Los españoles pagarán por las prótesis externas pero no por los implantes

recortes3.jpg

El BOE ha publicado este martes  el Real Decreto ley de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud con el objetivo de ahorrar 7.000 millones de euros en la sanidad. La portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, ha calificado de “chapuza” la reforma sanitaria y que, en su opinión, “cambia la sanidad universal por un sistema de aseguramiento”.

-Implantes internos: El copago no afectará en ningún caso a implantes internos que conllevan una prestación sanitaria, han incidido las mismas fuentes.

-Servicios accesorios: El Real Decreto-Ley, aprobado el pasado viernes en Consejo de Ministros, prevé que, además de las orto-prótesis, los usuarios paguen parte de los productos dietéticos e incluso el transporte sanitario no urgente, ya que se les considera como “servicios accesorios” sujetos a aportación.

Estos servicios y productos no estarán incluidos en la cartera común para todo el territorio nacional y sí en una suplementaria, que acordará el Consejo Interterritorial de Salud, en el que están representados el Gobierno central y las comunidades autónomas.

-Prótesis sí, implantes no: Los ciudadanos pagarán por las prótesis externas (muletas, sillas de ruedas, collarines, etc) en todas las comunidades autónomas, pero no tendrán que abonar nada por los implantes internos como prótesis de cadera, rodilla o mama.

Así lo han señalado fuentes del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, que han precisado que el objetivo de este copago, que se establece en el decreto sobre medidas urgentes, publicado este martes, tiene como objetivo que todos los usuarios paguen lo mismo por estos productos, independientemente de donde residan, y en función de su renta.

El porcentaje de pago del usuario sobre estos servicios se hará en función de la renta, al igual que ocurre en los medicamentos, aunque no se establece ningún límite para esta aportación.

-Tratamientos de síntomas menores: Quedarán excluidos de la financiación pública algunos medicamentos que están indicados “en el tratamiento de síntomas menores“, tales como lágrimas artificiales, omeoprazol y algunos antidiarréicos, mucolíticos y descongestivos.

Tampoco serán financiados aquellos fármacos que estén por debajo del precio determinado por el Ministerio de Sanidad y los que compartan principio activo con otro fármaco que se venda sin receta.

-Inmigrantes: En función de esta normativa, los inmigrantes que no estén regularizados como residentes en España no tendrán derecho a asistencia sanitaria gratuita a partir del 1 de septiembre, fecha en la que quedará sin validez su tarjeta sanitaria.

Críticas del PSOE

La portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, ha calificado de “chapuza” la reforma sanitaria y que, en su opinión, “cambia la sanidad universal por un sistema de aseguramiento”.

Rodríguez ha dicho que este decreto es un ejemplo claro de la “improvisación” con la que actúa el Gobierno, además de “una chapuza sanitaria y contable que perjudica la salud de los españoles y la solidaridad en el sistema público”.

La dirigente socialista ha asegurado que el nuevo sistema de copago farmacéutico en función de la renta “cambia radicalmente el modelo” de una sanidad universal por un “sistema de aseguramiento”.

“El Gobierno publica hoy en el BOE cosas que no dijo tras el Consejo de Ministros”, ha aseverado la parlamentaria, quien ha insistido en que “el copago ya es una realidad”.

Así ha censurado que se excluyan prestaciones como las prótesis o el transporte ambulatorio, y ha adelantado que, en las próximas semanas, “habrá un real decreto con el ‘medicamentazo‘ que han negado hasta el final”.

“Indudablemente se van a excluir del sistema de financiación medicamentos comunes que utilizan un gran número, la mayoría de los españoles”, ha aventurado.