El portavoz del Gobierno catalán: “No enviarán tanques pero sí interventores”

homs-50018.jpg

Las advertencias lanzadas desde la tribuna de oradores del Congreso por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sobre una posible intervención de las autonomías si no cumplen el objetivo de déficit han enojado a los partidos nacionalistas y muy especialmente a los catalanes. Aunque Montoro no haya dicho ni una palabra sobre una eventual intervención de Cataluña, la Generalitat no ha ocultado su disgusto, que ya era notable tras no haber conseguido que el Gobierno incluya en los Presupuestos las inversiones para la comunidad previstas en el Estatut. Francesc Homs, portavoz del Gobierno de Artur Mas, se ha mostrado convencido de que desde España “no enviarán los tanques” a ocupar Cataluña, “pero harán otras cosas”, como por ejemplo una intervención o lanzar una “guerra mediática” para “crear confusión y desánimo” en la opinión pública catalana.

Homs ya tachó este martes de “gran engaño” que se culpe a las autonomías de incumplir los objetivos de déficit público. Según Homs, los recortes en Sanidad y Educación que ha impulsado el líder del PP solo permiten ahorrar 150 millones este año, un 10% en relación a lo que Ejecutivo había anunciado. “No nos dejaremos colgar el muerto de que son las comunidades y no el Estado quienes incumplen con el déficit”, dijo el dirigente de CiU.

Este miércoles, el portavoz del Govern ha estimado en “más de 1.500 millones de euros” el nuevo recorte que deberá aplicar la Generalitat en los próximos meses, que se podría traducir en más impuestos y menos gasto. En declaraciones a RAC 1, Homs ha evitado concretar cuál será la cifra exacta que tendrá que reflejarse en el plan de ajuste que el Govern entregará al Ministerio de Hacienda antes del 30 de abril.

El gobierno catalán tiene la misión de rebajar el déficit del 3,72 % del PIB con el que cerró el ejercicio de 2011 hasta el 1,5 % este año, y todo ello con una reducción de ingresos procedentes de los presupuestos estatales de al menos 1.800 millones de euros. Entretanto, el Govern sigue calculando cuánto dejará de percibir del Estado, con el fin de ajustar a la realidad los presupuestos catalanes para 2012, y prepara esta tercera ronda de ajustes.

Según Homs, los ajustes ascenderán a una cifra superior a los 1.500 millones de euros, una suma “muy grande” que “es probable” que se alcance recortando gasto y aumentando impuestos. Por ello, ha reiterado que en los próximos tiempos el Govern porfiará por conseguir el pacto fiscal, pero si recibe la negativa de Madrid ya se prepara un ‘plan b’, que el portavoz coloquialmente ha bautizado como el “plan del tirón”. Este plan consistiría en “salir políticamente” de la situación en la que se encuentra Cataluña, a base de “firmeza y proyecto”, aunque no ha querido dar más detalles.