El PP tumba las 10 enmiendas a los Presupuestos sin sumar ningún apoyo y Rajoy presume de mayoría absoluta

rajoy-500134.jpg

El Congreso de los Diputados ha rechazado este miércoles las diez enmiendas presentadas a los Presupuestos Generales del Estado por 182 votos en contra, 156 a favor y 1 abstención, lo que deja al Partido Popular solo en la Cámara, pues ningún otro grupo ha defendido las cuentas públicas presentadas por el Gobierno. El Pleno ha votado de forma conjunta las enmiendas de devolución que habían presentado los grupos parlamentarios del PSOE, CiU, Izquierda Plural (IU-Cha-ICV), UPyD y PNV, y los partidos del grupo Mixto: Amaiur, Coalición Canaria, ERC, BNG y Compromis. Pese a no haber sido capaces de sumar ningún apoyo -ni siquiera la negociación con CiU ha prosperado en esta ocasión- tanto el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro se han mostrado satisfechos del resultado y, lejos de lamentar la falta de respaldo, han presumido de la mayoría absoluta que les permite sacar adelante sus reformas. El PSOE les recuerda que el rechazo parlamentario es la expresión del rechazo social a esas medidas.

Tras la votación, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con semblante serio e impenetrable se ha declarado “muy contento” y, en su línea habitual ha vuelto a apelar a la gravedad de la situación para considerar que  estos Presupuestos “se enmarcan en un conjunto de medidas difíciles, duras y que no gustan pero que son las que nos van a llevar a la recuperación, aunque sus efectos no se van a ver a corto plazo”. El jefe del Ejecutivo ha asegurado que “el Gobierno tiene fortaleza” y ha advertido de que el PP tiene una amplia mayoría en la Cámara que le permite gobernar, no como en otros países, donde “no pueden hacerlo”. “Esto da estabilidad y seguridad”, ha asegurado porque “la circunstancia de que el Gobierno tenga un apoyo para sacar adelante en las Cortes las políticas que necesita España es un valor muy positivo. Hay tiempo por delante, sabemos que es muy difícil, pero estoy absolutamente convencido de que lo vamos a conseguir”,

Por su parte, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha vuelto a amenazar a las comunidades con tomar todas las medidas que estén a su alcance para garantizar el cumplimiento del objetivo del déficit. Como ha venido haciendo durante el último día y medio, el ministro ha calificado de “irrenunciable” ese objetivo. “Tenemos la capacidad para liderar a Europa en estabilidad económica y estabilidad presupuestaria”, ha dicho Montoro, que además ha esgrimido la estabilidad política como uno de los valores a destacar en España. “Si hay que intervenir una comunidad autónoma se hará”, ha asegurado el titular de Hacienda.

Las consideraciones del Gobierno sobre la responsabilidad de las Comunidades Autónomas en el elevado déficit han sido respondidas, desde Barcelona, por el presidente de la Generalitat catalana, Artur Mas, que ha calificado de “simplista, exagerado e injusto” ese planteamiento. En la sesión de control al presidente catalán en el pleno de hoy en el Parlament, Mas ha deplorado la actitud del Gobierno de Mariano Rajoy con respecto a las autonomías y ha protestado por la tendencia del Gobierno a “señalar con el dedo” a las comunidades autónomas para culparlas del “desenfreno” en gasto público.

Este miércoles, Cristóbal Montoro se ha topado con el frente nacionalista que se encuadra en el Grupo Mixto que se ha opuesto en bloque a las cuentas presentadas por el Gobierno. ERC ha llegado a tacharlas de “robo” y ha denunciado que “discriminan, empobrecen y humillan” a los ciudadanos de Cataluña. A lo que el ministro ha respondido que “no se sostiene” que formaciones que han dejado “facturas en el cajón” de algunas autonomías ahora “hablen de ética”: “Algunos de los que han hablado de ética no han sido transparentes cuando han gestionado cuentas públicas. ¿Acaso no ha habido otros que han tenido responsabilidad en Cataluña y han dejado facturas pendientes? Dígame cuánto han dejado en el cajón”.

Sobre la soledad del Gobierno y su partido, el PP, en la votación del debate de totalidad de los presupuestos y en la posterior comparecencia ante los medios, Montoro ha respondido: “La soledad es una mayoría absoluta” y, siguiendo la argumentación de Rajoy, ha preguntado: “¿Cuántos gobiernos pueden actuar en Europa sin recurrir a otros apoyos?” Y se ha digido concretamente a los nacionalistas catalanes, que se han negado a retirar su enmienda a la totalidad a pesar de los intentos negociadores del Ejecutivo, para decirles que “lo que no puede ser es que para conseguir uno u otro apoyo se permita la descalificación de la política económica del Gobierno”.

La soledad política del Ejecutivo como expresión del rechazo social hacia los Presupuestos es lo que ha subrayado la portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, que ha reiterado los motivos utilizados por el líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, para defender su enmienda a la totalidad: que las cuentas no son creíbles, que además son “ineficaces, injustos y antisociales”, que el Gobierno solo busca excusas para meter la tijera donde le interesa ‘ideologizando’ los recortes y que, al sembrar dudas sobre la capacidad de las comunidades para cumplir el objetivo de déficit, solo ha conseguido incrementar la desconfianza. Para Rodríguez, ha quedado claro el rechazo de todas las demás fuerzas políticas a los Presupuestos y, además, que hay otra forma de hacer las cosas que no pasa por cargar todo el esfuerzo de los ajustes sobre las clases más débiles como los pensionistas.

La portavoz socialista ha recalcado que su partido intentará introducir reformas en el trámite que se abre ahora, a través de las enmiendas parciales que serán debatidas en Comisión. Y ha insistido en que el Gobierno no puede escudarse en su mayoría absoluta para cerrarse al diálogo con otras fuerzas políticas.