Nº 1593 -  23 / VIII / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias

FÚTBOL: LIGA DE CAMPEONES

El Real Madrid se queda a once metros de Múnich

  • El Bayern se clasifica para la final en una tanda de penaltis en la que los madridistas erraron tres de sus cuatro lanzamientos
  •   El Real Madrid se queda a once metros de Múnich
    VÍCTOR L. ABAJO | Madrid Publicada el 25-04-2012

    El Real Madrid tampoco estará en la final de Múnich. Los madridistas se encontraron en los primeros quince minutos con dos goles que no supieron administrar, fueron dominados por un valiente Bayern y llegaron de milagro a una tanda de penaltis en la que Cristiano Ronaldo, Kaká y Sergio Ramos, erraron sus lanzamientos desde los once metros. La histórica final Madrid-Barça que se presuponía no tendrá representantes españoles y serán el Bayern y el Chelsea los que se disputen el título continental el 19 de mayo.

    Marcelo o Coentrao era la duda respecto a los elegidos por Mourinho, que prefirió al brasileño como titular en detrimento del portugués, que estaba apercibido de sanción junto a Sergio Ramos, Xabi Alonso e Higuaín.

    Las cosas no pudieron ponerse más de cara para los madridistas ya que en su segundo acercamiento deshicieron el empate inicial. Di María, que también había protagonizado la primera ocasión con un centro a Khedira que remató éste y atrapó Neuer, volvió a internarse por la derecha. El centro del argentino fue rechazado por el brazo izquierdo de Alaba. Penalti claro. Cristiano engañó al cancerbero alemán y el primero a la buchaca.

    Lejos de espolear a los locales, el gol hizo despertar al Bayern, quien dispuso de dos claras opciones. Robben envió alto un remate en boca de gol tras un centro de Alaba cuando los hinchas visitantes ya cantaban el empate. Casillas rechazó un disparo de Mario Gómez y Pepe evitó que Ribery aprovechara el rechace.
    Dos sustos de aúpa, pero una recuperación de Khedira cuando el Bayern trataba de salir con el balón controlado y un pase de Özil brindaron a Cristiano Ronaldo la oportunidad de aumentar la ventaja de su equipo y el luso, con un tiro raso, no falló.

    Los astros parecían alineados con el Real Madrid. Los bávaros continuaban creando peligro, especialmente por la parte izquierda de su ataque, aprovechando la escasa solidaridad defensiva de Di María y los descuidos de Arbeloa.

    Mario Gómez y Luiz Gustavo, con dos lanzamientos desviados, volvieron a crear peligro. La posesión reflejaba que el Bayern no era tan malo como algunos lo pintaban, ya que dominaba el 61% por cierto de la misma, y lo hacía asustando al rival.

    La chiquillada de Pepe iguala la eliminatoria

    El Real Madrid, con la línea defensiva y la atacante muy separadas, tenía la alfombra roja para Múnich y todavía pudo aumentar su ventaja con un centro chut de Cristiano que no atrapó Neuer y no atrapó Benzemá, pero el cántaro terminó rompiéndose en una nueva chiquillada de Pepe, la enésima.

    El central agarró a Mario Gómez en el área y Robben igualó la eliminatoria desde los once metros, aunque Casillas tocó el balón, que asimismo golpeó el poste derecho de su portería antes de entrar. Eliminatoria igualada, pero la cosa estaba peor que al principio porque si los alemanes marcaban otro gol, la victoria ya tendría que ser obligatoriamente por dos tantos.

    Como ha ocurrido en estas dos temporadas, el Real Madrid mejoró cuando se vio con el agua al cuello, pero el Bayern, muy valiente, continuó sin renunciar al ataque y dispuso de las dos opciones más claras antes del descanso.

