están cumpliendo” y que el tráfico es “fluido”.

El Ministerio del Interior refuerza las fronteras terrestres con Francia en los pasos de La Jonquera, Port Bou, Puigcerdá, Camprodon, Les y Canfranc.

Para evitar al máximo la entrada a España de activistas antisistema de otros países, efectivos de los cuerpos de seguridad también se han desplegado en algunas estaciones de tren en Barcelona como en la Estació de França, donde se está controlando en especial la llegada de trenes procedentes de Milán, Zurich y París.

En el aeropuerto de El Prat de Llobregat (Barcelona) también se han restablecido desde la pasada medianoche los controles de seguridad, donde los viajeros deben enseñar su documentación, lo que también se ha hecho en el aeropuerto de Girona.

El texto del acuerdo de Schengen establece que la libre circulación de personas por la Europa sin fronteras puede interrumpirse temporalmente en el caso de que se dé “una seria amenaza al orden público o a la seguridad interior”.

Desde que entró en vigor en 1985, y a petición unilateral de alguno de sus miembros, el acuerdo se ha interrumpido momentáneamente por motivo de la celebración de grandes acontecimientos, desde bodas reales hasta importantes eventos deportivos, pasando por cumbres internacionales.