    Casillas volvió a ser determinante al repeler un disparo de Mario Gómez y despejó en el descuento un lanzamiento de falta de Robben. El exmadridista se tiró en la media luna del área ante Pepe y el árbitro ‘picó’, aunque al menos no le mostró la segunda amarilla al madridista. El disparo del holandés llegó a tocar en la mano derecha de Pepe antes de que rechazara Casillas y pese a no cambiar la trayectoria del lanzamiento, por lo que el 2-1 al descanso fue un lujo visto lo visto porque esa acción podía haber llevado el empate al marcador y haber dejado con diez a los de Mourinho.

    El Bayern también domina en la segunda mitad

    El equipo de Heynckes comenzó también dominando la segunda parte. Mientras, el entrenador madridista, en lugar de intentar ejercer su rol de entrenador, se dedicaba a gesticular recriminando al público local que se escuchara más a los hinchas alemanes y a lamentar los fallos de sus jugadores.

    Un remate fuera de cabeza de Mario Gómez, que salió muy cerca del poste derecho de Casillas, fue el aviso de un Bayern que seguía controlando la posesión del balón. Benzema, con un gran disparo que rechazó Neuer, recordó a los alemanes de que enfrente tenían un rival menos timorato de lo que parecía.

    Casillas volvió a llegar una décima de segundo antes que Robben en una escena que recordó a su genial parada en aquel mano a mano en la final del Mundial, y Benzema respondió con un lanzamiento desviado después de una internada por la izquierda de Cristiano.

    El Madrid seguía a merced de su rival a un cuarto de hora del final y Mourinho ordenó la entrada de Kaká en lugar de un Di María muy mermado físicamente. Un cambio que se pedía a gritos, no ya por la entrada del brasileño sino porque el argentino ya ni atacaba ni defendía. Kaká se situó en la media punta y Özil se desplazó hacia la derecha para ayudar a Arbeloa, que además había visto la amonestación.

    Pero salvo varios contragolpes, continuó el dominio visitante, con Schweinsteiger y Kroos como dueños del centro del campo pese a que Khedira, de nuevo destacado, se multiplicaba para trabajar en defensa en todas las zonas. A cinco minutos del final, taquicardia colectiva, cuando Robben dio el pase de la muerte a Mario Gómez y éste se disponía a sentenciar ante Casillas. Ramos y Khedira, lanzándose al alimón, taponaron su remate.

    La prórroga y el final más cruel

    Llegó la prórroga. Buena noticia para lo que habíamos visto. Mala noticia si recordábamos que los madridistas venían de jugar un partido muy exigente en el Camp Nou y que Heynckes reservó a ocho titulares en la última cita del Bayern en la Bundesliga.

    Müller sustituyó a Ribery en el tiempo extra, en el que no varió la tónica del resto del encuentro aunque al menos, el control visitante del balón no se traducía en ocasiones. Un par de saques de esquina del Bayern y dos entradas feas de los apercibidos Luiz Gustavo y Badstuber, que fueron amonestados, resumieron quince minutos en los que primó el miedo de uno y otro a encajar un gol.

    En la segunda parte del tiempo extra, Müller y Robben variaron sus posiciones, pasando el alemán a la izquierda y el holandés a la derecha. Higuaín y Granero, por su parte, sustituyeron sucesivamente a Benzema y a Özil y demostraron que tendrían que haber saltado antes al terreno de juego. Porque sorprendentemente, el Madrid pareció entonces más entero físicamente, o mejor dicho, menos agotado. Pero sólo dispuso dos opciones. En la primera, Kaká se entretuvo y el peligro se difuminó. En la segunda, Granero trató de forzar el penalti dejándose caer ante Neuer. Contacto hubo, pero no como para el derribo. El colegiado amonestó al centrocampista.

    Se llegaba a los penaltis. Moneda al aire. El final más feliz para el ganador y el más cruel para el derrotado. Salió cruz. Parecía predestinado para que Casillas volviera a vestirse de héroe, pero pese a que detuvo dos lanzamientos, el Madrid estuvo horroroso en los lanzamientos.

    Pese a que acertó Xabi Alonso, Neuer despejó en su estirada hacia la derecha los lanzamientos de Cristiano Ronaldo y Kaká, y Sergio Ramos -sí, señores, han leído bien, Ramos fue el cuarto lanzador-, mandó al limbo las ilusiones de conquistar la Décima. El Bayern, que en el mismo escenario perdió hace dos años la final ante el Inter de Mourinho, celebró con el gol de Schweinsteiger el pase a la final que se disputará en su campo.

    Síguenos en twitter: @victorabajo

    Contacto: vabajo@republica.com

    REAL MADRID 2 – 1 BAYERN MÚNICH (1-3 en Penaltis)

    REAL MADRID: Casillas; Arbeloa, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Xabi Alonso, Khedira; Di María (Kaká, min. 75), Özil (Granero, min. 111), Cristiano Ronaldo; Benzema (Higuaín, min. 106).

    BAYERN MÚNICH: Neuer; Lahm, Boateng, Badstuber, Alaba; Luiz Gustavo, Kroos; Scheweinsteiger, Robben, Ribéry (Müller, min. 95); Mario Gómez.

    GOLES: 1-0, min. 6: Cristiano Ronaldo (penalti). 2-0, min. 14: Cristiano Ronaldo. 2-1, min. 27: Robben (penalti)

    Penaltis: 0-1: Alaba. 0-1: Cristiano falla (para Neuer). 0-2: Mario Gómez. 0-2: Kaká falla (para Neuer). 0-2: Toni Kroos falla (para Casillas). 1-2: Xabi Alonso. 1-2: Lahm falla (para Casillas). 1-2: Ramos falla (alto). 1-3:  Scheweinsteiger.

    ÁRBITRO: Viktor Kassai (HUN). Amonestó a Pepe (min. 27), Arbeloa (min. 59), Granero (min. 115) por parte del Real Madrid; y a Alaba (min. 5), Robben (min. 90), Luiz Gustavo (min. 102), Badstuber (min. 105) por parte del Bayern.

    ESTADIO: Santiago Bernabéu.

     
     

    Hay varios comentarios

    1. Mediterraneo61 dice:

      Joder, que mania con que Mou debe irse. No pagamos lo que pagamos para que cuando no gana el Real Madrid se pueda marchar y ya esta, no. Debe quedarse y lograr la Liga y la Champions del año próximo, para eso se le contratamos, que se ponga las pilas, aprenda de los errores cometidos este año, recoga un poco de humildad y ADELANTE, necesitamos seguir motivados, y aunque a algunos no les guste él ha conseguido despertar y motivar al madridismo, aún no siendo el espíritu de la elegancia en sus formas. Ahora pensemos en cantar el alirón YA.

    2. Tomas dice:

      Bueno, pues vuelta a empezar. Aunque me quedo con el Barça.

    3. PACO dice:

      La soberbia de Mou, se quedo atragantado en el vestuario, su mala conducta por ser antideportivo que de todo las mañas se vale, el equipo alemán nos paso factura. Jugó a la cuidarse que no le hagan goles, jugo con miedo, y por eso los visitantes se adueñaron del campo, Mou en una actitud defensiva llevo al Real al fracaso, tenemos los mejores jugadores del mundo, pero en actitud cobarde pagamos caro su miedo, por suerte le ganamos al Barcelona, gracias a un contra ataque porque también jugamos con miedo. Mou debes irte, sois un desprestigio para nuestra institución.

    Feed RSS para los comentarios de esta entrada

    Lo sentimos, los comentarios están cerrados en este momento.

    Traducir artículo

    PUBLICIDAD

    Portada Republica.com

    Portada

    Portada Republica.com

    Siguenos en:

    Canal RSS Republica.es
    Facebook
    FlickR
    Twitter
    LinkedIn
    Separador

    Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

    Portada Republica.com
    Republica.com